Open Accessibility Menu
Hide
URGENT CARE / ER CHECK-IN

COVID-19: Un año de reflexión, Parte 1

COVID-19: Un año de reflexión, Parte 1

La pandemia de COVID-19 ha causado un año difícil y traumático para todos; sin embargo, los héroes en primera línea han sido testigos de más de lo que pudieron imaginarse. En la parte uno de una serie de dos artículos, el Dr. Mario Cole, MD, especialista en cuidados intensivos y enfermedades pulmonares en Salinas Valley Memorial Healthcare System (SVMHS), reflexiona sobre el último año.

Para escuchar una conversación extensa en ingles sobre este tema con el Dr. Mario Cole, MD, especialista en cuidados intensivos y enfermedades pulmonares en Salinas Valley Memorial Healthcare System (SVMHS), siga este enlace.

Lucha contra lo desconocido

Uno de los desafíos más difíciles al inicio de la llegada de COVID-19 a los Estados Unidos fue que aún se desconocía demasiado sobre el virus y sus efectos. “Nosotros no estábamos realmente seguros si las medidas que estábamos implementando eran las adecuadas para proteger al personal de enfermería y a los otros trabajadores involucrados en el cuidado de estos pacientes. Tampoco sabíamos ni estábamos muy seguros acerca de qué tan rápido este virus se propagaría entre la población o si íbamos a estar saturados o no”, cuenta el Dr. Mario Cole.

No obstante, los médicos, el personal de enfermería y otro personal de SVMHS aprendieron pronto lo importante que era cambiar de rumbo para hacer frente a lo desconocido. El Dr. Cole recuerda a un paciente que estaba en alerta, incluso sintiéndose mejor que el día anterior. A los 30 minutos, el mismo paciente requirió soporte vital. “Luego aprendimos que la respuesta inmunitaria del mismo paciente al virus es muy valiosa, pero que puede avanzar muy rápido así que tuvimos que cambiar la manera en la que abordamos los casos”.

Desafíos específicos para el Condado de Monterey

Una importante revelación sobre cómo el virus afectaba a diferentes personas resultó en patrones de pacientes que sufren obesidad. Mientras que los pacientes no obesos evitaron en gran medida la hospitalización, las personas obesas procedieron a empeorar y rápidamente. El Dr. Cole y su personal comprendieron que estos pacientes necesitaban ser monitoreados de manera única, en función de su peso y de cualquier condición relacionada al sobrepeso (enfermedad cardiaca, diabetes).

Desafortunadamente, la prevalencia de la obesidad en el Condado de Monterey es bastante elevada. Y sin contar que este no es el único desafío que surgió específicamente en el área. Las personas que viven en el condado a menudo permanecen en hogares multi-generacionales, algunos de ellos son viviendas muy pequeñas, lo que resulta en tasas más elevadas de transmisión. La barrera del idioma también obstaculizó la comunicación entre las autoridades de salud pública y los miembros de la comunidad.

“Hubieron anuncios públicos y se hicieron otros esfuerzos para difundir la información en otros idiomas, pero no siempre fue efectivo. Algunos pacientes realmente no entendían lo que se suponía que debían hacer para protegerse”, menciona el Dr. Cole.

Logística de UCI (Unidad de Cuidados Intensivos)

A principios de la pandemia, se hizo evidente que sería crucial aislar a los pacientes con COVID-19 del resto de la población de pacientes. El hospital dividió su UCI en dos, trasladando la zona COVID-19 a la Torre 5. Después de un tiempo, las Torres 3 y 4 también se convertirían en unidades especializadas en COVID.

“En un momento determinado, teníamos tres unidades COVID funcionando además de la zona UCI regular y los pacientes en planta regulares”, recordó el Dr. Cole. “Y, en el pico de la pandemia, creo que tuvimos 77 o 78 pacientes hospitalizados en total al mismo tiempo. Hubo una semana en particular en la que empecé con 15 pacientes con COVID aislados y entubados en UCI. Quince de ellos conectados a ventiladores, todos gravemente enfermos y potencialmente en riesgo de morir”.

Es importante señalar que cada vez menos personas llegaban a la Sala de Emergencias simplemente por el miedo que tenían de ir al hospital. La capacidad de la clínica también disminuyó. Esto liberó a miembros del personal cruciales para que puedan asistir en las zonas UCI para COVID.

Liderazgo en el cuidado: Ser la voz de la razón

En toda la pandemia, ha habido demasiado buena información difundida pero también información errónea. Ver como el número de muertos aumenta en todo el mundo, imágenes de bolsas con cadáveres apiladas en los remolques, y solo saber de alguien que desafortunadamente sucumbió al virus fue extremadamente atemorizante para muchos en la comunidad. El Dr. Cole y sus colegas siempre intentaron ser la voz de la razón.

“Cuando te estás enfrentando a situaciones de vida o muerte, siempre intentas reflejar un panorama exacto, pero el más positivo posible. No todos los que tienen COVID mueren. A veces, las personas se obsesionan con esto porque conocen a alguien que murió. Y dicen: ´Bueno, si eso les pasó a ellos, también puede sucederme a mí´”.

En realidad, la mayoría de pacientes que dieron positivo en el centro de detección vehicular de pruebas COVID-19 sobrevivieron y nunca se terminó requiriendo hospitalización.

“Así que cuando le estás hablando a una paciente sentada en frente tuyo y que está sufriendo de COVID, y le estás explicando lo que estamos intentando hacer y lo que le podemos ofrecer, siempre dices: ´La mayoría de las personas sobreviven a COVID´. Eso les da una luz de esperanza y les da la fortaleza para pelear”.

Sign Up For Our E-Newsletter

We are providing our community with health and wellness information. If you would like to receive these e-newsletters, sign up below.
* REQUIRED FIELD