Definición

Una fractura del cartílago de crecimiento es una rajadura o ruptura que se produce en el cartílago de crecimiento de un hueso o a través de él. Los cartílagos de crecimiento son áreas más blandas del hueso formadas por cartílago. Están presentes en ambos extremos del hueso para permitir el crecimiento durante la infancia. Una vez que los huesos maduran por completo, la zona se endurece. Estas fracturas se producen solamente en los niños. En raras ocasiones, interfieren con el crecimiento del hueso.

La mayoría de las fracturas del cartílago de crecimiento se producen en los huesos largos de los dedos de las manos. Otras zonas comunes son los huesos del antebrazo y de la parte inferior de las piernas. Existen cinco tipos de fracturas en función de las partes del hueso fracturadas:

    
  • Tipo 1: la fractura atraviesa directamente el cartílago de crecimiento y separa el extremo del hueso del eje del hueso.
  • Tipo 2: la fractura atraviesa el cartílago de crecimiento y el eje del hueso.
  • Tipo 3: la fractura atraviesa el cartílago de crecimiento y hace que se desprenda una parte del hueso.
  • Tipo 4: la fractura atraviesa el eje, el cartílago de crecimiento y el extremo del hueso.
  • Tipo 5: fractura por compresión del cartílago de crecimiento.
  • Causas

    Las fracturas del cartílago de crecimiento son el resultado de un traumatismo en el hueso.

    Factores de riesgo

    Entre las actividades que suelen asociarse con las fracturas del cartílago de crecimiento se encuentran las siguientes:

        
  • Deportes de competición, como básquetbol, fútbol o voleibol
  • Actividades de recreación, como esquiar o andar en patineta
  • También es posible que la lesión se produzca durante un accidente automovilístico.

    Síntomas

    Si bien los síntomas pueden variar según la gravedad de la fractura, pueden incluir los siguientes:

        
  • Dolor
  • Hinchazón y hematomas (se puede confundir con un esguince)
  • Deformación visible
  • Dolor intenso o persistente en la zona
  • Dificultad para caminar o para utilizar la zona afectada
  • Dificultad para volver a practicar deportes
  • Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de los síntomas y los antecedentes clínicos de su hijo. El médico examinará la zona.

    Pueden tomarse imágenes del hueso mediante las siguientes técnicas:

        
  • Radiografías
  • Resonancia magnética nuclear (RMN)
  • Tomografía computarizada
  • Tratamiento

    El objetivo del tratamiento es garantizar que el hueso se consolide correctamente y que pueda seguir creciendo. Los tratamientos pueden incluir lo siguiente:

    Inmovilización

    Por lo general, se utiliza un yeso o una férula para mantener el hueso en su lugar mientras se consolida. De esta manera, también se proporciona apoyo y se disminuye la presión en la zona para evitar mayor daño.

    Cirugía

    Se puede necesitar cirugía para alinear y estabilizar el hueso. La cirugía puede incluir la colocación de clavos y tornillos en el hueso para mantenerlo en su lugar.

    En raras ocasiones, este tipo de fractura retrasa o estimula el crecimiento del hueso. Se puede necesitar cirugía para corregir los problemas de crecimiento.

    Seguimiento

    Es posible que los problemas de crecimiento tarden varios meses o años en aparecer. El médico controlará el avance del crecimiento de su hijo hasta que los huesos alcancen la madurez.

    Prevención

    Para ayudar a prevenir las fracturas, aliente a su hijo para que haga lo siguiente:

        
  • Cuando participe en deportes o actividades físicas, use protectores y equipo de seguridad adecuados.
  • Aprenda las técnicas adecuadas para hacer ejercicio o practicar deportes.
  • Tome un descanso cuando se sienta cansado de hacer deporte o ejercicio.
  • Lleve una dieta con alto contenido de calcio y vitamina D.