Definición

La artrodesis de rodilla es un procedimiento que fusiona el hueso del muslo con el hueso de la pierna en la rodilla. Es posible que sea necesario fijar los huesos unidos con placas y tornillos. Este método de soporte se denomina “fijación interna”, y proporciona sostén mientras los huesos se fusionan.

Después de esta cirugía, no se puede volver a flexionar la rodilla.

Razones para realizar el procedimiento

La artrodesis de rodilla solo se realiza si todos los demás métodos de reparación no son adecuados o no funcionan. Puede realizarse en las siguientes situaciones:

    
  • Después de un reemplazo de rodilla fallido.
  • En pacientes con infecciones articulares crónicas que condujeron a un daño grave en la rodilla.
  • En pacientes con dolor debilitante que no puede resolverse con otras opciones de tratamiento.
  • Daño debido a la artritis

    Artritis de rodilla

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    La artrodesis puede tener como resultado el alivio del dolor y la mejora de la función general. Sin embargo, impide flexionar la rodilla y ocasiona una renguera.

    Posibles complicaciones

    El médico revisará una lista de posibles complicaciones, que pueden incluir:

        
  • Hemorragia excesiva
  • Reacción adversa a la anestesia, como mareos, presión arterial baja, sibilancia
  • Infección
  • Coágulos sanguíneos
  • Posibilidad de aflojamiento de los componentes en pacientes con huesos de mala calidad
  • Empeoramiento de afecciones médicas actuales
  • Falta de la unión esperada entre el hueso del muslo y la tibia
  • Los factores que pueden aumentar el riesgo de problemas incluyen:

        
  • Tabaquismo
  • Algunas enfermedades crónicas, como la obesidad o la diabetes
  • Alto consumo de alcohol
  • Asegúrese de hablar con su médico sobre estos riesgos antes del procedimiento.

    ¿Qué esperar?

    Antes del procedimiento

    Es posible que su médico realice lo siguiente antes del procedimiento:

        
  • Examen físico
  • Análisis de sangre
  • Estudios de diagnóstico por imágenes, como radiografías o pruebas de detección
  • Electrocardiograma de la función cardíaca
  • Hacerle donar sangre en caso de que necesite una transfusión
  • Recetarle antibióticos para prevenir una infección
  • Antes de la cirugía, tendrá que hacer lo siguiente:

        
  • Consiga que alguien lo lleve hasta su casa.
  • Consiga que alguien lo ayude en su casa mientras se recupera.
  • Hable con su médico sobre los medicamentos, las hierbas medicinales y los suplementos que toma.
  • Hable con su médico sobre cualquier alergia que tenga.
  • Pregúntele a su médico sobre los dispositivos que necesitará después de la cirugía, como una silla de ruedas, un andador o bastón.
  • Es posible que tenga que dejar de tomar algunos medicamentos durante hasta una semana antes del procedimiento. Entre los medicamentos que es posible que deba que dejar de tomar, se incluyen:

        
  • Aspirina y otros antiinflamatorios no esteroides
  • Medicamentos anticoagulantes, como warfarina
  • Medicamentos antiplaquetarios, como clopidogrel
  • No coma ni beba nada después de la medianoche el día antes de su cirugía, a menos que su médico le diga lo contrario.

    Anestesia

    Se usará anestesia general . Estará dormido durante la cirugía.

    Descripción del procedimiento

    Se realiza una incisión arriba de la rodilla. Se extraen los extremos del hueso del muslo y la parte superior del hueso de la pierna. De esta manera, se extraen todas las estructuras articulares de la rodilla. Se fijan los extremos de los huesos entre sí. Se atornillan placas metálicas a los huesos fijados.

    Se cierra la incisión. Es posible que se coloque una venda sobre la incisión.

    ¿Cuánto durará?

    Aproximadamente dos horas

    ¿Dolerá?

    La anestesia impedirá que sienta dolor durante el procedimiento. Sentirá dolor después del procedimiento. Pregúntele a su médico qué medicamentos puede usar para tratar el dolor.

    Hospitalización promedio

    Habitualmente, la hospitalización dura alrededor de tres o cuatro días. Es posible que deba permanecer más tiempo si se presentan complicaciones. Además, es posible que deba asistir a un hospital de rehabilitación para favorecer la recuperación.

    Cuidados después de la cirugía

    En el hospital

    Inmediatamente después del procedimiento, es posible que se le indiquen medicamentos como:

        
  • Medicamentos para el alivio del dolor
  • Antibióticos para prevenir la infección
  • Medicamentos para evitar la coagulación de la sangre
  • A menudo, la fisioterapia comienza en el lapso de las 24 horas posteriores a la cirugía. Durante ese período, quizá necesite dispositivos que lo ayuden a caminar.

    Podrá irse una vez que pueda desplazarse y realizar las actividades básicas diarias de cuidado por sí mismo.

    En el hogar

    Al regresar a su hogar, siga estos pasos:

        
  • Siga las instrucciones de su médico sobre la limpieza del lugar de la incisión.
  • Preguntar a su médico cuándo es seguro ducharse, bañarse o tomar baños de inmersión.
  • Siga las instrucciones del médico sobre las posiciones para sentarse, agacharse y dormir.
  • Siga el programa de ejercicios de su médico o fisioterapeuta.

    Asegúrese de seguir todas las indicaciones de su médico.

    Llame a su médico

    Llame a su médico si ocurre algo de lo siguiente:

        
  • Signos de infección, como fiebre o escalofríos
  • Problemas en el lugar de la incisión, como enrojecimiento, hinchazón, dolor, hemorragia o drenaje
  • Náuseas o vómitos
  • Dolor que no desaparece con los analgésicos
  • Entumecimiento u hormigueo en la pierna
  • Dolor torácico o dificultad para respirar
  • Si tiene una urgencia, pida asistencia médica de inmediato.