Definición

Hay tres huesos que se unen en el codo. Un hueso conforma la parte superior del brazo y los otros dos conforman el antebrazo. Es posible que uno de los huesos del antebrazo se salga de lugar en el codo. Esto se denomina “codo dislocado”. Se trata de una lesión de codo frecuente en niños pequeños.

El codo dislocado se puede tratar fácilmente y no conduce a problemas a largo plazo.

Causas

Los ligamentos ayudan a mantener los huesos en su lugar. Los ligamentos de los niños pequeños son laxos. Además, en los niños pequeños, los huesos no están completamente formados. Estos factores facilitan que los huesos se salgan de lugar.

La dislocación de codo se produce cuando se jala el codo, o cuando este recibe un golpe o un tirón repentino. En los niños, se puede causar esta lesión aplicando incluso muy poca fuerza.

Factores de riesgo

Este tipo de lesiones es más frecuente en niños de entre uno y seis años.

Las acciones que pueden aumentar el riesgo de luxación incluyen:

    
  • Levantar a un niño tomándolo de las manos.
  • Balancear a un niño tomándolo de los brazos.
  • Dar un tirón al brazo de un niño.
  • Parar una caída con el brazo.
  • Voltearse de una forma incómoda.
  • Los niños que tuvieron un codo dislocado tienen más probabilidades de volver a luxarse el codo.

    Síntomas

    Los síntomas pueden incluir:

        
  • Dolor en el codo inmediatamente después del tirón o del traumatismo del codo.
  • El niño se niega a usar el brazo.
  • El niño mantiene el brazo pegado al cuerpo.
  • El niño se resiste a estirar el brazo.
  • Diagnóstico

    Su médico le preguntará sobre los síntomas de su hijo. Se le realizará un examen físico.

    Lo más probable es que el diagnóstico se realice durante la exploración física. Es posible que el médico también busque signos de un hueso fracturado, como hinchazón y dolor con la palpación.

    Tratamiento

    El médico puede volver a colocar el hueso en su lugar.

    En algunos niños, el dolor desaparece una vez que el hueso regresa a su lugar. Es posible que su hijo también pueda mover el brazo con facilidad en unos pocos minutos.

    En otros niños, tal vez se necesiten algunos intentos para devolver el hueso a su posición normal. También es posible que se demore el tratamiento en niños más pequeños que sienten dolor leve. En esos casos, su hijo quizá continúe sintiendo molestias una vez que el hueso se haya vuelto a colocar en su lugar. Para que su hijo esté más cómo, su médico puede recomendar:

        
  • Medicamentos, como paracetamol o ibuprofeno.
  • Un cabestrillo para que el codo descanse durante algunos días.
  • Aplicación de hielo en el codo.
  • Prevención

    Algunas luxaciones pueden prevenirse. Para disminuir las probabilidades de que su hijo sufra una luxación parcial:

        
  • Evite apretar o jalar el brazo de su hijo.
  • Evite alzar a su hijo tomándolo de los brazos o las muñecas.
  • Alce a los niños pequeños por debajo de los brazos.