Nombre(s) comercial(es):

    
  • Vimpat
  • ¿PARA CUÁLES condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?

    La lacosamida inyectable se usa en combinación con otros medicamentos para controlar ciertos tipos de convulsiones en personas que no pueden tomar medicamentos orales. La lacosamida inyectable pertenece a una clase de medicamentos llamados anticonvulsivos. Actúa disminuyendo la actividad eléctrica anormal del cerebro.

    ¿CÓMO se debe usar este medicamento?

    La presentación de la lacosamida inyectable es en una solución (líquido) para administrarse por vía intravenosa (en una vena) mediante una aguja o un catéter. Suele aplicarse mediante infusión intravenosa (inyección lenta en una vena) durante un período de 30 a 60 minutos, dos veces al día (por la mañana y por la noche). Pueden aplicarle lacosamida inyectable en un hospital o usted puede aplicársela en casa. Si usa lacosamida inyectable en casa, hágalo aproximadamente a la misma hora todos los días. Siga atentamente las instrucciones de la receta y pídales a su médico o a otro proveedor de atención médica que le expliquen cualquier cosa que no entienda. Use la lacosamida inyectable según lo indicado. No aumente ni disminuya la dosis, ni aumente la frecuencia indicada por su médico.

    Si se va a aplicar la lacosamida inyectable en casa, su proveedor de atención médica le mostrará cómo hacer la infusión intravenosa. Cerciórese de entender estas instrucciones y, si tiene alguna duda, pregúntele a su proveedor de atención médica. Si tiene algún problema durante la aplicación de la lacosamida inyectable, pregúntele a su proveedor de atención médica qué debe hacer.

    Es posible que su médico le recete, al principio, una dosis baja de lacosamida inyectable y luego la aumente en forma gradual, no más de una vez a la semana.

    La lacosamida inyectable puede ayudarlo a controlar su afección, pero no la curará. Quizás transcurran algunas semanas o más antes de que sienta el beneficio total de la lacosamida inyectable. Siga aplicándose la lacosamida inyectable aunque se sienta bien. No deje de aplicarse la lacosamida inyectable sin consultar a su médico, incluso si presenta efectos secundarios, como cambios inusuales en el comportamiento o en el estado de ánimo. Si deja de aplicarse la lacosamida inyectable en forma repentina, es posible que las convulsiones ocurran con más frecuencia. Es probable que el médico opte por disminuir gradualmente la dosis.

    ¿Qué OTRO USO se le da a este medicamento?

    A veces se receta este medicamento para otros usos; pídales más información a su médico o a su farmacéutico.

    ¿Cuáles son las PRECAUCIONES ESPECIALES que debo seguir?

    Antes de aplicarse la lacosamida inyectable,

        
  • dígales a su médico y a su farmacéutico si es alérgico a la lacosamida, a algún otro medicamento o a alguno de los ingredientes de la lacosamida inyectable. Pídale a su farmacéutico una lista de los ingredientes.
  • dígales a su médico y a su farmacéutico qué otros medicamentos con y sin receta, vitaminas, suplementos nutricionales y productos herbarios está tomando o planea tomar. Es posible que su médico deba cambiar la dosis de sus medicamentos o vigilarlo estrechamente por si presentara efectos secundarios.
  • dígale a su médico si tiene o ha tenido latidos cardíacos irregulares; un ataque cardíaco; insuficiencia cardíaca; neuropatía diabética (daños en los nervios debido a la diabetes); o enfermedad del corazón, del hígado o de los riñones.
  • dígale a su médico si está embarazada, planea quedar embarazada o está dando el pecho. Si está en tratamiento mientras usa lacosamida inyectable, llame a su médico.
  • tenga en cuenta que la lacosamida inyectable puede provocarle mareos o somnolencia y puede causar visión borrosa o problemas relacionados con la coordinación y el equilibrio. No conduzca vehículos, opere maquinaria ni participe en actividades que requieran mucha concentración o coordinación hasta que sepa cómo lo afecta este medicamento.
  • debe tener en cuenta que su salud mental puede cambiar de maneras inesperadas y que puede desarrollar tendencias suicidas (pensar en hacerse daño o quitarse la vida, o planear o intentar hacerlo) mientras esté usando lacosamida inyectable. Una pequeña cantidad de adultos y niños de 5 años o más (alrededor de 1 de cada 500 personas) que usaron anticonvulsivos, como la lacosamida inyectable, para tratar diversas afecciones durante estudios clínicos desarrollaron tendencias suicidas durante su tratamiento. Algunas de estas personas desarrollaron pensamientos y comportamientos suicidas apenas 1 semana después de haber comenzado a tomar el medicamento. Existe un riesgo de que presente cambios en su salud mental si usa un medicamento anticonvulsivo, como la lacosamida inyectable, pero también puede existir un riesgo de que experimente cambios en su salud mental si su afección no recibe tratamiento. Usted y su médico decidirán si los riesgos de tomar un medicamento anticonvulsivo son mayores que los riesgos de no tomar el medicamento. Usted, su familia o la persona encargada de cuidarlo deben llamar de inmediato al médico si presenta alguno de los siguientes síntomas: ataques de pánico; agitación o intranquilidad; aparición o empeoramiento de irritabilidad, ansiedad o depresión; actuar a partir de impulsos peligrosos; dificultad para dormir o para permanecer dormido; comportamiento agresivo, enojo o violencia; manía (estado de ánimo anormalmente excitado y frenético); hablar o pensar en hacerse daño o quitarse la vida; o algún otro cambio inusual en el comportamiento o en el estado de ánimo. Cerciórese de que sus familiares o la persona encargada de cuidarlo sepan qué síntomas pueden ser graves, de modo que puedan llamar al médico si usted no puede buscar tratamiento por sí mismo.
  • tenga en cuenta que la lacosamida inyectable puede provocarle mareos, aturdimiento, desvanecimiento o latidos cardíacos irregulares, en particular si se levanta demasiado rápido después de estar acostado. Si se presentan estos síntomas, recuéstese con las piernas elevadas hasta que se sienta mejor y llame a su médico de inmediato.
  • ¿Qué DIETA ESPECIAL debo seguir mientras tomo este medicamento?

    A menos que su médico le indique lo contrario, continúe con su dieta normal.

    ¿Qué tengo que hacer SI ME OLVIDO de tomar una dosis?

    Si olvidó inyectarse una dosis y apenas transcurrieron unas horas desde el momento en que debía inyectarla, hágalo tan pronto como se acuerde. No obstante, si transcurrieron más horas, deje pasar la dosis que olvidó y continúe con su horario de medicación normal. No se inyecte una dosis doble para compensar la que olvidó.

    ¿Cuáles son los EFECTOS SECUNDARIOS que podría provocar este medicamento?

    La lacosamida inyectable puede provocar efectos secundarios. Avísele a su médico si alguno de estos síntomas es intenso o no desaparece:

        
  • náuseas
  • vómitos
  • diarrea
  • visión borrosa o doble
  • movimientos incontrolables de los ojos
  • mareos
  • dolor de cabeza
  • somnolencia
  • temblor incontrolable de alguna parte del cuerpo
  • problemas relacionados con la coordinación o el equilibrio, o problemas para caminar
  • debilidad
  • comezón
  • enrojecimiento, irritación, dolor o molestia en el lugar de la inyección
  • Algunos efectos secundarios pueden ser graves. Si presenta alguno de estos síntomas, llame a su médico de inmediato:

        
  • pulso o latidos cardíacos rápidos o fuertes
  • falta de aire
  • latidos cardíacos lentos
  • desvanecimiento
  • fiebre
  • sarpullido
  • cansancio
  • coloración amarillenta en la piel o los ojos
  • orina de color oscuro
  • La lacosamida inyectable puede provocar otros efectos secundarios. Llame a su médico si tiene algún problema inusual mientras usa este medicamento.

    Si desarrolla un efecto secundario grave, usted o su doctor puede enviar un informe al programa de divulgación de efectos adversos 'MedWatch' de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) en la página de Internet [ Web Site] o por teléfono al 1-800-332-1088.

    ¿Cómo debo ALMACENAR o DISPONER de este medicamento?

    Su proveedor de atención médica le dirá cómo almacenar el medicamento. Almacene el medicamento según lo indicado. Cerciórese de haber entendido cómo almacenar debidamente el medicamento. Deseche todos los medicamentos que estén vencidos o que ya no necesite. Pregúntele a su proveedor de atención médica cuál es la manera adecuada de desechar los medicamentos.

    Cuando no esté usando sus suministros, manténgalos en un lugar limpio y seco, fuera del alcance de los niños. Su proveedor de atención médica le indicará cómo desechar las agujas, las jeringas, los tubos y los envases para evitar lesiones accidentales.

    ¿Qué debo hacer en caso de una SOBREDOSIS?

    En caso de una sobredosis, llame a la oficina local de control de envenenamiento al 1-800-222-1222. Si la víctima está inconsciente, o no respira, llame inmediatamente al 911.

    ¿Qué OTRA INFORMACIÓN de importancia debería saber?

    No falte a ninguna cita con su médico.

    No deje que ninguna otra persona use sus medicamentos. La lacosamida inyectable es una sustancia controlada. Podrá volver a surtir sus recetas solo una cantidad limitada de veces; pídale a su farmacéutico que le aclare cualquier duda.

    Es importante que Ud. mantenga una lista escrita de todas las medicinas que Ud. está tomando, incluyendo las que recibió con receta médica y las que Ud. compró sin receta, incluyendo vitaminas y suplementos de dieta. Ud. debe tener la lista cada vez que visita su médico o cuando es admitido a un hospital. También es una información importante en casos de emergencia.

    AHFS® Consumer Medication Information. © Copyright, The American Society of Health-System Pharmacists, Inc., 7272 Wisconsin Avenue, Bethesda, Maryland. All Rights Reserved. Duplication for commercial use must be authorized by ASHP.

    Documento actualizado: 1 Octubre 2009.