¿Qué podría ser mejor que disfrutar de una noche de verano al aire libre? Una noche de verano sin picaduras de insectos...¡qué gran cosa! Ya sea que salga a trotar por la noche o se esté preparando para un viaje de campamento el fin de semana, mantenerse alejado de los bichos es probablemente una de las prioridades de la lista de tareas. Los repelentes de insectos que contienen DEET (el nombre común para la sustancia química N,N-dietil-meta-toluamida) son muy efectivos, pero es posible que le preocupe el efecto nocivo que estos repelentes tienen sobre usted y el medio ambiente. Tal vez se pregunte si existen productos naturales que puedan ayudar a mantener los bichos alejados. Continúe leyendo para averiguarlo.

Cómo combatir los bichos de la manera tradicional

Hace mil años, los repelentes de insectos a base de DEET no existían. Entonces, ¿cómo hacían nuestros ancestros para evitar que los coman los bichos? ¡Plantas!

La mayoría de las plantas contienen compuestos que repelen los insectos. Estos compuestos ayudan a las plantas a protegerse de que las coman los insectos. Las personas han aprovechado estas propiedades para repeler insectos durante miles de años. Algunas de estas prácticas todavía se utilizan en los países en desarrollo. Tanto frotarse plantas para que liberen los compuestos que repelen los insectos como quemarlas han sido métodos utilizados para mantener los hogares y las áreas abiertas sin insectos.

Cómo combatir los bichos con plantas y aceites

Existen diferentes plantas y aceites que se utilizaron para mantener los insectos alejados. Algunos de los más comunes incluyen:

Aceite de eucalipto citriodora

Según la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. (EPA, Environmental Protection Agency), el aceite esencial del eucalipto citriodora es un repelente efectivo contra mosquitos, tábanos y jejenes. Es el único repelente a base de plantas que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan para usar en áreas donde son frecuentes las enfermedades transmitidas por insectos. Existen en el mercado muchas marcas diferentes de repelentes de insectos que contienen eucalipto citriodora.

Citronela

Los aceites esenciales y las esencias de plantas en el género de la citronela suelen usarse como repelentes de insectos. La citronela es uno de los repelentes de insectos a base de plantas más conocidos. Los estudios realizados han demostrado que los productos a base de citronela pueden brindar protección contra insectos durante dos horas aproximadamente. Las velas de citronela han demostrado reducir las picaduras de insectos en un 50% aproximadamente.

Neem

El neem se ha promocionado como alternativa natural a los repelentes a base de DEET. El aceite de neem se hace a partir de los frutos y las semillas del árbol de neem, que es originario de la India. No cuenta con la aprobación de la EPA, y podría producir irritación en la piel. Si bien puede brindar cierto grado de protección, no existe evidencia suficiente para recomendar el uso de neem.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales derivados de plantas, como las hierbas culinarias, los pastos, el pino y el cedro, suelen usarse como repelentes de insectos. Los más efectivos incluyen aceites de tomillo, cedro, menta peperina y clavo de olor. Su eficacia puede ser de una a dos horas. Los aceites esenciales no precisan estar registrados por la EPA, pero podrían causar irritación en la piel.

Otros aceites

Algunos aceites han demostrado ser prometedores como repelentes de insectos. Los aceites que se utilizaron como repelentes son aceite de soja, aceite de palma, aceite de coco y aceite de andiroba (similar al aceite de neem). Los aceites también pueden usarse con otros repelentes al demorar la evaporación de los repelentes de la piel.

Ajo

El ajo se ha promocionado como repelente natural de insectos, pero los estudios realizados no han podido probar que así sea. Si bien el ajo puede tener ciertos efectos cuando se lo frota sobre la piel, no se ha demostrado que comer ajo repela los insectos.

¿Los productos "naturales" son realmente más seguros que los hechos a base de DEET?

La búsqueda de un repelente natural de insectos efectivo se basa, en parte, en la creencia de que los productos naturales pueden ser más seguros que los repelentes a base de DEET. Sin embargo, incluso los productos naturales pueden irritar la piel, y algunos no están reconocidos por la EPA. No se ha demostrado que el DEET sea peligroso para los niños a partir de dos meses de edad. La EPA tampoco sugiere que se tomen precauciones adicionales en el caso de mujeres embarazadas o que amamantan. Al igual que sucede con cualquier repelente, es importante usar la dosis correcta y mantenerlo alejado de los ojos, la nariz y la boca.

Otras maneras de evitar los bichos

Ya sea que opte por un repelente que contiene DEET o por uno hecho solo con ingredientes naturales, existen algunos pasos que puede seguir para mantener los bichos alejados:

    
  • Elimine el agua estancada en los espacios abiertos (p. ej., desagües pluviales, baldes).
  • Cambie el agua de los bebederos para pájaros, las fuentes, las piscinas inflables para niños y los tanques de agua de lluvia al menos una vez por semana.
  • Cubra las pequeñas aberturas que pueda haber en puertas y ventanas.
  • Cubra los coches de bebés con una malla.
  • Cuando sea posible, use camisas de mangas largas y pantalones cuando esté a la intemperie.
  • Quédese adentro al amanecer, al atardecer y en las primeras horas de la noche.