asiento para bebés Viajar con su recién nacido puede ser estresante. Pero hay medidas que puede tomar para que tanto usted como su bebé tengan un viaje seguro y feliz.

Nota: tenga en cuenta que quizás el médico recomiende que evite llevar a su bebé a los lugares donde hay grandes multitudes si el bebé tiene menos de tres meses de vida. Esto se debe a que el sistema inmunitario de un recién nacido todavía no está desarrollado por completo y, en consecuencia, es más susceptible a resfríos y otras infecciones. Antes de planificar el primer viaje de su bebé, es una buena idea hablar con el médico para asegurarse de que sea seguro.

Viajar en Auto

Cuando viaje en automóvil con su bebé, el viaje será más cómodo si toma la precaución de llevar todo lo necesario. Si bien algunos de los artículos pueden variar según el clima y la duración del viaje, estos son algunos de los que puede agregar a su bolso de viaje:

    
  • pañales, toallitas para bebés, ungüento para el sarpullido del pañal y bolsas de basura para desechar los pañales
  • paños adicionales
  • alimentos (p. ej., biberones, tetinas, leche de fórmula, baberos). Si alimenta a su bebé con leche de fórmula, siga las instrucciones del producto con respecto a cómo almacenarlo de manera segura.
  • chupetes
  • juguetes adecuados para la edad (p. ej., sonajeros, aros de plástico)
  • cualquier medicamento que el bebé necesite
  • solución de rehidratación oral (SRO). Si su bebé tiene diarrea, se usa la SRO para evitar la deshidratación. Es posible que el médico recomiende que lleve una SRO, que puede adquirirse en una farmacia.
  • He aquí unos consejos para un viaje seguro:

        
  • Siempre utilice un asiento para niños que mire hacia atrás para sentar a los recién nacidos y los bebés en el automóvil. Asegúrese de seguir las instrucciones para fijar el asiento y para asegurar a su bebé. Coloque siempre el asiento para niños en el asiento trasero del vehículo. Es el lugar más seguro para los bebés y los niños.
  • Como su bebé mirará hacia el asiento trasero, coloque imágenes coloridas en el respaldo del asiento para que tenga algo para mirar.
  • Vista a su bebé con ropa cómoda. Esto le facilitará la tarea de cambiarle el pañal.
  • Use un parasol para automóviles para que el sol no dé en la cara del bebé.
  • Ponga música relajante en el vehículo.
  • Trate de respetar los horarios de alimentación habituales de su bebé. Por ejemplo, si el bebé está despierto y listo para su alimentación habitual, es aconsejable detenerse para alimentarlo.
  • A menos que el bebé esté dormido, deténgase cada hora para que no permanezca en su asiento todo el tiempo y cambiarle el pañal. Si lo desea, puede permitirle moverse y estirarse colocándolo en una manta al aire libre. Puede comprar un producto denominado aislante, que evita que la humedad y los insectos lleguen a la manta. Además, mientras el bebé esté al aire libre, asegúrese de protegerlo del sol. Vístalo con ropa que le cubra el cuerpo. Los recién nacidos tiene la piel delicada y pueden quemarse con facilidad.
  • Cuando llegue a destino, si es posible, solicite a la persona que la acompaña que los deje a usted y a su bebé en la puerta. Recuerde acordar el lugar de encuentro con su compañero de viaje una vez estacionado el vehículo.
  • Nunca deje a su bebé solo en el vehículo. Es extremadamente peligroso. Como la temperatura dentro del vehículo puede aumentar, un bebé puede morir a causa de un golpe de calor. Los bebés siempre deben estar bajo el cuidado de adultos responsables.
  • Viajar en tren

    Al igual que en el caso de un automóvil, el viaje en tren requiere cierto tiempo de preparación. Es aconsejable que se asegurarse de tener todo lo necesario en el bolso de mano. He aquí algunos consejos adicionales que debe tener en cuenta:

        
  • reserve un asiento para su bebé. En el tren, podrá utilizar el asiento que usa en su vehículo.
  • Nuevamente, vista a su bebé con ropa cómoda. Sería conveniente que lo vista con varias capas de ropa, para poder ajustar las prendas según la temperatura a bordo.
  • Llegue temprano a la estación. Esto puede reducir en gran medida el estrés debido al viaje.
  • Si necesita calentar o refrigerar la leche de fórmula para el bebé, hable con el personal del tren. Ellos podrán brindarle asistencia.
  • Si el bebé llora, trate de cargarlo y caminar por los pasillos.
  • A medida que se adapte más a viajar con su bebé, los viajes serán más tranquilos. Lo más importante que debe recordar es empacar todos los suministros necesarios para el cuidado de su pequeño.