Definición

A veces los bebés varones nacen con uno o ambos testículos dentro del abdomen o de la ingle, en lugar de adentro del escroto. Esto se llama testículos no descendidos . La orquidopexia es una cirugía para bajar los testículos al escroto. El escroto es el saco externo que contiene los testículos.

  • Testículos no descendidos

    si55551452.jpg

    © 2009 Nucleus Medical Media, Inc.

  • Razones para realizar el procedimiento

    El procedimiento se emplea para tratar los testículos no descendidos que no bajan por sí solos. Si no se tratan, se pueden desarrollar problemas de infertilidad más adelante en la vida.

    ¿Qué esperar?

    Anestesia

    Se utilizará anestesia general . Su hijo estará dormido durante la cirugía. No sentirá dolor.

    Descripción del procedimiento

    Una vez que su hijo esté dormido, el médico hará incisiones pequeñas mínimamente invasivas en uno o en ambos lados de la ingle y en el abdomen. Usará laparoscopios diminutos. Son herramientas delgadas y largas que le permiten al médico visualizar y operar dentro del cuerpo. Primero, el médico ubicará y examinará el testículo. Si hay hernia , también la reparará.

    Luego el médico creará una bolsa en el escroto. Se bajará el testículo hasta esta nueva bolsa. Los puntos de sutura sostendrán los testículos en su lugar. Estos puntos se disolverán solos. Todas las demás incisiones se cerrarán con puntos de sutura.

    En algunos casos, se colocará un botón pequeño en la parte exterior del escroto con puntos de sutura. Este botón mantendrá el testículo abajo hasta que cicatrice. El médico retirará el botón cortando la sutura unas semanas después del procedimiento.

    En la mayoría de los casos, su hijo podrá salir del hospital el mismo día de la cirugía.

    ¿Cuánto durará?

    Una hora por testículo

    ¿Cuánto dolerá?

    La anestesia impide sentir dolor durante el procedimiento. El médico le administrará analgésicos después de la cirugía.

    Cuidados después de la cirugía

    En el centro de cuidados

        
  • Se controlará a su hijo mientras se recupera de la anestesia.
  • La enfermera le dará analgésicos según sea necesario.
  • En el hogar

    Cuando su hijo regrese a casa, haga lo siguiente para ayudar a asegurar una recuperación sin problemas:

        
  • Dé los medicamentos según lo indicado, para tratar el dolor y prevenir la infección.
  • La hemorragia menor es normal. Cuide las incisiones según las indicaciones del médico.
  • Si su hijo usa pañal, cámbielo con frecuencia. Déjelo sin pañal durante un tiempo corto para permitir que entre aire en los lugares de las incisiones.
  • Permita sólo juegos suaves. Evite las actividades cansadoras durante unas semanas. Su hijo debe evitar estar sentado o andar en bicicleta durante una semana después de la cirugía.
  • Controle a su hijo para detectar signos de dolor. Por ejemplo, nerviosismo, problemas para moverse, sudor o piel pálida.
  • Asegúrese de seguir las instrucciones del médico.
  • Llame al médico de su hijo

    Después de salir del hospital, comuníquese con su médico si se presenta cualquiera de las siguientes situaciones:

        
  • Incremento en la presión o en el dolor
  • Enrojecimiento, supuración, inflamación o dolor alrededor del lugar de la incisión
  • Cambios en la frecuencia, el olor, el aspecto o el volumen de orina
  • Dificultad para orinar
  • Signos de infección, incluso fiebre o escalofríos
  • Vómitos
  • Dolor abdominal
  • Falta de energía
  • Pérdida de apetito
  • En caso de urgencia, llame al servicio de emergencias .