Definición

La presión ayuda al flujo sanguíneo a través de los vasos sanguíneos. La hipertensión se presenta cuando esta presión aumenta demasiado. Cuando esto sucede en los vasos sanguíneos de los pulmones, se llama hipertensión pulmonar.

La presión puede aumentar por diversas causas. Crea una afección potencialmente grave. El lado derecho del corazón necesita bombear con más fuerza para mover la sangre contra la presión. Si no se trata, el lado derecho del corazón puede fallar con el tiempo.

Corazón y Pulmones

BN00039_96472_1_sides_labeled

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Los vasos sanguíneos de los pulmones son muy sensibles al oxígeno. Cuanto menor es el nivel de oxígeno, más se estrechan los vasos. Se necesitará más presión para empujar la sangre a través de los vasos sanguíneos estrechos. La presión también aumentará cuando haya más sangre en los pulmones que lo normal.

Existen muchas causas de hipertensión pulmonar en los niños, como:

    
  • Defectos congénitos que afectan el corazón (p. ej. comunicación interauricular o interventricular , válvulas cardíacas que filtran)
  • Malformación de la pared torácica (tórax en embudo)
  • Afecciones como esclerodermia , anemia drepanocítica , lupus , VIH
  • Enfermedad pulmonar crónica
  • Coágulos sanguíneos en los pulmones
  • La hipertensión pulmonar también puede ser hereditaria. Esto se llama hipertensión pulmonar familiar. En la mayoría de los casos, las causas son desconocidas.

    Factores de riesgo

    Los factores de riesgo incluyen:

        
  • Nacer con un defecto cardíaco o una malformación de la pared torácica
  • Padecer ciertas afecciones (p. ej. esclerodermia, anemia drepanocítica, lupus, VIH)
  • Tener enfermedades cardíacas o pulmonares
  • Tener un familiar con hipertensión pulmonar
  • Vivir a una altitud elevada
  • Síntomas

    Los síntomas incluyen:

        
  • Falta de aliento que empeora
  • Coloración azulada de la piel alrededor de la boca, las manos y los pies
  • Dolor o presión en el pecho
  • Frecuencia cardiaca rápida
  • Tos crónica
  • Fatiga
  • Desmayos y mareos
  • Inflamación de los tobillos o las piernas por retención de líquido
  • Si su hijo presenta cualquiera de estos síntomas, informe al médico de inmediato. Estos síntomas podrían ser causados por otras afecciones.

    Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de los síntomas y los antecedentes clínicos de su hijo. Se le realizará un examen físico. Las pruebas pueden incluir:

        
  • Exámenes sanguíneos
  • Gasometría arterial (GA) : determina la concentración de gases en la sangre.
  • Radiografía torácica : un estudio que usa radiación para obtener una imagen de las estructuras internas del tórax
  • Tomografía computarizada (TC) : un tipo de radiografía que utiliza una computadora para obtener imágenes de las estructuras internas del tórax
  • Cateterización cardíaca : un estudio que usa un catéter y un equipo de radiografía para evaluar el corazón y la irrigación sanguínea
  • Pruebas de función pulmonar : un grupo de pruebas de respiración para ver cómo funcionan los pulmones
  • Ecocardiograma : un estudio que usa ondas sonoras para examinar el tamaño, la forma y el movimiento del corazón
  • Tratamiento

    La mayoría de los casos de hipertensión pulmonar se debe a otra afección. En este caso, el médico tratará la causa subyacente.

    Si el médico no puede determinar la causa, su hijo podrá ser tratado con medicamentos, como:

        
  • Medicamentos para disminuir la presión arterial en los pulmones
  • Anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos sanguíneos
  • Diuréticos para ayudar a que el organismo elimine el líquido adicional
  • Oxigenoterapia para aumentar el oxígeno que entra en el torrente circulatorio
  • Óxido nítrico para relajar los músculos de las arterias de los pulmones
  • Su hijo también puede necesitar oxigenoterapia. En casos graves, puede necesitarse un trasplante .

    Prevención

    Para ayudar a reducir las posibilidades de que su hijo manifieste hipertensión pulmonar, siga estos pasos:

        
  • Si su hijo padece una afección que puede producir hipertensión pulmonar, obtenga el tratamiento adecuado.
  • En los adultos, fumar constituye un factor de riesgo de hipertensión pulmonar. Aliente a su hijo a evitar el tabaquismo.