Definición

La ruptura prematura de membranas (RPM) es la rotura del saco amniótico antes de que comience el trabajo de parto. El saco contiene líquido amniótico y el bebé en desarrollo. Con la RPM, el líquido amniótico dentro del saco pierde o sale en grandes cantidades por la vagina. Esto también se conoce como "romper fuente".

Feto con saco amniótico

BL00030_96472_1

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

La RPM ocurre durante el tercer trimestre después de 37 semanas de gestación. Una afección relacionada llamada ruptura prematura de membranas pretérmino (RPMP) ocurre antes de las 37 semanas de gestación.

La RPM aumenta el riesgo de ciertas complicaciones del embarazo, que incluyen:

    
  • Infección en el bebé
  • Infección uterina
  • Desprend : la placenta se separa del útero antes de que nazca el bebé.
  • Prolapso de cordón umbilical : el cordón umbilical se comprime entre el bebé y la pelvis.
  • Llame a su médico de inmediato si sospecha que ha roto bolsa.

    Causas

    Las causas de la RPM no se conocen con claridad. Algunas de las causas posibles son:

        
  • Dilatación precoz del cuello uterino (tal vez debido al peso del bebé y de la placenta o a cambios en el mismo cuello uterino).
  • Infecciones de la vagina, del útero o de las membranas que rodean al feto.
  • Factores de riesgo

    Los siguientes factores podrían incrementar su probabilidad de tener RPM:

        
  • RPM en embarazos anteriores
  • Infección del saco amniótico
  • Otras infecciones en la madre (p. ej. clamidia )
  • Hemorragia durante el segundo y el tercer trimestre
  • Amniocentesis
  • Ciertos procedimientos utilizados para tratar afecciones anormales del cuello uterino (p. ej. conización cervical )
  • Enfermedad pulmonar durante el embarazo
  • Enfermedad del tejido conectivo
  • Déficits nutricionales
  • Índice de masa corporal bajo
  • Tabaquismo durante el embarazo
  • Síntomas

    El principal síntoma de la RPM es el líquido que gotea de la vagina. Puede experimentar un chorro repentino de líquido o un goteo constante y lento. Puede resultar difícil distinguir entre un goteo amniótico lento y la orina. El médico puede hacer pruebas simples para determinar esto.

    La RPM también aumenta el riesgo de infección. Los síntomas incluyen fiebre superior a 100,4 ºF (38 ºC). Si usted tiene alguno de estos síntomas llame a su médico inmediatamente.

    Diagnóstico

    Si tiene una gran cantidad de líquido que sale de la vagina, el diagnóstico de RPM puede ser sencillo. Para confirmar el diagnóstico, el médico puede realizar las siguientes pruebas:

        
  • Examen visual: el médico podrá observar un goteo de líquido por el cuello uterino o una acumulación de líquido detrás del cuello uterino.
  • Prueba de papel de nitrazina: el médico pone una pequeña cantidad de líquido en un pedazo de papel para ver si es líquido amniótico.
  • Examen del líquido bajo un microscopio para ver si es líquido amniótico.
  • El médico también controlará que no tenga fiebre y demás signos de infección. Controlará a su bebé para detectar signos de sufrimiento fetal.

    Tratamiento

    El tratamiento de la RPM depende de cuándo ocurre en el embarazo. Si está cerca de la fecha probable de parto, usted y su bebé serán controlados atentamente. Por ejemplo, se controlará la frecuencia cardíaca de su bebé.

    El trabajo de parto habitualmente comienza 24 horas después de la RPM. Si el trabajo de parto no comienza pronto después de la ruptura de bolsa, aumenta el riesgo de infección. En muchos casos, se inducirá el trabajo de parto con medicamentos. También se pueden administrar antibióticos.

    Prevención

    Los investigadores están investigando las formas de prevenir la RPM. Tomar antibióticos durante el segundo y el tercer trimestre puede reducir el riesgo. Tomar vitamina C también puede reducir la posibilidad de que ocurra RPM. También puede tomar algunas medidas para tener un embarazo más saludable, como dejar de fumar .