¿Qué es una dieta para la enfermedad renal?

Una dieta para la enfermedad renal restringe el consumo de:

    
  • Sodio
  • Proteína
  • Líquido
  • Fósforo
  • Potasio
  • ¿Por qué debo seguir una dieta para la enfermedad renal?

    Si padece una enfermedad renal, sus riñones no filtran la sangre como deberían. Esta disfunción puede causar que ciertos nutrientes se acumulen hasta alcanzar niveles no saludables. Puede facilitar el trabajo de los riñones al reducir el consumo de estos nutrientes. De esta forma, reducirá el riesgo de complicaciones relacionadas con el riñón. También puede demorar la progresión de la enfermedad.

    Elecciones de alimentos en la dieta para la enfermedad renal

    Al hacer esta dieta, limitará o evitará varios alimentos. Deberá trabajar con un dietista especializado en enfermedad renal. El dietista puede crear un plan de alimentación que sea adecuado para usted.

    Sodio

    El sodio se encuentra en la sal de mesa y en muchos otros alimentos. La mayoría de alimentos enlatados y procesados contienen altas cantidades. Cuando los riñones no funcionan correctamente, el sodio adicional puede provocar:

        
  • Retención de líquido
  • Hipertensión
  • Para reducir su consumo de sodio:

        
  • Evite alimentos y condimentos ricos en sodio.
  • No agregue sal a los alimentos mientras cocina o come.
  • Para sazonar los alimentos, utilice hierbas y especias. Los sustitutos de sal a menudo contienen potasio. Es posible que también deba limitar el consumo de este mineral.

    Potasio

    El potasio se encuentra en muchas frutas y verduras. Es fundamental para el adecuado funcionamiento muscular y ritmo cardíaco. Si padece insuficiencia renal , el potasio se puede acumular en la sangre. Esta acumulación causa problemas en el funcionamiento cardíaco. Deberá limitar la cantidad de potasio que consume cada día. Evite los alimentos ricos en potasio. Algunos ejemplos incluyen papas, tomates, frutas cítricas, aguacates, plátanos y frutas secas. Podrá seguir comiendo sus alimentos favoritos ricos en potasio si los limita a una porción muy pequeña. Su dietista puede ayudarlo en este aspecto.

    Fósforo

    El fósforo es otro mineral que necesita limitarse en esta dieta. Si el fósforo se acumula en la sangre, puede quitar el calcio de los huesos. Esto hace que los huesos se debiliten. El fósforo se encuentra en los alimentos ricos en proteínas. Algunos ejemplos incluyen los productos lácteos, la carne, las legumbres, los frutos secos y las semillas. Los granos enteros y las bebidas carbonatadas también contienen fósforo. Podrá seguir consumiendo estos alimentos, pero deberá limitar las cantidades.

    Además, su médico puede recomendarle que tome un medicamento denominado quelante del fosfato. Este medicamento absorbe el fósforo adicional y luego lo traslada a las heces.

    Proteína

    Si padece una enfermedad renal, los riñones no pueden procesar los productos de desecho de las proteínas como deberían. Su dietista le dará un límite de proteínas diarias. La siguiente tabla incluye algunos alimentos comunes ricos en proteínas y los tamaños de las porciones recomendadas:

    Alimentos altos en proteínasCantidad
    Pescado1 onza (28 gr)
    Mariscos1 onza (28 gr)
    Carne de aves1 onza (28 gr)
    Cerdo1 onza (28 gr)
    Cordero1 onza (28 gr)
    Res1 onza (28 gr)
    Huevos1 grande
    Sustituto de huevo¼ de taza

    Muchos alimentos con proteínas también son ricos en fósforo o en sodio. Se deben limitar o evitar estos alimentos. Su dietista le dirá cuántas porciones de estos alimentos puede consumir por día.

    Alimentos ricos en proteínas que contienen fósforoCantidad
    Queso1 onza (28 gr)
    Frijoles y guisantes secos y cocinados½ taza
    Leche1 taza
    Leche evaporada½ taza
    Leche condensada endulzada½ taza
    Mantequillas de nueces2 cucharadas soperas
    Vísceras (p. ej., hígado de res)1 onza (28 gr)
    Leche de soya1 taza
    Tofu¼ de taza
    Yogur1 taza
    Alimentos ricos en proteínas que contienen sodioCantidad
    Tocino4 rebanadas
    Salmón y atún enlatados1 onza (28 gr) o ¼ de taza
    Queso cottage, bajo en grasa¼ de taza
    Salame, embutido de hígado, salchicha mortadela, pavo, jamón y carne de res asada de charcutería2 onzas o 56 gr
    Salchichas de Frankfurt y chorizos2 onzas o 56 gr
    Hamburguesas vegetarianas2 onzas o 56 gr

    Líquido

    Según la etapa de su enfermedad renal, es posible que necesite limitar el consumo de líquidos. Consumir gran cantidad de líquidos puede causar retención de líquidos. Esto puede provocar:

        
  • Hipertensión
  • Edema
  • ¿Qué puedo comer?

    Con estas restricciones, es difícil saber qué puede comer. Es fundamental que trabaje con un dietista, que determinará qué alimentos puede comer y en qué cantidad. Aquí encontrará una lista de alimentos que aún puede disfrutar mientras sigue esta dieta:

        
  • Cantidades limitadas de alimentos ricos en proteínas
  • Verduras con bajo nivel de potasio
  • Frutas con bajo nivel de potasio y jugo de estas frutas
  • Panes refinados, cereales y granos (p. ej., rosquillas de pan, pan blanco, cereal de maíz, cereal de arroz, cuscús, pasta, arroz blanco)
  • Bocadillos de granos (p. ej., galletas blancas, galletas Graham, palomitas no saladas, rosquillas no saladas, tostadas de tortilla no saladas)
  • Grasas saludables (p. ej., aceite de oliva, aceite de canola, margarina blanda)
  • Postres (p. ej., galletas dulces, galletas escocesas de mantequilla, obleas de vainilla, helados de fruta)
  • Sugerencias

        
  • Lleve un registro de su consumo de alimentos en una libreta.
  • Lea las etiquetas de los alimentos para obtener más información sobre los nutrientes y los tamaños de las porciones.
  • Elija alimentos enteros en lugar de alimentos procesados. Los alimentos procesados tienden a tener un alto contenido de sal y un bajo valor nutricional.
  • Asegúrese de consumir suficientes calorías. Si necesita incorporar calorías, trate de incorporar grasas saludables y carbohidratos simples. Algunos ejemplos incluyen el jamón, el jarabe de arce y la miel.
  • Hable con su médico antes de tomar cualquier suplemento.
  • Trabaje con el dietista. Asegúrese de asistir a todas sus citas médicas.