Definición

La incontinencia urinaria es la pérdida del control voluntario de la vejiga que causa pérdidas de orina. Puede ser temporal o duradera. La incontinencia es un síntoma y no una enfermedad en sí misma.

Causas

Las causas pueden variar según el tipo de incontinencia. Puede haber varias causas diferentes. En algunos casos, es posible que la causa no sea clara.

Incontinencia de esfuerzo

La pérdida puede suceder al reírse, estornudar, levantar objetos pesados o realizar ejercicios. Este tipo de actividades puede aumentar la presión sobre la vejiga. La pérdida puede ser causada por:

    
  • Debilidad de los músculos que sostienen la vejiga
  • Debilidad de los músculos que controlan el flujo urinario
  • Debilidad de los músculos que controlan el flujo urinario después de una cirugía de prós
  • Obesidad
  • Incontinencia de urgencia

    Esto también se conoce como vejiga hiperactiva. Es la pérdida del control de la vejiga después de una necesidad urgente de orinar. Es posible que no sea capaz de retener la orina el tiempo suficiente para llegar al baño. Puede ser causado por lo siguiente:

        
  • Infección de las vías urinarias
  • Diabetes tipo 1 y tipo 2
  • Irritación de la vejiga (p. ej., cálculo renal , tumor)
  • Medicamentos (p. ej., hipnóticos, diuréticos)
  • Cafeína
  • Alcohol
  • Nervios dañados debido a:     
  • Lesión en la médula espinal
  • ACV
  • Esclerosis múltiple
  • Enfermedad de Parkinson
  • Estreñimiento
  • Incontinencia por rebosamiento

    Esto ocurre cuando la vejiga no se vacía. Como resultado, la orina se acumula. Esta acumulación provoca un desborde y el goteo de orina. Puede ser causado por lo siguiente:

        
  • Agrandamiento de próstata
  • Una obstrucción en la vejiga, por ejemplo, debido a una cicatriz en la uretra (estenosis)
  • Retención fecal que ejerce presión sobre la uretra
  • Medicamentos (p. ej., antidepresivos, hipnóticos, antipsicóticos, betabloqueantes, antihistamínicos, antagonistas del calcio)
  • Deficiencia de vitamina B12
  • Debilidad muscular de la vejiga
  • Daño nervioso
  • Incontinencia funcional

    El control de la vejiga es normal, pero no puede llegar al baño a tiempo. Esta afección puede ser ocasionada por una afección grave como la artritis. Los medicamentos que causan confusión o sedación también pueden causar incontinencia funcional.

    Factores de riesgo

    Los factores de riesgo incluyen:

        
  • Edad: mayores de 65 años
  • Antecedentes de cirugía de próstata
  • Agrandamiento de la próstata debido a hiperplasia prostática benigna (HPB), infección o cáncer de próstata
  • Infección de las vías urinarias
  • Obesidad
  • Enfermedad pulmonar crónica
  • Uretritis
  • Depresión
  • Demencia (incluida la enfermedad de Alzheimer )
  • Diabetes
  • ACV
  • Esclerosis múltiple
  • Lesiones o enfermedades de la médula espinal
  • Uso de determinados medicamentos o sustancias:     
  • Cafeína
  • Alcohol
  • Betabloqueantes
  • Agonistas de los receptores alfa
  • Agentes colinérgicos
  • Ciclofosfamida
  • Síntomas

    La incontinencia urinaria es un síntoma de otras afecciones. Cualquier pérdida de control de la vejiga puede considerarse incontinencia.

    ¿Cuándo debo llamar al médico?

    Llame al médico si sufre pérdida del control de orina. El médico puede ayudarle a determinar la causa subyacente.

    Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le preguntará acerca de la pérdida de orina y con qué frecuencia vacía la vejiga. Se realizará un examen físico para detectar cualquier causa física, como obstrucciones o problemas nerviosos. Deberá llevar un diario de sus hábitos relacionados con la vejiga. Usted podría ser canalizado con un especialista. Un urólogo es un médico que se especializa en problemas urinarios.

    Las pruebas pueden incluir:

        
  • Prueba de esfuerzo: se relaja y luego tose mientras el médico observa si hay pérdida de orina. Esto confirmará si tiene incontinencia de esfuerzo.
  • Análisis de orina
  • Estudios para determinar problemas en la próstata (p. ej., examen de próstata, análisis de sangre)
  • Análisis de sangre para detectar diabetes
  • Ecografía: este estudio utiliza ondas sonoras para examinar las estructuras internas del cuerpo a fin de determinar si queda algo de orina en la vejiga después de orinar.
  • Cistoscopia : se inserta en la uretra un tubo delgado con una pequeña cámara para ver la uretra y la vejiga.
  • Pruebas urodinámicas: estudios que miden el flujo urinario y la presión sobre la vejiga.
  • Tratamiento

    Los tratamientos pueden incluir:

    Terapia conductual

    La terapia conductual incluye:

        
  • Fortalecer los músculos realizando ejercicios de Kegel    
  • De esta forma, se fortalecen los músculos que sostienen la vejiga en su lugar y controlan el flujo urinario.
  • En ocasiones se utiliza estimulación eléctrica no dolorosa. Puede fortalecer los músculos más rápidamente. Es beneficioso para la incontinencia de esfuerzo.
  • Crear un cronograma regular para orinar (llamado entrenamiento de vejiga), que también puede incluir beber una menor cantidad de líquidos
  • Pérdida de peso

    Adelgazar puede ayudarle a disminuir la cantidad de episodios de incontinencia de urgencia o de esfuerzo. Consulte al médico acerca de un programa de adelgazamiento que sea adecuado para usted.

    Medicamentos

    Se pueden recetar medicamentos para relajar los músculos de la vejiga. Estos tipos de medicamentos, llamados anticolinérgicos, suelen utilizarse para tratar la incontinencia de urgencia. Los ejemplos incluyen:

        
  • Oxibutinina (Ditropan)
  • Tolterodina (Detrol)
  • Darifenacina (Enablex)
  • Solifenacina (Vesicare)
  • Fesoterodina (Toviax)
  • Dispositivos

    A menudo, los hombres con incontinencia utilizan pañales absorbentes. A veces, se utilizan sondas para tratar los casos más graves. También se pueden colocar sondas externas (sonda condón) o internas (sonda de Foley) . Otra opción es una pinza peniana. Estas pinzas tienen una almohadilla y una funda para absorber la pérdida de orina.

  • Sonda condón

    sonda condón

    © 2011 Nucleus Medical Media, Inc.

  • Cuidado en el hogar

        
  • Límpiese cuidadosamente la piel después de un episodio de incontinencia. Deje que la piel se seque sola.
  • Facilite la llegada al baño. Por ejemplo, cambie los muebles de lugar y quite las alfombras. Añada luces de noche en el pasillo y en el baño.
  • Si es necesario, tenga un orinal a mano en la habitación.
  • Estimulación nerviosa

    Para estimular los nervios, existen dispositivos como Urgent PC e Inter-Stim. El procedimiento puede incluir la implantación de un cable de plomo delgado con una pequeña punta de electrodo. En algunos casos, se estimula el nervio tibial, que se extiende hasta el tobillo. Esta terapia de estimulación electrónica se puede realizar como parte de una serie de tratamientos en el consultorio del médico.

    Cirugía

    A los hombres se les puede practicar una cirugía para aliviar la obstrucción física causada por la hipertrofia prostática benigna. Otros procedimientos incluyen implantes o reparación quirúrgica del esfínter de la vejiga. El esfínter es la puerta que permite que la orina fluya.

    Prevención

    La incontinencia realmente es un síntoma de otra afección. Existen varias maneras de prevenir la incontinencia:

        
  • Reduzca el consumo de sustancias que provocan incontinencia. Estas sustancias incluyen la cafeína, el alcohol y determinados medicamentos.
  • Adelgace.
  • Evite y trate el estreñimiento.