image for article on marital stress Los sucesos traumáticos exponen nuestra vulnerabilidad. Pueden ocurrir en gran escala, transformar a una comunidad, un estado o una nación. Las tragedias como los ataques terroristas del 11 de septiembre, las guerras en Irak y Afganistán y los desastres naturales como el Huracán Katrina y el tsunami en el Océano Índico afectaron a la gente en todo el mundo. El trauma también puede pasar en una escala más pequeña: un atraco, un accidente automovilístico, un asalto. Lo que estos eventos tienen en común es que además de las lesiones físicas crean una tensión psicológica extrema. Incluso la gente que observó el suceso, sin experimentarlo de primera mano, puede mostrar síntomas de angustia.

Reacciones Comunes para los Sucesos Traumáticos

La organización Mental Health America destaca que la gente difiere en cómo reacciona a un suceso traumático. Por ejemplo, puede sentirse más temeroso y ansioso que su vecino quien pasó la misma experiencia.

Mientras las reacciones varían de persona a persona, hay algunos síntomas típicos que muchos experimentan:

    
  • Emociones - Usted podría sentir:     
  • Incredulidad sobre el evento, miedo, nerviosismo, ansia sobre el futuro, depresión, enojo, culpa, vergüenza
  • Comportamientos - Usted podría:     
  • Tener dificultad para dormir y tener pesadillas, no tener hambre o comer más de lo normal, llorar fácilmente, discutir y tener peleas, beber más alcohol , usar drogas , fumar más, no querer hacer su rutina diaria, tener dificultades en el trabajo
  • Pensamientos - Usted podría:     
  • Tener dificultades para tomar decisiones y concentrarse, tener pensamientos recurrentes sobre el suceso (algo puede provocar estos pensamientos, tal como observar, oler o escuchar algo)
  • Síntoma físicos - Usted podría tener:     
  • Dolores de cabeza , dolores de espalda dolores estomacales, síntomas de resfriado o gripe , sarpullido, náusea, mareo, fatiga
  • Generalmente estas reacciones desaparecen con el tiempo. Podría llevar varias semanas o meses antes de que sienta que su vida es normal otra vez. Según la Mental Health America, en promedio, la gente reporta sentirse mejor tres meses después del evento.

    Maneras para Ayudar a Recobrarse

    Pero, ¿cómo llega al punto donde se está sintiendo mejor? Además de lidiar con el trauma, puede estar enfrentando cambios de vida extremos, como estar separado de sus seres queridos, perder su casa y trabajo o tener deudas acumuladas. Cualquiera de éstas es un reto agobiante. Pero hay medidas positivas que puede tomar para cuidar su salud física y mental.

    Cuide Su Cuerpo

    Recuerde que aún necesita cuidar sus necesidades físicas. Si tiene lesiones del suceso o de una enfermedad crónica, como diabetes , obtenga asistencia médica y continúe tomando sus medicamentos. También debe dormir lo suficiente, ejercitarse, beber mucha agua y comer comida saludable . Su cuerpo necesita descanso y alimento para sanar.

    Reduzca Su Exposición al Suceso

    Puede sentir el deseo de tener tanta información como pueda sobre el suceso traumático. Estaciones de noticias las veinticuatro horas y el Internet forman parte de esto. Pero la exposición continua puede hacerlo sentir más estresado y agobiado. Intente limitar el tiempo que pasa viendo o escuchando las noticias.

    Hable

    Necesita hablar sobre lo que le pasó. Esto puede minimizar el estrés y ayudarlo a darse cuenta que la gente se preocupa y siente lo mismo que usted. ¿Con quién debe hablar? Alguien en quien confíe, como un amigo, familiar, líder religioso, médico o terapeuta . Será difícil al principio expresarse y volver a visitar el suceso, pero es una parte importante del proceso de curación.

    Manténgase Conectado

    Familia y amigos están ahí para apoyarlo durante las luchas de la vida. Acérquese a ellos. Pase tiempo con la gente que es alentadora y compasiva. Si sus seres queridos viven lejos, tómese el tiempo para llamarlos. También puede sentirse conectado uniéndose a un grupo de apoyo , participando en una organización religiosa o espiritual o haciéndose amigo de sus vecinos. No tiene que pasar por esto solo.

    Dé un Paso Positivo

    Ayúdese ayudando a otros. Si hay una donación de sangre o un proyecto de limpieza del vecindario, involúcrese. Poniendo sus energías físicas y mentales hacia algo bueno, puede sentirse más facultado, además verá un resultado positivo de sus esfuerzos. Si no está seguro donde comenzar, llame a las organizaciones voluntarias de su comunidad.

    Regrese a Su Rutina

    Inmediatamente después del suceso traumático, puede sentir que su mundo se ha volteado al revés. Una manera de empezar a tener cosas que se sientan normal otra vez es regresando a su rutina. Puede que necesite empezar enfocándose en unas pocas, tareas que solía hacer, como sacar la basura o barrer el piso. Incluso hacer estas pequeñas tareas pueden provocar un sentido de logro.

    Cuando regrese a trabajar, use listas de control para organizar sus proyectos. Estas listas pueden ayudarlo a enfocarse que necesita hacer ahora y permitirle ver el progreso que ha hecho.

    Haga Algo Divertido

    Merece algo que sea agradable. ¿Hay un DVD que ha tenido la intención de ver? ¿Una novela de éxito en un estante? O tal vez quiere cultivar su lado creativo pintando, escribiendo o tomando fotografías. Esto puede ser una manera genial para usted de expresarse y divertirse al mismo tiempo. Participar en actividades agradables le da un descanso necesario del estrés.

    Haga Algo Relajante

    Las actividades relajantes , como la meditación y el yoga , pueden ayudarlo a enfocar y reducir el estrés. También puede encontrar que las pequeñas medidas, como tomar un baño caliente o escuchar música, pueden ayudarlo a relajarse.

    Síntomas De los Cuales Usted Necesita Ayuda

    Aunque es importante tomar un papel activo en su proceso de sanación, es igualmente importante reconocer cuando necesita ayuda profesional.

    Estos son algunos síntomas que necesitan ayuda inmediatamente:

        
  • Emociones - Usted podría:     
  • Tener sentimientos intensos que no se van y perturban su vida cotidiana; sentirse deprimido , culpable, despreciable, desesperanzado, ansioso, nervioso; sentir miedo por su seguridad y de hacer cosas que solía hacer (como salir de casa o estar en lugares concurridos)
  • Comportamiento - Usted podría:     
  • Tener dificultad para dormir y tener pesadillas, evitar algo que le recuerde el suceso, no disfrutar las actividades de la manera que una vez lo hizo, beber más alcohol, usar drogas, tener dificultades en el trabajo, actuar imprudentemente, ser abusivo, dejar de hacer su rutina diaria, dejar de cuidar sus necesidades básicas (como ducharse)
  • Pensamientos - Usted podría:     
  • Sentirse desorientado o tener pérdida de memoria, tener alucinaciones, pensar continuamente en el suceso, tener pensamientos sobre lastimarse o lastimar a otras personas
  • Si tiene pensamientos suicidas u homicidas, consiga ayuda inmediatamente.
  • En algunos casos, experimentar un suceso traumático puede causar trastorno de estrés postraumático (TEP), un tipo de trastorno de ansiedad. Si tiene TEP, mantiene reviviendo el suceso en su mente; podría tener pesadillas frecuentes, escenas retrospectivas o alucinaciones. Podría ir detalladamente evitando cualquier recordatorio del suceso. Un movimiento repentino o ruido puede asustarlo y puede tener un tiempo extremadamente difícil para concentrarse.

    Si cree que tiene TEP o tiene un tiempo difícil adaptándose, llame a un terapeuta. Incluso si se siente avergonzado o inseguro sobre llamar para pedir ayuda, recuerde que esto es algo que necesita hacer por su salud mental. Los síntomas del trauma pueden hacerlo sentir como si no tuviera control sobre su vida y mermar las relaciones con la familia, amigos y compañeros de trabajo. Pero al trabajar con un terapeuta, puede aprender estrategias para ayudar a lidiar con la ansiedad, la tensión y la ira.

    Encontrando un Terapeuta

    Si tiene un seguro médico, su aseguradora tendrá una lista de proveedores que están bajo su plan. Su médico puede mandarlo con un terapeuta o puede llamar al hospital local para asistencia. Los familiares y amigos también pueden recomendarle a alguien. Además, la Substance Abuse and Mental Health Services Administration tiene un localizador de instalaciones de salud mental en su página de internet.

    No está solo en su lucha. Los familiares y amigos están ahí para ofrecer apoyo. Los terapeutas experimentados pueden enseñarle técnicas para ayudarlo a recuperarse. El suceso traumático no tiene que definir quién es usted; la esperanza aún existe.