Consulte también:

    
  • Asma: adultos
  • Definición

    El aire viaja hacia adentro y hacia afuera de los pulmones a través de tubos bronquiales. El asma es una inflamación crónica de estos tubos. Esta inflamación provoca que los pasajes de aire se vuelvan estrechos. Esto hace que sea difícil respirar. Existen diferentes grados de asma. Algunas personas podrían tener asma muy leve con brotes ocasionales. Otras, podrían tener un asma constante y severa.

    Tubos Bronquiales Inflamados

    Pulmón inflamado y asma

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    El asma es la enfermedad crónica más común encontrada en niños. Si su hijo está teniendo dificultad para respirar, llame al servicio de emergencias inmediatamente. Ésta es una condición potencialmente seria que necesita atención médica inmediata.

    Si no es una emergencia, pero usted sospecha que su hijo podría tener asma, consulte a su médico. Con tratamiento adecuado, el asma puede ser controlada.

    Causas

    Se desconocen las causas exactas del asma. Se cree que una mezcla de genes y el entorno provocan el asma. Las causas posibles incluyen:

        
  • Antecedentes familiares
  • Tendencia a desarrollar alergias
  • Infecciones respiratorias
  • Contacto con alérgenos cuando se está desarrollando el sistema inmunológico
  • Algunas condiciones se conocen por desencadenar un ataque de asma. Éstos incluyen:

        
  • Ejercicio - especialmente en aire frío
  • Humo de tabaco
  • Sustancias que provocan alergias (alérgenos)     
  • Polvo
  • Alimentos - cacahuates, leche, trigo, huevos, y nueces de árboles son comunes
  • Moho
  • Pelo de animales
  • Infección respiratoria
  • Cambio abrupto en el clima
  • Factores de riesgo

    Estos factores incrementan la probabilidad de que su hijo tenga asma. Dígale a su médico si su hijo tiene alguno de estos factores de riesgos:

        
  • Antecedentes familiares
  • Tendencia a desarrollar alergias
  • Historial de infecciones respiratorias
  • Exposición al humo del cigarro
  • Parto prematuro
  • Historial de alergias y/o eczema
  • Uso de piscina con cloro en el caso de niños que ya presentan riesgo de padecer asma
  • Tomar medicamentos, como acetaminofeno
  • Síntomas

    Si su hijo tiene alguno de estos síntomas, no asuma que se debe a asma. Éstos podrían ser causados por otras condiciones. Dígale a su médico si su hijo tiene alguno de ellos:

        
  • Falta de aire
  • Toser
  • Dificultad para respirar
  • Sibilancia
  • Opresión en el pecho
  • Fatiga
  • Quejas de que el niño siente dolor en el pecho o sensaciones extrañas
  • Dificultad durante alimentaciones en bebés
  • Dificultad para dormir
  • El niño evita ejercicio o deportes
  • Diagnóstico

    Su médico le preguntará acerca de los síntomas e historial clínico de su hijo. Se le realizará un examen físico. El médico escuchará los pulmones de su hijo. Su médico podría canalizarlo con un especialista. Un neumólogo se enfoca en los pulmones. Un inmunólogo se enfoca en alergias.

    Las pruebas pueden incluir:

        
  • Examen de espirometría - examen que mide qué tan bien respira su hijo; a él se le podría pedir que respire profundamente y después exhale en un tubo que está unido a una máquina
  • Examen de rendimiento - examen que usa espirometría para medir qué tan bien respira su hijo después de provocar síntomas de asma
  • Oximetría de pulso - examen que usa un sensor en un dedo para medir la concentración de oxígeno
  • Medicamentos - en niños pequeños que no pueden someterse a examinación de espirometría, el médico podría prescribir un medicamento broncodilatador (medicamento que abre los pasajes de aire); si los síntomas de su hijo mejoran, entonces el médico podría diagnosticar asma
  • Rayos X - examen que usa radiación para formar una imagen; se utiliza una radiografía de tórax para descartar infecciones y enfermedades
  • Examinación cutánea - examen que introduce cantidades muy pequeñas de alérgenos comunes dentro de la piel; usado para identificar alérgenos comunes que podrían desencadenar síntomas de asma
  • Tratamiento

    Hable con su médico acerca del mejor plan para su hijo. Debe formular un plan de acción para el asma con el médico de su hijo. Su hijo deberá seguir este plan para ayudar a controlar el asma y manejar los ataques de asma. El tratamiento variará con base en la cantidad de episodios que tenga su hijo y cualquier síntoma específico. Las opciones de tratamiento incluyen:

    Cambios en el estilo de vida

    Puede ayudar a su hijo a reducir sus probabilidades de desencadenar un ataque de asma si hace cambios en el estilo de vida, como:

        
  • Descubrir a qué es alérgico su hijo y evitar desencadenantes conocidos. Estos pueden incluir ciertos alimentos, polen y contaminación ambiental.
  • Evitar exponer a su hijo al humo de tabaco.
  • Tener sistemas apropiados de calefacción, refrigeración y ventilación en su hogar.
  • Medicamentos

    Los medicamentos usados para tratar el asma se clasifican en una de dos categorías:

        
  • Medicamentos de alivio rápido: Algunas veces, a estos se les llama medicamentos de rescate y se utilizan para tratar rápidamente los problemas respiratorios. Inhaladores comunes incluyen:     
  • Albuterol
  • Levalbuterol
  • Ipratropium
  • Pirbuterol
  • Control a largo plazo:     
  • Corticosteroides inhalados
  • Corticosteroides sistémicos
  • Betaagonistas de acción prolongada: en la mayoría de los casos, indicados con un corticoesteroide inhalado
  • Modificadores de leucotrieno como montelukast (Singulair) y zafirlukast (Accolate)
  • Teofilina
  • Cromolina o nedocromil
  • Zileuton (Zyflo), un inhibidor de 5-lipoxigenasa
  • Medicamentos de combinación que incluyen un broncodilatador de efecto prolongado y un corticosteroide inhalado
  • Además de estos medicamentos, los niños mayores de seis meses deben recibir una vacuna contra la gripe por año. Los niños que padecen asma tienen mayor riesgo de tener complicaciones de la gripe.

    Vacunas contra alergias (inmunoterapia)

    El asma de su hijo podría ser desencadenada por alergias. En este caso, el médico puede recomendarle que se le apliquen al niño vacunas contra alergias . Estas inyecciones son cantidades muy pequeñas de un alérgeno inyectado dentro de la piel. Con el paso del tiempo, su hijo reacciona menos a los alérgenos específicos. Con menos factores desencadenantes, el asma también disminuye.

    Prevención

    No se conocen maneras para prevenir que su hijo desarrolle asma. Si su hijo ya tiene asma, usted puede disminuir el riesgo de que sufra episodios asmáticos si lo ayuda a seguir el plan de tratamiento.