Definición

La pérdida de la voz (también llamada afonía) puede tener varias formas diferentes. La persona puede perder la voz de forma parcial (como una ronquera leve) o puede perder completamente la voz (por ejemplo, la voz suena como un susurro). La pérdida de la voz puede ser gradual o rápida, según la causa. Por lo general, esto se debe a problemas con la caja de voz (llamada laringe). Sin embargo, pueden existir otras causas.

La afonía es diferente a la afasia, que es un trastorno de comunicación.

La Laringe

Imagen informativa de Nucleus

© 2011 Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

La afonía puede ser causada por:

    
  • Condiciones físicas que afectan las cuerdas vocales o las vías respiratorias. Esto puede implicar lesión, inflamación o enfermedad, como:     
  • Laringitis causada por una infección viral, bacteriana o fúngica
  • Abuso de la voz (gritar o hablar excesivamente)
  • Exposición a irritantes atmosféricos, como fumar o estar expuesto a contaminantes del aire
  • Reflujo ácido (p. ej., acidez gástrica )
  • Engrosamiento de las cuerdas vocales
  • Nódulos o pólipos en las cuerdas vocales
  • Disfonía por tensión muscular
  • Daño a los nervios que afectan el funcionamiento de la laringe
  • Cáncer laríngeo o de tiroides
  • Extirpación de la laringe debido a cáncer
  • Problemas respiratorios que afectan la capacidad para hablar
  • Trastornos neurológicos (p. ej., miastenia gravis , esclerosis múltiple , enfermedad de Parkinson , esclerosis lateral amiotrófica )
  • Condiciones psicológicas (p. ej., afonía histérica)
  • Factores de riesgo

    Estos factores incrementan su probabilidad de desarrollar afonía:

        
  • Usar excesivamente la voz (p. ej., hablar hasta quedar ronco)
  • Tener comportamientos que hacen abuso de las cuerdas vocales, como fumar , que también aumenta el riesgo de padecer cáncer de laringe
  • Someterse a cirugía de la laringe o un área cercana
  • Síntomas

    Los síntomas pueden incluir:

        
  • Incapacidad para hablar o incapacidad para hablar más fuerte que un susurro
  • Ronquera
  • Espasmo de las cuerdas vocales
  • Dolor de la garganta
  • Dificultad para deglutir (los alimentos o líquidos se van a los pulmones).
  • ¿Cuándo debo llamar al médico?

    Llame al médico si:

        
  • Tiene ronquera que no mejora después de alrededor de dos semanas
  • Pierde completamente la voz durante algunos días
  • Tiene los ganglios linfáticos inflamados y duros
  • Tiene dificultad para tragar
  • Tose sangre
  • Siente un bulto en la garganta
  • Tiene dolor fuerte de garganta
  • Padece pérdida inexplicable de peso
  • Tiene cualquier otra inquietud
  • ¿Cuándo debo pedir asistencia médica inmediata?

    Solicite asistencia médica o diríjase a la sala de urgencias inmediatamente si:

        
  • Pierde repentinamente la capacidad de habla: esto puede ser signo de una lesión en la cabeza o un accidente cerebrovascular .
  • Tiene dificultad para respirar
  • .

    Si cree que tiene una emergencia, pida ayuda médica de inmediato.

    Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. También le realizará un examen físico.

    Si la causa subyacente de la ronquera no es evidente, es posible que se lo derive a un otorrinolaringólogo. Este médico puede utilizar un instrumento llamado laringoscopio para examinarle las cuerdas vocales. También puede realizarle otros exámenes para evaluar la función de la voz.

    Si al médico le preocupa que pueda existir un problema psicológico o neurológico subyacente, es posible que lo derive a otro especialista.

    Tratamiento

    Las medidas generales que pueden ayudarlo en caso de laringitis incluyen:

        
  • Descansar la voz
  • Evitar fumar
  • Permanecer hidratado
  • Usar un humidificador de aire frío
  • Tomar analgésicos de venta libre (p. ej., acetaminofeno , ibuprofeno ), si es necesario
  • Otros tratamientos dependen de la causa específica, como:

        
  • Comenzar una terapia de la voz si la pérdida de voz se debe al uso excesivo
  • Tomar medicamentos para controlar el reflujo ácido
  • Someterse a cirugía para quitar los crecimientos
  • Prevención

    Para ayudar a reducir su probabilidad de tener afonía, siga estos pasos:

        
  • Dejar de fumar , si tiene ese hábito.
  • Si bebe, hágalo con moderación.
  • Limite su exposición a gases y toxinas.
  • Evite hablar excesivamente o gritar.
  • Evite susurrar
  • Si tiene que hablar mucho en el trabajo, consulte a un terapeuta de la voz para aprender técnicas vocales.
  • Reciba tratamiento para las condiciones subyacentes que puedan causar pérdida de la voz.