Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Es posible desarrollar esclerodermia con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tenga, será mayor su probabilidad de desarrollar esclerodermia. Si usted tiene numerosos factores de riesgo, pregunte a su médico lo que puede hacer para reducir su riesgo.

Factores que pueden incrementar su riesgo de desarrollar esclerodermia incluyen:

Edad

El tipo morfea de esclerodermia por lo general ataca a personas aproximadamente a los 20-40 años de edad. La esclerodermia sistémica (ya sea limitada o difusa) es más probable que ocurra en personas de 30-50 años de edad.

Sexo

En general, las mujeres son tres veces más propensas que los hombres a desarrollar esclerodermia. Durante las edades de 30 a 55 años, las mujeres desarrollan la enfermedad en un índice de 7-12 veces más alto que los hombres. Investigadores sospechan que las mujeres podrían tener riesgo más alto debido a embarazos previos (las células fetales podrían desencadenar una reacción inmune) o a los efectos del estrógeno, pero se necesitan más estudios para ver si hay una relación.

Factores Genéticos

Las personas que tienen miembros de la familia con enfermedades autoinmunes tienen una probabilidad incrementada de desarrollar esclerodermia.

Origen Étnico

Las mujeres afroamericanas jóvenes tienen un índice particularmente alto de esclerodermia y tienden a tener formas más severas de la enfermedad. Los americanos nativos Choctaw en Oklahoma tienen un índice extremadamente alto de esclerodermia.

Factores Ambientales

Numerosas exposiciones ambientales parecen incrementar el riesgo de esclerodermia, incluyendo:

    
  • Minería de carbón
  • Minería de oro
  • Exposición a:     
  • Cloruro de polivinilo (usado en la industria de plásticos)
  • Resinas epóxicas
  • Benceno
  • Tolueno
  • Tricloroetileno
  • Pentazocina
  • Bleomicina
  • Aceite de colza contaminado con anilina (usado para cocinar)