El propósito de la revisión es el diagnóstico temprano y el tratamiento de una infección. Por lo general, los exámenes de revisión se realizan a personas sin síntomas actuales, pero que pueden estar en riesgo de ciertas enfermedades o condiciones.

Exámenes de Revisión

Usted recibirá varios exámenes de revisión como parte de su cuidado prenatal de rutina. Los exámenes de revisión pueden ayudar a su médico a saber si usted está en riesgo de ciertas infecciones durante el embarazo. Los exámenes pueden incluir:

Amniocentesis - El retiro de una pequeña cantidad de líquido amniótico (el agua que rodea a un bebé en desarrollo) del útero. Aunque por lo general este procedimiento se usa para detectar problemas genéticos con el bebé en desarrollo, también puede ayudar al médico a saber si hay una infección presente. La amniocentesis tiene un pequeño riesgo de aborto espontáneo , así que sólo se ofrece a mujeres con ciertos factores de riesgo. Por lo general se realiza sólo si se sospecha de infección de las membranas fetales.

Examen sanguíneo - Se examina su sangre para detectar la presencia de anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas que su cuerpo ha producido para combatir una infección.

Cultivo - El médico frotará suavemente su vagina, ano, y/o recto para ver si hay una infección presente. El cultivo será examinado bajo un microscopio en el consultorio o será enviado a un laboratorio para su examinación.

Ultrasonido - Un técnico sostendrá un dispositivo sobre el abdomen que rebota ondas sonoras del útero y su bebé en desarrollo. Las ondas sonoras producen impulsos eléctricos que crean una imagen del bebé en un monitor de video. Esto ayuda al médico a revisar cualquier anormalidad fetal que pudiera indicar una infección (por lo general viral) en la madre.

Análisis de orina - Éste es un examen para revisar bacterias en la orina. Después de que usted orina en un vaso, su profesional en el cuidado de la salud usará una tira de papel especialmente tratada para detectar bacterias en la orina.

Indicaciones de Revisión

The Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomienda que las mujeres embarazadas sean revisadas para detectar enfermedades de transmisión sexual (STD) en su primera visita prenatal. La revisión buscará las siguientes STD:

    
  • Vaginosis bacteriana (sólo se recomienda si usted ha tenido un parto prematuro anteriormente)
  • Clamidia
  • Gonorrea
  • Hepatitis B
  • Hepatitis C
  • VIH
  • Sífilis
  • La CDC también recomienda que usted sea revisada para detectar Enfermedad estreptocócica de Grupo B (GBS) a las 35-37 semanas. Si la prueba es positiva, usted recibirá antibióticos para tratar esta infección durante la labor de parto.

    Revisión Previa al Embarazo

    Una revisión previa al embarazo le puede ayudar a prevenir infecciones en el embarazo y mejorar las probabilidades de tener un bebé saludable. En la visita previa al embarazo, su profesional en el cuidado de la salud le preguntará acerca de su historial médico, embarazos previos, y estilo de vida. Usted puede hacer preguntas y discutir preocupaciones, como acerca de que su trabajo o pasatiempos lo expongan a posibles peligros.

    Los exámenes sanguíneos miden la inmunidad a ciertas infecciones. Si usted tiene inmunidad, no puede contraer la infección nuevamente. Si no tiene inmunidad, podría recibir una vacuna para protegerse de la infección. Durante una visita previa al embarazo, usted puede ser examinada para detectar:

        
  • Varicela - Las mujeres no inmunes pueden ser vacunadas antes del embarazo. La concepción se debe postponer durante tres meses.
  • Hepatitis B - The Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomienda que todas las mujeres sean revisadas de hepatitis B. Los bebés no tratados de madres infectadas tienen aproximadamente un riesgo del 50% de contraer el virus. Por lo general, la vacunación oportuna y el tratamiento después del parto pueden prevenir infecciones en el bebé. Sin embargo, las mujeres en alto riesgo (como las que trabajan en el cuidado de la salud) deberían considerar la vacunación antes del embarazo.
  • Rubéola (Sarampión alemán) - Si usted no es inmune, puede ser vacunada antes del embarazo. La concepción se debe postponer durante tres meses después de la vacunación .
  • Toxoplasmosis - Algunos profesionales en el cuidado de la salud revisan para detectar inmunidad a esta infección. A menos que una mujer sepa que es inmune, no debería comer carne poco cocida o cruda ni manipular arena para gatos.
  • Citomegalovirus (CMV) - Las trabajadoras en el cuidado de la salud o en el cuidado de los niños podrían desear ser examinados para CMV antes del embarazo para ver si han tenido CMV previamente. No se recomienda la examinación de rutina para mujeres en bajo riesgo. Si usted ya ha tenido CMV, tiene poca causa para preocuparse durante el embarazo.
  • Otras Infecciones - Las revisiones pueden encontrar infecciones vaginales e infecciones en el tracto urinario que podrían incrementar el riesgo de labor de parto prematura .