El árbol de sasafrás, uno nativo de Norteamérica, tiene una larga historia de uso como saborizante y como medicina. El aceite extraído de su raíz era uno de los componentes originales de la cerveza herbal de raíz. Como medicina, se usaba para tratar la influenza y otras infecciones que producen fiebre, así como artritis, infecciones del tracto urinario, y trastornos digestivos. También se usaba comúnmente como un "tónico" o un "purificador de la sangre."

Sin embargo, en la década de 1960, se descubrió que el aceite de sasafrás contenía altos niveles de una toxina hepática llamada safrola. 1-5 Cuando se administra a animales, la safrola causa cáncer hepático, e incluso una sola taza de té de sasafrás contiene niveles peligrosos de la sustancia.

Debido a esto, el sasafrás se ha prohibido para el consumo humano. Sólo se pueden vender productos sin safrola; sin embargo, pueden haber otros carcinógenos en el sasafrás además de la safrola. 6

El aceite de sasafrás también es inmediatamente tóxico; unas cuantas gotas pueden matar a un bebé, y una cucharada cafetera puede causar la muerte en un adulto. 7

Por todas estas razones, recomendamos fuertemente no usar el sasafrás para ningún propósito.