Definición

Un absceso anal es una cavidad glandular llena de pus ubicada cerca del ano, ya sea en la profundidad del recto o cerca del orificio del ano. Entre 8 y 9 personas de cada 10.000 padecen esta condición.

Causas

Los abscesos resultan cuando bacterias infectan una glándula secretora de mucosa en el ano o recto, causando obstrucción y daño al tejido intramuscular circundante. No se conoce la causa de la infección, ya que, normalmente, esa área no suele infectarse.

Factores de Riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Los siguientes factores incrementan su probabilidad de desarrollar un absceso anal. Si usted tiene alguno de estos factores de riesgo, discútalo con su médico:

    
  • Sexo: masculino
  • Colitis u otras enfermedades intestinales inflamatorias (p. ej., enfermedad de Crohn )
  • Síntomas

    Si usted experimenta alguno de estos síntomas, no asuma que se debe a un absceso anal. Estos síntomas pueden ser causados por otras condiciones de salud. Si experimenta alguno de ellos, discútalo con su médico.

    Los síntomas incluyen:

    En caso de un absceso cerca de la superficie de la piel de los glúteos:

        
  • Dolor y sensibilidad que se difunde desde la ubicación del absceso
  • Enrojecimiento e inflamación visibles
  • Fiebre
  • En caso de un absceso ubicado más profundo dentro del recto:

        
  • Dolor en la parte baja de abdomen
  • Inflamación en el recto que se puede ver durante la examinación rectal
  • Fiebre
  • Los abscesos anales pueden ir acompañados de dolor con heces fecales y/o incontinencia de heces (incapacidad de contener las heces).

    Diagnóstico

    Su médico le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico, y le realizará un examen físico. Aunque el médico será capaz de ver un absceso cerca de la superficie de la piel, él puede necesitar examinar el recto con un dedo enguantado para determinar la presencia de un absceso más profundo.

    Tratamiento

    El tratamiento normalmente consiste de drenar el absceso, lo cual se hace al realizar una incisión a través de la piel cerca del ano dentro del absceso. Para este procedimiento, se le aplicará anestesia local. En algunas ocasiones, se requiere internación, además de anestesia general . Se pueden administrar antibióticos para reducir la fiebre o bajo otras circunstancias especiales.

    Complicaciones del Tratamiento

    Después del drenaje (o la ruptura natural) de un absceso, en más de la mitad de los casos, se forma una fístula anal, generalmente algunas semanas después, aunque a veces pueden formarse años más tarde. En esta condición, se forma un canal anormal permanente desde el sitio del absceso original hasta la superficie de la piel cerca del ano. Este canal (fístula) permite el drenaje continuo del líquido similar al pus proveniente del absceso. En el caso de una fístula, normalmente se recomienda cirugía para eliminar y cerrar este canal. Después de la cirugía, puede reaparecer la fístula, y puede haber incontinencia fecal.

    Si se le diagnostica un absceso o una fístula anal, siga las indicaciones de su médico.

  • Fístula Anal

    fístula anal

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

  • Prevención

    No se conocen maneras para prevenir los abscesos anales o las fístulas posteriores debido a que se desconoce la causa de la infección original de las glándulas anales.