mythbuster graphic Muchos padres creen que un bebé que usa zapatos o usa una andadera aprenderá a caminar más pronto. Las andaderas tienen la intención de permitir a los bebés, que se pueden sentar pero todavía no pueden caminar por sí mismos, moverse alrededor de manera independiente. Las andaderas consisten de un asiento de tela que soporta el peso del bebé pero permite que sus pies toquen el suelo. La base de la caminadora está sobre ruedas, permitiendo una fácil movilidad. Las andaderas se han vuelto inmensamente populares, y con frecuencia los padres le dan la bienvenida a una forma sencilla de entretenimiento y ejercicio para su hijo. Sin embargo, ningún estudio ha encontrado que las andaderas ayuden a los niños a aprender a caminar más pronto, y algunos incluso han encontrado que usar una andadera parece dificultar un desarrollo adecuado.

Evidencia Contra la Aseveración de Salud

Ponerle zapatos a un bebé a temprana edad no lo animará a caminar más pronto. De hecho, mantener descalzo a un bebé ayuda a fortalecer los músculos del pie y fomenta el equilibrio. Las andaderas también interfieren con el progreso natural de aprender a sentarse, gatear, ponerse de pie, y después caminar. La mayoría de quiroprácticos se oponen al uso de andaderas debido a las implicaciones a largo plazo para la columna que resultan de saltarse dichos pasos. Además, un bebé que se sienta en una andadera no puede ver sus pies debido a la ancha bandeja. Esto puede impedir la coordinación porque el bebé no tiene retroalimentación visual a medida que está aprendiendo a caminar.

Varios estudios han comparado el desarrollo físico y mental de los bebés que usan andaderas con el de los bebés que no lo hacen. Muchos estudios han encontrado que los bebés que usaban caminadoras en realidad se sentaban, gateaban, y caminaban más tarde que los que no las usaban. Los bebés con experiencia con andaderas también obtuvieron resultados más bajos en las escalas de Bayley de desarrollo mental y motriz (una escala de desarrollo en bebés popular entre investigadores). Unos cuantos estudios no encontraron diferencia entre el comienzo del caminar entre usuarios de andaderas y no usuarios de éstas. Independientemente, ningún estudio ha mostrado que las andaderas ayuden a los niños a caminar más pronto de lo que lo harían si no usaran una andadera.

Riesgos del Uso de Andadera

Los riesgos asociados con el uso de andaderas superan los posibles beneficios: se reportaron 34 muertes infantiles relacionadas con las andaderas desde 1973-1998. The Committee on Injury and Poison Prevention of the American Academy of Pediatrics (AAP) recientemente realizó investigación sobre lesiones relacionadas con andaderas entre niños estadounidenses menores a 15 meses de edad. Un análisis de registros de salas de emergencia desde 1990 hasta 2001 encontró que aproximadamente 197, 200 lesiones infantiles relacionadas con andaderas ocurrieron durante este tiempo. Aunque el número de lesiones al año sí disminuyó drásticamente después que se introdujeron centros de actividad estacionarios en 1994, y se pusieron nuevos estándares para andaderas en 1997, los niños pequeños continúan lastimándose usando andaderas. Casi 9,000 niños menores de 15 meses fueron llevados salas de emergencia en 1999 por lesiones asociadas con el uso de andaderas.

Las andaderas pueden pellizcar los dedos de manos y pies, volcarse, caer al agua, caer por las escaleras, tumbar puertas para bebés, ganar velocidad rápidamente (hasta tres pies por segundo), y facilitar que un bebé alcance objetos más altos que podrían ser peligrosos (como una taza de café caliente, o un objeto pesado o frágil sobre un estante). La mayoría de las lesiones relacionadas con andaderas ocurren cuando los adultos están supervisando al bebé en la andadera.

Evidencia para la Aseveración de Salud

Ningún estudio conocido apoya la aseveración de que un bebé que use zapatos o use una andadera aprenderá a caminar más pronto.

Conclusión

Los padres usan andaderas para sus bebés por una variedad de razones, incluyendo mantener entretenido a un bebé, proporcionar un medio de ejercicio, y fomentar la movilidad y el pronto caminar. Sin embargo, investigación no ha encontrado una conexión entre las andaderas y el pronto caminar. De hecho, ¡puede ser verdadero lo contrario! Debido a que no hay ventajas claras para el desarrollo para las andaderas, y debido a que el índice de lesiones es tan alto, la AAP ha propuesto una prohibición a la venta de andaderas móviles para bebés. Tampoco se recomienda fomentar el pronto caminar al hacer que un bebé use zapatos, ya que esto puede dificultar el desarrollo muscular adecuado. Permitir que los bebés se sienten, gateen, y caminen por sí mismos y a su propio ritmo, es la mejor manera de promover la coordinación y la habilidad para caminar.