Definición

En las personas que viajan a destinos internacionales, especialmente a países en vías de desarrollo, las heces acuosas y flojas ( diarrea ) son causadas con mayor frecuencia por una infección bacteriana o viral. La mayoría de los casos de diarrea del viajero desaparecen dentro de un lapso de 1 o 2 días sin tratamiento, y el 90% desaparece en una semana.

Causas

La causa principal de la diarrea del viajero es la ingesta de alimentos o de agua contaminada con materia fecal. La sustancia dañina lleva una bacteria o virus que causa la diarrea. Los patógenos comunes incluyen:

    
  • Bacterias     
  • Escherichia coli
  • Campylobacter jejuni
  • Shigella
  • Salmonela
  • Yersinia
  • Virus     
  • Rotavirus
  • Virus Norwalk
  • Enterovirus
  • El virus ataca la célula

    Virus

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    Factores de riesgo

    El factor de riesgo más importante para contraer diarrea del viajero es el destino. Los países subdesarrollados con abastecimientos contaminados de agua poseen el riesgo más alto. Los siguientes factores incrementan la probabilidad de contraer diarrea del viajero. Si tiene alguno de estos factores de riesgo y planea viajar internacionalmente, dígaselo a su médico.

        
  • Niños menores de dos años de edad
  • Personas con sistemas inmunes debilitados
  • Personas con diabetes o enfermedad inflamatoria del intestino
  • Personas que toman bloqueantes del ácido o antiácidos
  • Enfermedad Inflamatoria del Intestino

    Trasorno de Crohn

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    Síntomas

    Si experimenta alguno de estos síntomas no asuma que se debe a la diarrea del viajero. Estos síntomas pueden ser causados por otras condiciones de salud:

        
  • Frecuencia elevada y volumen de las heces fecales
  • Evacuaciones blandas frecuentes (4-5 evacuaciones acuosas al día)
  • Calambres abdominales
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Fiebre
  • Distensión
  • Diagnóstico

    El médico le preguntará acerca de sus síntomas e historial clínico, y le realizará un examen físico. Se tomará una muestra de las heces que permitirán al médico identificar el patógeno.

    Tratamiento

    Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones de tratamiento incluyen:

    Agentes antimotilidad

    Algunos ejemplos de dichos medicamentos incluyen:

        
  • Loperamida (Imodium), difenoxilato y atropina (Lomotil), y opioides: estos medicamentos reducen los espasmos musculares del tracto gastrointestinal, lo que enlentece el tránsito y aumenta la absorción. Los niños y las personas con diarrea sanguinolenta deben evitar estos medicamentos.
  • Subsalicilato de bismuto (Pepto-Bismol): es un medicamento de venta libre que disminuye la frecuencia de la deposición.     
  • Nota: las siguientes personas no deben usar este medicamento:     
  • Niños o mujeres embarazadas
  • Personas alérgicas a la aspirina o a los salicilatos
  • Personas que toman aspirina o fármacos similares (salicilatos)
  • Antibióticos

    Los antibióticos más comunes para el tratamiento de la diarrea del viajero incluyen los siguientes:

        
  • Ciprofloxacina
  • Norfloxacina
  • Ofloxacina
  • Doxiciclina
  • Trimetoprima-sulfametoxazol
  • Estos antibióticos sólo son eficaces para tratar una infección bacteriana.

    Si se le diagnostica diarrea del viajero, siga las indicaciones de su médico.

    Prevención

    Para reducir la probabilidad de contraer diarrea del viajero, tome las siguientes medidas:

        
  • Evite consumir alimentos de vendedores de las calles o en establecimientos antihigiénicos para comer.
  • Evite la carne o mariscos crudos o mal cocidos.
  • Consuma alimentos que estén completamente cocidos y se sirvan calientes.
  • Evite las ensaladas o frutas sin pelar. Coma sólo frutas y verduras que usted pele, como plátanos o naranjas.
  • No tome agua de la llave ni añada cubos de hielo. Beba sólo agua embotellada o, si es necesario, agua local que haya hervido durante 10 minutos o haya sido tratada con yodo o cloro. Puede tomar bebidas carbonadas embotelladas, té o café muy caliente, vino y cerveza.