Definición

Cuando una persona tiene un patrón de comportamiento pasivo-agresivo, es posible que aparente cumplir o actuar de manera adecuada, pero en realidad, se comporta de manera negativa y resiste pasivamente. En el Diagnostic and Statistical Manual for Mental Disorders de la American Psychiatric Association, la agresividad pasiva no está oficialmente caracterizada como un trastorno de personalidad. En cambio, el comportamiento pasivo-agresivo está incluido en un área cuyo estudio aún debe desarrollarse. Sin embargo, si piensa que tiene este patrón de comportamiento y esto le afecta su funcionamiento diario, es importante que busque la ayuda de un profesional de salud mental.

Causas

Se desconoce la causa de la pasividad-agresividad. Pueden existir factores ambientales y genéticos (o biológicos) que contribuyen al desarrollo de este patrón de comportamiento.

Corteza prefrontal

Corteza prefrontal

Se cree que esta parte del cerebro controla nuestra capacidad para actuar de una manera socialmente adecuada. Los cambios biológicos en esta área pueden contribuir a los patrones de comportamiento.

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Factores de riesgo

No existen factores de riesgo establecidos para el comportamiento pasivo-agresivo. Sin embargo, la genética puede estar relacionada.

Síntomas

Los síntomas incluyen:

    
  • Comportamiento contradictorio e incoherente: una persona con este patrón de comportamiento puede verse entusiasta para llevar a cabo los pedidos de otros, pero actúa intencionalmente de una manera que no resulta útil y que puede incluso ser perjudicial.
  • Evitar la responsabilidad de manera intencional: algunos comportamientos que pueden usarse para evitar la responsabilidad incluyen lo siguiente.     
  • Postergar: retrasar o posponer sin necesidad e intencionalmente
  • Ineficiencia deliberada: comportarse a propósito de manera incompetente
  • Olvido
  • Sentimientos de resentimiento hacia otras personas
  • Torpeza
  • Argumentativos, molestos y hostiles, especialmente hacia figuras de autoridad
  • Ofenderse fácilmente
  • Resentimiento de sugerencias útiles por parte de los demás
  • Culpar a los demás
  • Impaciencia crónica
  • Ira u hostilidad no expresadas
  • Diagnóstico

    Un profesional de salud mental diagnostica el trastorno de personalidad pasivo-agresiva después de realizar una evaluación psicológica. En esta puede incluirse una variedad de exámenes de salud mental y neurológicos (para evaluar de qué modo funciona el cerebro).

    Tratamiento

    No hay medicamento disponible para el comportamiento pasivo-agresivo. Si el paciente también presenta ansiedad o depresión , es posible que el médico le recete antidepresivos. Los antidepresivos son medicamentos que alivian los síntomas de la ansiedad y la depresión.

    El asesoramiento puede ayudarlo a tomar conciencia del problema y reconocer la necesidad de cambiar.

    Prevención

    No hay maneras conocidas para prevenir el trastorno de personalidad pasivo-agresiva.