Definición

La policitemia es una condición que ocurre cuando la médula ósea produce una cantidad anormal y excesiva de glóbulos rojos y plaquetas en la sangre. El incremento anormal de glóbulos rojos en la sangre puede causar que la sangre se espese y coagule.

Hay varias formas de policitemia - policitemia primaria, policitemia secundaria, y policitemia por estrés - y cada forma tiene su propio conjunto de causas y factores de riesgo.

La policitemia primaria es una condición crónica y grave que requiere cuidado inmediato por parte de su médico. No existe cura para esta condición, pero hay opciones de tratamiento. Es extremadamente importante que busque atención inmediata para establecer un plan de tratamiento.

Ubicación de una Médula Osea Activa en un Adulto

imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

Se desconoce la causa precisa de la policitemia primaria. No hay factores genéticos o ambientales aparentes que se puedan atribuir a la causa de la policitemia primaria.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es aquello que incrementa las probabilidades de contraer una enfermedad o afección. Los siguientes factores de riesgo incrementarán sus probabilidades de desarrollar policitemia primaria.

    
  • Sexo: masculino (los hombres son dos veces más propensos de ser afectados en comparación con las mujeres)
  • Edad: después de los 40 años; es muy raro que las personas menores de 40 años sean diagnosticadas con policitemia primaria.
  • Raza: caucásica
  • Antecedentes de:     
  • Producción anormal o aumentada de plaquetas en la sangre
  • Aumento general en el número total de glóbulos rojos en la sangre
  • Coágulos o espesamiento de la sangre en las venas y en las arterias principales
  • Síntomas

    Los síntomas de la policitemia primaria ocurren gradualmente y varían de persona a persona. Algunas personas son asintomáticas (no manifiestan signos de la afección), mientras otras son sintomáticas (revelan signos de la enfermedad). Si experimenta cualquiera de estos síntomas, no asuma que se debe a la policitemia primaria. Estos síntomas podrían ser causados por otras condiciones de salud menos serias. Si usted experimenta alguno de ellos, consulte a su médico.

        
  • Sangrado anormal y abundante debido a un corte o a una hemorragia nasal
  • Dolor de los huesos intenso y frecuente y/o dolor muscular
  • Dolores de cabeza, mareos o síntomas gastrointestinales
  • Respiración difícil o complicada
  • El color de la piel parece rojizo
  • Fatiga (un estado de debilidad después de un periodo de actividad mental o física)
  • Incapacidad para concentrarse
  • Gota
  • Trombosis venosa profunda , ataque cardíaco o accidente cerebrovascular
  • Comezón intensa después de un baño en regadera o tina tibio o caliente, o cualquier actividad que requiera remojar su piel en agua tibia o caliente
  • Diagnóstico

    Su médico le preguntará acerca de sus síntomas e historial médico y le realizará un examen físico. También puede ser canalizado con un médico que se especialice en enfermedades y trastornos sanguíneos (llamado hematólogo). El hematólogo realizará una serie (un conjunto) de pruebas que pueden incluir:

        
  • Hemograma completo: para medir el nivel de hematocritos (la proporción de glóbulos rojos en la sangre)
  • Biopsia de médula ósea (se inserta una aguja hueca en el hueso pélvico para extraer una muestra de las células de la médula ósea): permite determinar el grado de producción excesiva de glóbulos rojos por parte de la médula ósea. También se usa esta prueba para ayudar a determinar qué tipo de medicamento y otras opciones de tratamiento reducirán la producción de glóbulos rojos en la médula ósea.
  • Tratamiento

    Consulte con el médico acerca del mejor plan de tratamiento para usted. Las opciones de tratamiento incluyen:

    Flebotomía

    La flebotomía es una técnica que requiere que a una persona se le retire sangre periódicamente de una vena para reducir la proporción total de glóbulos rojos en el cuerpo. La frecuencia del tratamiento se basa en qué tan rápidamente la médula ósea de una persona produce una cantidad excesiva de glóbulos rojos.

    Agentes mielosupresores

    Los agentes mielosupresores son medicamentos que se toman oralmente (por la boca) para bloquear o interferir con la formación de células nuevas. Estos medicamentos reducen la producción de células por parte de la médula ósea para disminuir las plaquetas y la proporción general de glóbulos rojos en el cuerpo.

    Quimioterapia

    La quimioterapia incluye un grupo de fármacos que pueden administrarse por vía oral (boca), por vía intravenosa o mediante una sonda (dispositivo tubular que se inserta en un conducto o vaso sanguíneo) para que el desarrollo de los glóbulos rojos en la médula ósea sea más lento.

    Prevención

    No se conocen medidas preventivas que reduzcan las probabilidades de sufrir policitemia primaria; la enfermedad no es contagiosa.

    No hay curación, pero las investigaciones recientes sugieren que las personas con policitemia primaria pueden aumentar considerablemente la expectativa de vida general si solicitan tratamiento inmediato y oportuno.