Image for adolescent doctor visits Con o sin justificación, muchos adolescentes se consideran ellos mismos adultos, capaces de escoger sus propios caminos y de hacer sus propias elecciones. Sin embargo, cuando un adolescente viene a consulta médica, los padres deben seguir estando involucrados en la elección de proveedores y establecimientos médicos.

¿Quién Debe Ver a Mi Adolescente para Asistencia Médica?

Algunas familias se preguntan a quién deben ver sus adolescentes para cuidados básicos. ¿A un pediatra? ¿a un médico general? ¿A un tocólogo/ginecólogo? ¿Internista? La verdad es que no hay una sola respuesta correcta.

La mayoría de los pediatras seguirán viendo niños a lo largo de su adolescencia y algunas veces incluso en la universidad. Los médicos familiares ven pacientes en todas las etapas de la vida, desde la infancia hasta la vejez. Los tocólogos y ginecólogos son una opción adecuada para las jóvenes que están planeando volverse o que ya están sexualmente activas. Los internistas son principalmente médicos para adultos y son una buena opción para adolescentes sin un pediatra pre-existente o médico general. Las cualidades personales y profesionales de un médico y sus habilidades trabajando con gente joven (y padres) son generalmente mucho más importantes que su propio título.

¿Qué le Pasará a un Adolescente en una Revisión Médica?

Los adolescentes deben visitar a su médico de cuidado primario/básico al menos cada año para un examen físico básico y orientación de asistencia médica preventiva. The American Academy of Pediatrics y algunas otras organizaciones recomiendan visitas anuales. Tales visitas deben incluir lo siguiente:

    
  • Medidas de altura, peso y presión sanguínea
  • Supervisión del crecimiento general y desarrollo de la pubertad
  • Discusión del rendimiento escolar, las relaciones de pareja y planes futuros
  • La evaluación de riesgos y orientación preventiva en lo que se refiere a la salud mental, heridas, uso de substancias, sexualidad, anticoncepción, enfermedades sexualmente transmitidas, nutrición, ejercicio y participación deportiva.
  • Pruebas de exploración de la visión, audición y escoliosis
  • Inmunizaciones/refuerzos para tétanos , pertusis acelular hepatitis B y para algunos adolescentes, enfermedad meningocóccica , influenza y el virus de papiloma humano
  • Evaluación relevante para condiciones médicas crónicas ( asma , diabetes , presión sanguínea alta , colesterol elevado , acné , depresión , entre otras) indicado por el historial familiar, historial médico o resultados en exámenes
  • Las adolescentes que se están volviendo sexualmente activas deben ver a su médico para comenzar un cuidado ginecológico y deben empezar a someterse anualmente a exámenes pélvicos, Papanicolaou y pruebas de enfermedades de transmisión sexual de ser asignado.
  • ¿Debo Quedarme en el Consultorio Durante la Consulta Médica de mi Adolescente?

    Aunque los niños pequeños necesitan a sus padres en el consultorio por consuelo y para proveer buena información sobre el historial médico, los adolescentes necesitan un poco de tiempo solos con su médico. Algunos padres se preocupan sobre este tiempo privado, imaginando que este tiempo está siendo usado para divulgar secretos de la sexualidad y uso de drogas del adolescente. Sin embargo, es importante para los adolescentes que comienzan a desarrollar sus propias relaciones y compenetración con su médico, separar la relación que pudiera existir entre sus padres y su médico.

    Además, aunque a algunos padres no les gusta imaginar que sus hijos tienen secretos o aspectos privados de sus vidas, es importante que el adolescente tenga algún tiempo para hacer preguntas o discutir inquietudes que podrían ser difíciles de hablar frente a un padre.

    ¿Cuáles Son las Leyes en lo que Respecta al Tratamiento de Asistencia Médica Confidencial para Adolescentes?

    Las leyes sobre el derecho de un adolescente para obtener asistencia médica sin consentimiento de los padres están establecidas por estados. La mayoría de los adolescentes reciben este derecho, aunque sólo por ciertas preocupaciones médicas o condiciones, entre las edades de los 12 a los 15. Ellos pueden obtener asistencia médica sin el consentimiento de los padres para enfermedades de transmisión sexual, embarazos, abuso de substancias y salud mental.

    Aunque las leyes estatales indican los derechos de los adolescentes para la asistencia médica confidencial, algunos médicos (como algunos padres) no se sienten cómodos manteniendo la confidencialidad de sus pacientes adolescentes. Es importante asegurarse de que el doctor de su adolescente esté seguro si él puede cuidar a su adolescente efectiva y confidencialmente.

    Numerosos estudios han mostrado que, si el objetivo primordial tanto del padre como del médico es la buena salud y seguridad del paciente adolescente, entonces la garantía de confidencialidad es crucial para la vasta mayoría de estos pacientes. Por otro lado, el médico debe ser franco y veraz sobre la necesidad de romper la confidencialidad, si el adolescente revela información que sugiera que él está en verdadero peligro.

    Si su médico no puede asegurarle información básica de su adolescente, pida información en una clínica de adolescentes u otra fuente de asistencia médica confiable, buena y confidencial.

    ¿Cómo Puede Ser Útil una Buena Relación con un Médico para Mi Adolescente?

    La adolescencia es un tiempo crucial para la asistencia médica buena. Debido a que tanto las tentaciones como las obligaciones del mundo están cada vez más disponibles para esta gente joven, cada adolescente puede beneficiarse de las relaciones adultas de apoyo para ayudarles a guiarlos a través de este periodo emocionante pero tumultuoso. Un médico de apoyo puede ser una parte importante de un estilo de vida saludable, monitoreando la salud del crecimiento y cambio del cuerpo y la mente del adolescente, proporcionando un oído dispuesto mientras el adolescente navega los mares tormentosos de la adolescencia y motiva al adolescente a hacer elecciones seguras y saludables.