Cada año, tanto hasta un cuarto de millón de mujeres en los Estados Unidos utilizan cirugía para incrementar el tamaño de sus senos. Muchas otras mujeres adquieren productos naturales para lograr el mismo objetivo sin la cirugía. Sin embargo, no existe evidencia significativa de que alguna de estas hierbas y complementos tengan este efecto y no existe evidencia teórica para suponer que éstas podrían tenerlo. En este artículo, comentaremos la información disponible sobre el tema.

Productos Clínicamente Probados

Muchos fabricantes de productos para agrandamiento de senos afirman que son productos clínicamente probados. Un sitio web típico puede citar un estudio que dice algo como esto: "¡Este producto se le suministró a cien mujeres, y después de 6 meses el tamaño de sus senos se incrementó un 10%! Sin embargo, mientras que esto puede sonar prometedor, esto realmente no muestra nada en absoluto.

El problema se basa en una percepción profundamente enraizada del ser humano: Cuando las personas esperan observar algo, ellos normalmente lo observan, ya sea que realmente haya ocurrido o no. En el estudio hipotético del aumento del seno apenas descrito, los investigadores encontrarían casi imposible no "descubrir" una mejora. La medición del tamaño de los senos es un arte inexacto que tiene un considerable margen de error. La naturaleza humana inclinaría a los investigadores a errar hacia el lado de encontrar progresos cuando estos hacen sus mediciones al final de estudio. Este sería el caso incluso si los investigadores fueran completamente imparciales y éste es incluso más un problema si a ellos les pagan los fabricantes del producto (lo cual generalmente es el caso). Esto no quiere decir que ellos mientan, sólo que son humanos.

Con el objeto de sortear este problema, los investigadores médicos usan un tipo de estudio especial: El ensayo doble ciego controlado por placebo. En estos ensayos, algunos participantes reciben tratamiento real, otros reciben un tratamiento falso y ni los participantes ni los investigadores saben cuál es cuál (hasta que el estudio ha terminado). Cuando se realizan correctamente, los estudios doble ciego controlados por placebo eliminan la influencia de la predisposición (y otros factores de confusión) y por esta razón estos son una fuente confiable de conocimientos en relación a tratamientos médicos.

Desafortunadamente, no existen estudios doble ciego, controlados por placebo de los productos publicados para aumentar el tamaño de los senos al momento de escribir esto. Hasta que los productos de aumento de seno estén sujetos a esta forma de estudio, no es posible tomar ninguno de ellos como basados en evidencia. (Para más información acerca de por qué son esenciales los ensayos doble ciego, vea ¿Por Qué Las Terapias Complementarias Dependen de los Estudios Doble Ciego? )

En lugar de evidencia clínica, uno posiblemente podría ser alentado a intentar con productos de aumento de seno si estos tuvieran un posibilidad teórica razonable para incrementar el tamaño de los senos. Pero, nuevamente, estos productos no la tienen.

Existen tres categoría básicas de hierbas y complementos encontrados en los productos para el agrandamiento de los senos: Fitoestrógenos, las hierbas y complementos que se dice elevan los niveles de progesterona así como hierbas y complementos variados que no tienen una relación real con el agrandamiento de los senos. Discutiremos cada uno de estos de manera individual.

Fitoestrógenos

La hormona estrógeno, si se toma en cantidades altas, incrementa el tamaño de los senos por medio de la estimulación del tejido del seno. Sin embargo, no es seguro usar el estrógeno de esta manera, debido a que cuando las células del seno son estimuladas a crecer, éstas son más propensas a volverse cancerosas. Una mujer que toma suficiente estrógeno para agrandar sus senos incrementa de forma considerable su riesgo de cáncer de seno.

Muchas hierbas y complementos proporcionadas en los productos para el agrandamiento de los senos son incluidas ahí debido a que estas funcionan un tanto como los estrógenos en el cuerpo. Esta sustancias son llamadas fitoestrógenos, lo cual significa "estrógenos derivados de plantas," y estos incluyen los siguientes:

    
  • Alfalfa
  • Hinojo
  • Aceite de linaza
  • Lúpulos
  • Isoflavonas
  • Regaliz
  • Lignanos
  • Trébol rojo
  • Salvia
  • Soya
  • Verbena
  • Otras hierbas y complementos que no son fitoestrógenos pero que son ampliamente promovidos como si lo fueran, se han añadido a los productos para agrandar los senos. Estos incluyen cimicífuga , sauzgatillo , angélica china , ginseng y ñame mexicano . La cimicífuga puede tener acciones parecidas al estrógeno en algunas partes del cuerpo, pero probablemente no en el tejido de los senos; las otras hierbas probablemente no son fitoestrogénicas en lo absoluto.

    De acuerdo a los fabricantes de productos para el agrandamiento de los senos, los fitoestrógenos pueden agrandarlos, como el estrógeno, pero sin incurrir en los riesgos de éste.

    Sin embargo, existen varios problemas con esta hipótesis.

    Tal vez el más importante es que los fitoestrógenos generalmente actúan para reducir las funciones relacionadas con el estrógeno, en vez de incrementarlas . He aquí el por qué: El estrógeno natural humano ejerce sus efectos en el cuerpo al adherirse a sitios especiales sobre la células llamados receptores de estrógeno . Los fitoestrógenos también se adhieren a los receptores de estrógeno. Sin embargo, cuando lo hacen, estos sólo producen un efecto parcial. Además, estos bloquean la habilidad del estrógeno real de adherirse a estos receptores. El efecto real en las mujeres en edad menstrual es reducir la acción del estrógeno. Este puede ser un efecto muy útil debido a que, en teoría, este podría disminuir la probabilidad de que una mujer desarrollara cáncer de seno. Sin embargo, la misma línea de razonamiento sugiere que los fitoestrógenos deberían disminuir el tamaño del seno, no incrementarlo.

    Además, los estudios indican que muchos estudios de agrandamiento de seno ni siquiera contienen cantidades sustanciales de fitoestrógenos. 1,2

    En cualquier caso, si un producto para agrandar los senos contuviera un fitoestrógeno poderoso en cantidades suficientes para estimular realmente el crecimiento de las células del seno (a unas muy grandes, de ser así), ¡éste también incrementaría el riesgo de cáncer de seno! Usted no puede obtener un efecto sin el otro. La medida de estimulación estrogénica de células del seno es, de hecho, una forma de determinar el riesgo de cáncer de seno planteada por una sustancia bajo estudio, ya sea que sean un complemento o un contaminante ambiental.

    De esta manera, no existe una razón particular para creer que los fitoestrógenos puedan aumentar el tamaño de los senos, y si lo hacen, que produzcan tal efecto de una manera segura.

    Elevando los Niveles de Progesterona

    Otros constituyentes de los productos para agrandar los senos son usados debido a sus supuestos efectos sobre la hormona progesterona. Este enfoque tiene cierta lógica. Cuando se toma como pastilla, la progesterona incrementa el tamaño del seno y de una forma bastante segura. Sin embargo, esto es por medio de la estimulación del crecimiento y desarrollo de las células productoras de leche, un efecto que la mayoría de las mujeres que no están lactando desearían evitar.

    La hierba sauzgatillo, añadida a los productos para agrandar los senos, puede incrementar los niveles de progesterona en algunas mujeres. 3 Sin embargo, no hay evidencia de que ésta incremente el tamaño de los senos.

    Otra hierba ampliamente añadida a los productos para agrandar los senos como una fuente de progesterona, es el ñame mexicano, que de hecho no eleva los niveles de progesterona en absoluto. La creencia extendida de que sí lo hace está basada en una idea equivocada.

    Para más información, lea los artículos completos sobre sauzgatillo y ñame mexicano .

    Otras Hierbas y Complementos

    Numerosas hierbas y complementos son añadidos a las fórmulas para agrandar los senos basándose simplemente en el hecho de que estas han sido usadas para algún padecimiento que afecta a las mujeres. Algunos de los más comúnmente mencionados incluyen damiana (un tratamiento herbal no probado para la disfunción sexual en las mujeres ), serenoa (un tratamiento herbal no probado para problemas con la lactancia), aceite de pescado (posiblemente útil para la menstruación dolorosa ) y el calcio (probablemente útil para el PMS ), entre literalmente cientos de otros. Sin embargo, no hay una razón en absoluto para creer que una hierba o complemento usado para tratar un padecimiento de salud no relacionado con el estado de salud de las mujeres pueda aumentar el tamaño de los senos.