La blefaritis es una enfermedad común del ojo que afecta el borde de los párpados y los folículos de las pestañas. Los síntomas incluyen párpados rojos e inflamados; lagañas en las pestañas al despertar; enrojecimiento del ojo; sensibilidad a la luz; lagrimeo excesivo; lagrimeo espumoso, así como una sensación de picazón, quemadura o de un cuerpo extraño en el ojo.

Hay dos formas de blefaritis. La blefaritis anterior involucra la parte del párpado donde nacen las pestañas. Es provocada por una infección bacteriana o como parte de la misma condición de la piel que provoca caspa (dermatitis saborréica).

La blefaritis posterior se presenta cuando las glándulas secretoras de aceite dentro del ojo (las glándulas meibomianas) se inflaman y finalmente no pueden secretar de manera adecuada. Esto provoca cambios en el líquido que cubre al ojo (la película lagrimal). Al igual que la blefaritis anterior, la blefaritis posterior podría presentarse como parte de la dermatitis seborreica. El acné rosácea también ha sido asociado con la enfermedad.

El tratamiento de la blefaritis involucra principalmente varios métodos para mantener los párpados limpios y libres de lagañas. En algunos casos se usan gotas de antibióticos o esteroides.

Principales Tratamientos Propuestos para la Blefaritis

N-Acetil Cisteína (NAC) es una forma especialmente modificada del aminoácido alimenticio cisteína. Se considera que la NAC, tomada oralmente, ayuda al cuerpo a producir la importante enzima antioxidante glutationa. También se considera que ayuda a hacer menos densas las secreciones, y es por esto que ha sido probada como un tratamiento para hacer más fluidas las secreciones de lagaña que obstruyen las glándulas secretoras de aceite, cuando se tiene blefaritis posterior.

Como se mencionó arriba, en la blefaritis posterior, la película lagrimal se vuelve anormal. Un estudio controlado pero no ciego, evaluó los beneficios potenciales de la NAC en 50 personas con blefaritis posterior crónica. 1 Todos los participantes recibieron cuidado estándar del ojo para la blefaritis. Además, cerca de la mitad de los pacientes recibieron NAC a una dosis de 100 mg, 3 veces al día durante 8 semanas. Los investigadores usaron varios métodos para evaluar de manera objetiva la calidad de la película lagrimal, encontrando que el uso de la NAC produjo mejorías significativas.

Será necesaria mayor investigación, incluyendo ensayos doble ciego controlados por placebo , para determinar si estos beneficios aparentes se traducen en mejorías significativas para personas con blefaritis crónica.

Para mayor información, lea el artículo completo NAC .

Otros Tratamientos Propuestos para la Blefaritis

Por varios razones teóricas, se han recomendado otros numerosos tratamientos naturales para la blefaritis, incluyendo betacaroteno , bioflavonoides cítricos , diente de león , aceite de onagra , aceite de pescado , luteína , trébol rojo , selenio , complejo de vitamina B (una mezcla de vitaminas B 1 , B 2 , B 3 , B 6 y B 12 , ácido pantoténico , biotina y folato , posiblemente con inositol y colina ), vitaminas A , C y E y zinc . Sin embargo, no hay evidencia científica válida que indique que son útiles.

Ciertas hierbas han sido usadas, tradicionalmente en forma de gotas para los ojos, para tratar la blefaritis y las enfermedades relacionadas, incluyendo bérbero, mirica cerifera, arándano , caléndula , manzanilla , eufrasia , sello de oro y pasiflora . Sin embargo, nuevamente falta evidencia válida que indique que son efectivas. Además, es riesgoso usar preparaciones herbales en el ojo y no deben intentarse, excepto bajo la supervisión de un médico calificado.

Los tratamientos naturales usados para la dermatitis seborreica o acné rosácea también podrían valer la pena considerarse, ya que estas enfermedades están estrechamente relacionadas a la blefaritis.