Radioterapia es el uso de rayos penetrantes de ondas de alta energía o corrientes de partículas llamadas radiación para tratar enfermedades. La radiación se ha usado para tratar el cáncer desde finales del siglo XIX. De hecho, el primer tratamiento exitoso de radiación para el cáncer se reportó en 1898.

En su estado más temprano, la radiación se administraba en dosis grandes únicas, las cuales causaban muchas complicaciones. Para 1940, los médicos habían comenzado a dividir la dosis total de radiación en varias dosis más pequeñas. Este proceso se conoce como fraccionamiento de la dosis. El fraccionamiento es muy importante debido a que permite que el oncólogo destruya células del tumor, mientras permite que tejidos normales reparen el daño por la radiación.

En los últimos 50 años, la tecnología ha permitido grandes avances en la radioterapia, incluyendo penetración más profunda de la radiación y menos propagación a tejidos saludables. Actualmente, existe un equilibrio delicado entre el uso de radiación para tratar células cancerosas y minimizar sus efectos adversos sobre las células normales del cuerpo.

    
  • ¿Cómo trabaja la radioterapia?
  • ¿Para qué se usa la radioterapia?
  • ¿Cuáles son los tipos de radioterapia?
  • ¿Cuáles efectos adversos pueden ocurrir con la radioterapia?
  • ¿Para tratar cuáles tipos de cáncer se usa la radioterapia?
  • ¿Cómo Trabaja la Radioterapia?

    La radioterapia destruye la capacidad de las células cancerosas para crecer y dividirse. Cuando se administra radiación iónica de alta energía como terapia para el cáncer, algunas células son dañadas directamente, pero más células son dañadas indirectamente por la radiación. Los rayos de partículas entran al núcleo celular, interactúan con el agua presente en el núcleo, y forman un radical libre llamado radical hidroxil. El radical hidroxil es inestable y causa daño al ADN celular. Debido a este daño, algunas células mueren inmediatamente. Algunas células sobrevivirán a corto plazo, pero son incapaces de dividirse y morirán al momento de la mitosis, o división celular.

    También se ven afectados tejidos normales y saludables a causa de la radiación, y esto explica los efectos secundarios adversos vistos con este tipo de tratamiento. Para ayudar a minimizar los efectos secundarios, la radiación se divide en dosis y se extiende con el tiempo. Además, la radiación se enfoca lo más posible para proteger al tejido normal y sólo irradiar hacia las células cancerosas.

    A diferencia de la quimioterapia , que es un tratamiento sistémico, la radioterapia es un tratamiento localizado. Esto significa que afecta sólo las células en las áreas específicas del cuerpo donde se dirige la radiación. Algunas veces, se usa la radioterapia en combinación con otras terapias, como quimioterapia o terapia hormonal , para ayudar a mejorar los resultados del tratamiento. Además, la radioterapia se puede administrar antes, durante, o después de la cirugía.

    ¿Para Qué Se Usa la Radioterapia?

    La radioterapia se administra con la intención de destruir completamente la enfermedad. Cuando esto no es posible, el objetivo es controlar el crecimiento y propagación del cáncer. Además, mejorar la calidad de vida al controlar los síntomas asociados con el cáncer es un objetivo de la radioterapia. Estos síntomas incluyen dolor, sangrado incontrolable, obstrucción del tumor alrededor de principales vasos sanguíneos y órganos, y compresión de la columna vertebral.

    Determinar si su cáncer puede ser tratado adecuadamente por la radioterapia se basa en varios factores, como el tipo de tumor, ubicación, tamaño, y respuesta a otras modalidades incluyendo cirugía y quimioterapia. Su oncólogo en radiación es el único profesional médico calificado para dar una opinión absoluta de la función de la radioterapia en el control de su enfermedad.

    Algunos factores que afectan qué tan bien funcionará la radiación incluyen los siguientes:

        
  • Fase de la célula - Una célula se somete a cinco fases en su ciclo de división; desde el reposo hasta la mitosis. Las células en la fase de reposo son menos sensibles a la radiación (y por lo tanto menos propensas a ser dañadas) que las células que ya se están dividiendo (en mitosis).
  • Índice de división de la célula - Las células que se dividen rápidamente son más sensibles que las células que se dividen lentamente.
  • Oxigenación - Debido a que el oxígeno es necesario para formar el radical hidroxil (el cual conlleva a destrucción celular), los tejidos altamente oxigenados son más sensibles a la radioterapia. Esto se ha demostrado claramente en cánceres cervicales y cánceres de la cabeza y cuello. De hecho, la presencia de oxígeno es tan importante que los pacientes que fuman, y por lo tanto tienen menor nivel de oxígeno en su tumor, sufren una reducción del 50% en la capacidad de la radiación para matar el cáncer.
  • ¿Cuáles Son los Tipos de Radioterapia?

    Terapia de Radiación Externa

    En la terapia de radiación externa, se dirigen rayos al tumor desde el exterior del cuerpo. Antes del tratamiento, su médico desarrollará un plan para determinar el mejor método para administrar el tratamiento. En un proceso llamado simulación, se le pedirá que se recueste sobre la mesa de examinaciones mientras el terapeuta en radiación usa una máquina especial de rayos X para definir el área del tratamiento. Estudios radiográficos, como una tomografía computarizada , una imagen de resonancia magnética , o un enema de bario , ayudan al médico a visualizar el área exacta que necesita tratamiento. Usando esta información, el médico puede calcular la dosis máxima de radiación al tumor, mientras minimiza la dosis a los tejidos circundantes normales.

    Una tomografía computarizada es un tipo de rayos X que usa una computadora para producir imágenes transversales del interior del cuerpo. Una imagen de resonancia magnética usa ondas magnéticas para producir imágenes del interior del cuerpo. Usando un imán grande, ondas de radio, y una computadora, una imagen de resonancia magnética produce imágenes bidimensionales y tridimensionales. Un enema de bario es una inyección rectal de bario, una sustancia que cubre el revestimiento del colon y el recto. Esto se realiza antes de tomar radiografías para crear mejores imágenes de rayos X.

    Si usted recibe terapia de radiación externa, acudirá al hospital o clínica cada día para recibir el tratamiento. Por lo general, los tratamientos se administran 5 días a la semana durante 2 a 8 semanas. La dosis total de radiación y el número de tratamientos necesarios dependerán del tamaño, ubicación, y tipo de cáncer que tenga, así como su salud en general y otros tratamientos médicos a los que se podría estar sometiendo. Este procedimiento es como realizarse una radiografía. El tiempo real de tratamiento (el tiempo que va a recibir la radiación) varía de 2 a 5 minutos.

    Terapia de Radiación Externa Hiperfraccionada

    Por lo general, la radioterapia se administra una vez al día con una dosis basada en el tipo y ubicación del tumor. En la terapia de radiación hiperfraccionada, la dosis diaria se divide en dosis más pequeñas y se administran varias veces al día (por lo general dos veces al día). Los tratamientos se separan por 4 a 6 horas.

    El hiperfraccionamiento se usa en el tratamiento de cánceres de la cabeza y cuello, algunos cánceres pulmonares , y en una situación en la que un paciente ya se haya sometido a radioterapia y necesite más en esa misma área. Otros sitios de cáncer no han mostrado concluyentemente responder a radiación administrada con más frecuencia que una vez diariamente.

    Suministro de Terapia de Radiación Externa

    Se usan diferentes tipos de máquinas para suministrar la radiación. Mientras sea más alta la energía producida por la máquina, es mayor len profundidad de penetración. Además, hay menos dispersión de radiación con energías más altas.

    Esta tabla explica los dos tipos principales de máquinas de tratamiento.
    MáquinaRayo de TratamientoCaracterísticasUso
    OrtovoltajeRayos X con 150-500 kilovoltios (kV) de energía Energía de nivel bajo
    Dispersión de rayo de radiación en tratamiento superficial
    Superficial cáncer cutáneo
    MegalovoltajeRayos X y electrones con 1-18 millones de voltios de energía Penetración más profunda debajo del nivel de la piel
    Menos dispersión
    Todos los tumores aparte del cáncer cutáneo

    Al final del régimen de tratamiento, el sitio del tumor a menudo recibe una dosis adicional de radiación, llamada refuerzo.

    Terapia de Radiación Interna

    La terapia de radiación interna, también llamada braquiterapia, coloca la fuente de radiación lo más cerca posible de las células cancerosas. El material radioactivo, sellado en un cable delgado, catéter, o tubo, se coloca directamente dentro del tejido afectado. Este método concentra la radiación a las células cancerosas y minimiza el daño por radiación al tejido cercano normal.

    Las sustancias radioactivas usadas para la terapia de radiación interna incluyen las siguientes:

        
  • Cesio
  • Iridio
  • Yodo
  • Fósforo
  • Paladio
  • El tipo de implante y la manera en la que se coloque dependen del tamaño y ubicación del tumor. Métodos incluyen los siguientes:

        
  • Radiación intersticial - El implante se coloca directamente dentro del tumor a través de catéteres, semillas, o cápsulas. Esto se usa comúnmente para el cáncer de próstata.
  • Radiación intracavitaria - Comúnmente usada para el cáncer cervical, el implante se coloca en aplicadores especiales dentro de una cavidad corporal.
  • Radiación intraluminal - Comúnmente usada para cáncer pulmonar o cáncer esofágico , el implante se coloca en aplicadores especiales dentro de un pasaje corporal o lumen.
  • Braquiterapia en superficie - El implante se coloca dentro o contra en tumor. Esto se usa comúnmente para el cáncer cutáneo o melanoma del ojo.
  • Los implantes se pueden retirar después de un periodo corto de tiempo o se pueden dejar en su sitio permanentemente. Cuando se dejan en su sitio, los implantes se vuelven no radioactivos en corto tiempo. Para la colocación de la mayoría de tipos de implantes, usted necesitará estar en el hospital.

    Indicaciones para la terapia de radiación interna incluyen cánceres de la cabeza y cuello, pulmones, seno, útero, tiroides, cérvix, recto, vejiga, y próstata. Algunas veces se administra en combinación con terapia de radiación externa.

    Radiación Intraoperatoria

    La radiación intraoperatoria combina cirugía y radioterapia. Durante la cirugía, después que se haya retirado la mayor cantidad posible del tumor, se administra una grande dosis de radiación directamente al fondo del tumor y áreas cercanas. Algunas veces, esta terapia se administra en combinación con terapia de radiación externa.

    Se usa radiación intraoperatoria para tratar cánceres abdominales localmente avanzados como sarcomas estomacal, pancreático, colorrectal, y retroperitoneal.

    Terapia Fotodinámica

    En la terapia fotodinámica (PDT), se inyectan fotosensores, o moléculas sensibles a la luz, dentro del torrente sanguíneo y se absorben por células por todo el cuerpo. Estos agentes permanecen más tiempo en las células cancerosas que en las células normales. Cuando las células cancerosas se exponen a la luz del láser, los fotosensores se activan y forman radicales de oxígeno que afectan membranas celulares, el citoplasma, y el ADN. Esto provoca daño y muerte celular. La PDT causa daño mínimo al tejido saludable, pero la luz del láser usada en la PDT no puede pasar a través de más de 3 centímetros de tejido.

    La PDT se usa principalmente para tratar tumores sobre o justo debajo de la piel o en el revestimiento de órganos internos. Actualmente, la PDT se usa en el tratamiento de cáncer cutáneo, pulmonar, y esofágico así como cánceres superficiales de la vejiga, cabeza, y cuello.

    Además, la PDT se usa para purga de médula ósea . La médula ósea usada para trasplante autologo debe estar relativamente libre de células cancerosas. Antes del trasplante, la médula cosechada con frecuencia se trata con PDT en un proceso conocido como "purga" para deshacerse de células cancerosas.

    Hipertermia Con Radioterapia

    En la hipertermia, los tejidos corporales se exponen a altas temperaturas (hasta 106º F) para dañar y matar células cancerosas o hacer que éstas sean más sensibles a los efectos de la radiación. Métodos incluyen los siguientes:

    Hipertermia local - Se aplica calor a un área pequeña, por lo general al tumor mismo, ya sea externa o internamente. Si se calienta externamente, las ondas sonoras de alta frecuencia son enfocadas hacia el tumor usando un aparato (como una máquina de ultrasonido) fuera del cuerpo. El calentamiento interno se puede realizar al insertar sondas estériles que se calientan o se llenan con agua tibia, antena de microondas implantada, o electrodos de radiofrecuencia.

    Hipertermia regional - Se aplica calor a un órgano o miembro. Esto se puede llevar a cabo con imanes u otros aparatos que producen alta energía. O bien, la sangre se puede retirar, calentar, y regresar a la región afectada.

    Hipertermia de todo el cuerpo - Se aplica calor al cuerpo entero. Esto se usa para el cáncer metastásico que se ha propagado por todo el cuerpo. Se usan mantas de agua tibia, cera caliente, espirales inductivos, o cámaras térmicas para elevar la temperatura corporal.

    ¿Cuáles Efectos Adversos Pueden Ocurrir Con la Radioterapia?

    La radioterapia afecta células normales saludables así como células cancerosas. Cuando la radiación se enfoca al sitio canceroso, hay destrucción de tejido normal, además de células cancerosas, en esa área. La mayoría de efectos adversos son a causa de este fenómeno. Los siguientes son efectos secundarios generales que pueden ocurrir con la radioterapia.

    Reacciones Cutáneas

    Las reacciones cutáneas son normales y se experimentan con radioterapia. Las reacciones pueden ocurrir tan pronto como a las 2 semanas en tratamiento. La piel se vuelve roja e irritada y puede aparecer ligera inflamación. Después de unas cuantas semanas de tratamiento, la piel se puede volver muy seca, con comezón, y escamosa. En algunos tipos de radioterapia, la piel podría desarrollar una reacción húmeda. La piel comienza a descamarse, dejando un área abierta y dolorosa. Si esto ocurre, es importante que se lo haga saber a su médico.

    Las reacciones cutáneas son más comunes en áreas que reciben grandes dosis de radiación. Además, algunas áreas de la piel son más sensibles, como la piel facial, la piel sobre prominencias de hueso, y la piel con una herida quirúrgica pre-existente. Cuando se usa radioterapia junto con quimioterapia, hay un riesgo más alto de desarrollar una reacción cutánea. La mayoría de reacciones cutáneas desaparecen en pocas semanas después que se completa el tratamiento.

    Las siguientes sugerencias podrían ayudarle a evitar problemas cutáneos:

        
  • Lávese con agua tibia y jabón neutro, y séquese con palmaditas.
  • No use ropa ajustada sobre el área.
  • No frote, rasque, o restriegue la piel en el área tratada.
  • Evite poner cualquier cosa caliente o fría sobre el área tratada.
  • Evite exponer el área irradiada al sol durante el tratamiento.
  • Pida a su médico que le recomiende un limpiador y humectante para su piel sensible.
  • Anormalidades Sanguíneas

    Si se tratan grandes áreas de médula ósea activa con radioterapia, ocurre una reducción en la función de la médula ósea. Tales áreas de tratamiento incluyen la pelvis, columna, esternón, costillas, huesos largos, y cráneo. Esto puede conllevar a niveles bajos de glóbulos rojos ( anemia ), glóbulos blancos (neutropenia), y plaquetas (trombocitopenia). Las complicaciones resultantes podrían incluir fatiga, infección seria, y sangrado descontrolado.

    Durante la radioterapia, se pueden monitorear los niveles sanguíneos, particularmente si también se está suministrando quimioterapia, o si se va a suministrar radiación a una parte grande del cuerpo. Para muchos sitios tratados con radiación, no hay razón para obtener muestras de sangre, a menos que comience a sentirse mal y el médico quiera determinar si los responsables son los conteos sanguíneos bajos. Si un examen sanguíneo muestra efectos significativos en la médula ósea, su médico podría esperar hasta que su conteo sanguíneo incremente antes de seguir con el tratamiento. Algunas veces, se necesitan transfusiones sanguíneas.

    Pérdida de Cabello

    La radioterapia puede causar pérdida de cabello, también conocida como alopecia . La pérdida de cabello ocurre en el área que está siendo tratada con radiación. Si usted recibe radiación en la cabeza, podría perder parcial o totalmente el cabello en su cuero cabelludo. La cantidad de cabello que crece nuevamente depende de la cantidad y el tipo de radiación que reciba. Algunas personas encuentran que cuando el cabello crece nuevamente, el color o textura pueden ser ligeramente diferentes.

    Aunque no es de amenaza para la vida, la pérdida de cabello puede ser molesta. Muchas personas compran una peluca o peluquín, o usan sombreros o pañuelos, para cubrir su cabeza. Si usted compra una peluca debido a tratamiento para el cáncer, éste es un gasto deducible de impuestos y podría ser cubierto en parte por la aseguradora de salud.

    Pérdida de Apetito

    La pérdida de apetito puede ser un síntoma del cáncer por sí mismo, así como un efecto secundario del tratamiento para el cáncer. Es común perder una o dos libras a la semana durante el tratamiento con radiación. A usted lo pesarán semanalmente para monitorear su peso.

    Muchas comidas pequeñas, en lugar de tres grandes, pueden ayudar a hacer que el comer parezca menos abrumador. Pida a su médico una canalización con un dietista registrado (RD) para que le ayude a establecer un plan alimenticio que le ayude a mantener el peso. Además, están disponibles medicamentos para incrementar su apetito. Si el masticar y deglutir es doloroso, podría querer probar un suplemento alimenticio en polvo o líquido. Es crucial que obtenga suficientes calorías y proteínas para que su cuerpo tenga suficiente energía para combatir el cáncer. Estudios han encontrado que las personas que comen bien toleran mejor su cáncer y su tratamiento.