Un factor de riesgo es aquello que incrementa sus probabilidades de contraer una enfermedad o condición. Es posible desarrollar MDS con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tenga, es mayor su probabilidad de desarrollar MDS. Si usted tiene numerosos factores de riesgo, pregunte a su profesional en el cuidado de la salud lo que puede hacer para reducir su riesgo.

Debido a que su médula ósea está produciendo nuevas células rápida y continuamente, es uno de los tejidos más sensibles en su cuerpo. Este alto índice de producción celular lo hace susceptible tanto a la radiación como al daño tóxico. Los factores que pueden afectar su riesgo de MDS incluyen los siguientes:

Exposición a Radiación

Las dosis acumuladas de radiación incrementan el riesgo de MDS. Dicha radiación se puede usar para tratar los siguientes tipos de cáncer:

    
  • Enfermedad de Hodgkin
  • Cáncer de seno
  • Cáncer pulmonar
  • Cáncer ovárico
  • Cáncer del tracto gastrointestinal
  • Linfoma de No Hodgkin
  • Seminoma (una forma de cáncer testicular)
  • Mieloma múltiple
  • Policitemia vera
  • Leucemia linfocítica crónica
  • Los sobrevivientes a la bomba atómica, quienes estuvieron expuestos a altas dosis de radiación, desarrollaron MDS a un índice de 20 a 25 veces mayor que el promedio.

    Exposición a Ciertos Medicamentos y Químicos

    La exposición prolongada a ciertos medicamentos y químicos incrementa el riesgo de MDS:

        
  • Petroquímicos: químicos derivados del petróleo o gas natural, como alcohol etílico
  • Benceno: un producto de destilación a partir del carbón y petróleo que se usa como un solvente y como un combustible
  • Caucho
  • Medicamentos anticancerígenos:     
  • Agentes alquilantes
  • Nitrosureas
  • Etoposida
  • Fludarabina
  • Cladribina
  • Clorambucil
  • Procarbazina
  • El MDS también puede ocurrir en personas que han tomado agentes inmunosupresores (para el tratamiento de anemia anaplásica ) o factor estimulante de colonia de granulocitos o G-CSF (para el tratamiento de leucopenia congénita). Sin embargo, a causa de la complejidad de estas condiciones y sus tratamientos, la relación de MDS con estos medicamentos no está definida claramente.

    Se han reportado asociaciones débiles entre el desarrollo de MDS y el fumar cigarrillos y el uso de tinte para el cabello, pero no se han confirmado relaciones causales definitivas.

    Genética y Defectos Congénitos

    Las personas con ciertos defectos genéticos heredados tienen un riesgo sustancialmente más alto de desarrollar MDS:

        
  • Síndrome de Down - Este es un trastorno genético relativamente común que provoca defectos congénitos, problemas médicos, y algún grado de retraso mental.
  • Anemia de Fanconi - Esta condición es una forma heredada de anemia que conlleva a falla de la médula ósea.
  • Enfermedad von Recklinghausen (neurofibromatosis tipo 1) - Este es un trastorno genético del sistema nervioso que causa que crezcan tumores en los nervios en cualquier parte del cuerpo. La condición también puede producir cambios en la piel y deformidades óseas.