Si usted experimenta alguno de estos síntomas, no asuma que es a causa de cáncer. La mayoría de estos síntomas pueden ser causados por otras condiciones de salud menos serias. Si experimenta alguno de ellos, consulte a su médico.

El cáncer renal con frecuencia comienza sin síntomas y sin dolor. La mayoría de los casos se detectan durante una prueba de imagen, como tomografía computarizada , para una condición no relacionada.

A medida que avanza la enfermedad, pueden ocurrir los siguientes síntomas:

Sangre en la orina - La sangre puede ser visible a simple vista o se puede detectar durante un examen de laboratorio de rutina.

Abultamiento en el abdomen - Esta puede ser una señal del tumor en crecimiento.

Dolor en el costado, espalda, o abdomen - Este puede ser un síntoma si el dolor no es provocado por una lesión.

También pueden ocurrir los siguientes síntomas, pero son menos comunes:

Presión arterial incrementada - Los riñones desempeñan una función en el control de la presión arterial, por lo tanto las enfermedades renales pueden afectar la presión arterial.

Pérdida de peso - Esto incluye pérdida de peso no planeada y considerable.

Fiebre - Esto puede incluir una temperatura incrementada sin razón aparente que puede ir y venir.

Inflamación en las piernas - Se acumula líquido en el tejido a causa de que la masa cancerosa restringe el flujo de sangre.

El cáncer renal también puede causar una amplia variedad de otros síntomas.