Las hormonas son mensajeras químicas que regulan las funciones específicas del cuerpo. Son producidas por varias glándulas del cuerpo y entran al torrente sanguíneo, donde viajan a otros tejidos y ejercen su influencia. Ciertas hormonas pueden influenciar el crecimiento de tumores cancerosos. La terapia hormonal se usa en el tratamiento para el cáncer para aumentar o interferir con la actividad de estas hormonas.

Las hormonas son responsables de muchas funciones en nuestros cuerpos. Por ejemplo, la glándula tiroides secreta la hormona tiroidea, que desempeña un papel en la regulación de la temperatura corporal, la reproducción, la salud ósea y el metabolismo de la glucosa - por nombrar sólo algunas. La glándula paratiroidea secreta la hormona paratiroidea, que es la hormona más importante que controla el equilibrio de calcio de la sangre. Las gónadas producen las hormonas sexuales esteroides: Estrógenos, progesteronas y testosterona, que, entre otras cosas, son responsables de las características sexuales secundarias en las mujeres y en los hombres. Estos ejemplos, que representan sólo un conjunto de las hormonas que circulan dentro de nuestros cuerpos, ilustran qué tan esenciales son las hormonas para la salud.

¿Cuáles Son los Tipos de Terapia Hormonal?

Terapia con Medicamentos

Los medicamentos usados en la terapia hormonal se encuentran en las siguientes clasificaciones generales:

    
  • Estrógenos y antiestrógenos
  • Andrógenos y antiandrógenos
  • Progestina
  • Análogos hormonales de liberación de gonadotropina (HLGn)
  • Inhibidores de aromatasa
  • Estrógenos y Antiestrógenos

    Una de las funciones psicológicas normales de los estrógenos es promover el desarrollo de las características sexuales secundarias femeninas. En los adultos, el estrógeno continúa estimulando el crecimiento de células en los conductos glandulares de las mamas y el recubrimiento endometrial del útero. Los estrógenos y los antiestrógenos comunes usados para la terapia hormonal son los moduladores receptores de estrógenos selectivos y el dietilestilbestrol.

    Moduladores Receptores de Estrógenos Selectivos (MRES)

    Los moduladores receptores de estrógenos selectivos (MRES) son tanto estrogénicos como antiestrogénicos. Es decir, actúan como estrógenos en algunas partes del cuerpo, como en los huesos, pero obstruyen el efecto de estrógenos en otros tejidos, como en las mamas. Un MRES funciona al enlazarse con los receptores de estrógenos en el cuerpo. No todas las partes del cuerpo tienen estos receptores y no todos los receptores son iguales. Los receptores de estrógenos en los huesos son diferentes a los receptores de estrógenos en el tejido del pecho. Esto permite que los MRES tengan un efecto en una clase de tejido y un efecto diferente en otro tipo de tejido.

    Los ejemplos de MRES incluyen los siguientes:

        
  • Tamoxifeno (Nolvadex) - usado con más frecuencia en combinación con otros tratamientos para mujeres con cáncer de mama resecado (resecado quiere decir que la lesión inicial ha sido extirpada)
  • Tamoxifeno (Nolvadex) - usado en el tratamiento de cáncer metastásico de mama
  • Tamoxifeno (Nolvadex) - actualmente usado para tratar la osteoporosis, pero se está poniendo a prueba en ensayos clínicos para el cáncer de mama
  • Dietilestilbestrol (DES)

    El dietilestilbestrol (DES)es un estrógeno sintético. Se usa para que sea la terapia hormonal principal para el cáncer metastásico posmenopaúsico de mama. Sin embargo, ha sido reemplazado en gran parte por el tamoxifeno, que presenta una eficacia similar pero menor toxicidad. El DES está asociado con un riesgo de desarrollar coágulos sanguíneos que ponen en peligro la vida. Algunas veces se usa el DES en el cáncer metastásico de mama que es hormonalmente sensible pero que no ha respondido a otras terapias hormonales múltiples. El DES también se usa en hombres con cáncer metastásico de próstata.

    El DES adquirió cierta notoriedad cuando fue recetado desde principios de 1940s hasta 1971 para ayudar a las mujeres embarazadas con riesgo de parto prematuro. Entre las hijas de mujeres que usaron DES durante sus embarazos, el DES ha estado relacionado con un mayor riesgo de carcinoma de células claras de la vagina.

    Progestina

    La progestina es la forma sintética de la progesterona. La progesterona es una hormona secretada por los ovarios y el recubrimiento endometrial del útero. Al actuar con el estrógeno, promueve el desarrollo del pecho y el crecimiento de las células endometriales durante el ciclo menstrual.

    Se desconoce el mecanismo exacto de la acción de la progestina en el tratamiento del cáncer. Algunas hipótesis sugieren que las progestinas pueden funcionar al suprimir la producción de estrógenos de las glándulas suprarrenales (una fuente alterna particularmente en las mujeres postmenopáusicas), disminuyendo los niveles de receptores de estrógenos o alterando el metabolismo hormonal del tumor. También se cree que pueden aniquilar a las células tumorosas directamente.

    Las progestinas comúnmente se usan en el control del cáncer uterino avanzado. También pueden usarse para el cáncer de mama avanzado, aunque este uso ha sido menos común, debido, un tanto, a las numerosas opciones de tratamiento con antiestrógenos disponibles. Ocasionalmente, las progestinas se usan como terapia hormonal para el cáncer de próstata.

    Los ejemplos de medicamentos con progestina incluyen los siguientes:

        
  • Megestrol (Megace)
  • Acetato de progesterona (Depo-Provera)
  • ¿Qué Efectos Negativos Pueden Ocurrir con la Terapia Hormonal?

    Las terapias hormonales tienen efectos secundarios, algunos de los cuales son severos, pero generalmente no ponen en peligro la vida. Generalmente los efectos secundarios ocurren cuando los agentes hormonales afectan los tejidos del cuerpo aparte de los tejidos de objetivo. El propósito para el desarrollo futuro de agentes hormonales será diseñar una terapia que atacará solamente a los tejidos de objetivo, mientras se moderan aquellos asociados con los efectos secundarios.

    Cada uno de los medicamentos usados en la terapia hormonal porta sus propios riesgos de efectos secundarios: