Las fiestas pueden ser estresantes para todas las personas; especialmente para niños con diabetes . Como todos los niños, ellos deben lidiar con los estr s de visitas familiares, una oleada de actividades, exámenes finales, y varias expectativas en este momento. Pero a diferencia de la mayoría de los niños, los niños con diabetes con frecuencia se sienten restringidos en presencia de alimentos tentadores durante las fiestas. ¿Cómo puede ayudar a su hijo a disfrutar las fiestas cuando las restricciones de la diabetes provocan que se sienta diferente y excluido?

Los retos a los que se enfrenta su hijo durante las fiestas a menudo dependen de su edad. Usted puede ayudar al entender el nivel de desarrollo de su hijo y los asuntos especiales que él podría afrontar en este momento.

Niños en Edad Preescolar

Los niños en edad preescolar tienden a pensar en términos de bueno y malo. Ellos podrían ver las restricciones dietéticas y el tratamiento de la diabetes como un castigo por algo que han hecho. Por lo tanto, su reto es asegurar que las fiestas sean positivas. Éstos son algunos consejos:

    
  • Pase tiempo con su hijo y enfóquese en actividades divertidas que tengan poco que ver con la diabetes. Éstas son algunas ideas:     
  • Decore la casa y la habitación de su hijo.
  • Visite a familiares y amigos.
  • Visite a Santa Claus.
  • Asista a un espectáculo de fiestas o a una película para niños.
  • Haga y dé gustos especiales que su hijo pueda comer.
  • Practique juegos, especialmente aquellos que le brinden ejercicio físico a su hijo.
  • Ayude a su hijo a fijar (y alcanzar) objetivos muy pequeños de auto-cuidado cada día.
  • Dé a su hijo una gran cantidad de refuerzo positivo y elogios, especialmente mientras él aprende nuevas habilidades.
  • Use el humor para ayudar a su hijo a lidiar con situaciones estresantes o desagradables.
  • Niños en Edad Escolar

    Los niños en edad escolar pueden tomar mayor control de su diabetes con cada año que pasa. En la escuela, ellos aprenderán a pedir ayuda y se sentirán más cómodos hablando con sus amigos sobre la diabetes. Sin embargo, los niños necesitan sentir que cualquier habilidad que aprendan sea un logro, no un castigo. Es importante que usted ayude a su hijo a seguir desarrollando una identidad positiva y un sentido de independencia. Sin embargo, también debería tener en mente que él podría atravesar periodos de negación y volverse poco estricto con las habilidades de auto-cuidado. Éstos consejos pueden ayudar durante las fiestas:

        
  • En lugar de decir "no," dé opciones:     
  • Si hay una fiesta en la escuela, pida a su hijo que proponga algunas ideas que no sean de alimentos, como comprar o hacer un regalo para la maestra o intercambiar pequeños obsequios con los compañeros. Tal vez a su hijo le gustaría dirigir el proyecto; algo que le ayudará a sentirse capaz e involucrado, y no "diferente" a sus compañeros.
  • Las pequeñas porciones o sabores podrían permitir que su hijo pruebe algunos gustos de las fiestas sin impactar considerablemente sus niveles de azúcar sanguínea. Discuta las porciones con su nutriólogo o médico.
  • Pida a su hijo que prepare algunas alternativas sabrosas a los bocadillos azucarados, como aderezos y verduras, o que propongan una receta creativa, saludable, y divertida.
  • Cuando las fiestas incluyan asistir a reuniones, averigüe de antemano cuáles bocadillos se servirán, cuándo se servirán y si se planea algún tipo de actividad física. Tal vez pueda ajustar la dosis de insulina ese día para ajustarse a los gustos de las fiestas. Discuta por adelantado un plan con su hijo y su médico.
  • Un niño en edad media escolar puede aprender a administrar la insulina en la dosis y hora adecuadas, siempre y cuando usted u otro adulto informado esté presente.
  • Adolescentes

    La adolescencia abarca desde los 11 hasta los 20 años de edad aproximadamente. Éste es un periodo de desarrollo marcado por pensamiento abstracto, conceptual, y orientado hacia el futuro, así como creatividad, probar diferentes identidades, y tomar riesgos. Éste también es un momento cuando muchos padres podrían esperar lo peor. Los adolescentes con diabetes podrían ser más propensos a hacer trampas con sus registros y no examinar su sangre, especialmente durante las fiestas. Como otros adolescentes, ellos podrían comer y beber compulsivamente. Ellos quieren encajar y podrían tener dificultad para adherirse a su horario de alimentos cuando salen con sus amigos. Éstos son algunos consejos para ayudar a su adolescente:

        
  • Trate de involucrar a su adolescente en un grupo de apoyo para personas con diabetes.
  • El equipo médico de su adolescente puede brindar orientación y apoyo de manera imparcial y proporcionar una oportunidad para discutir importantes preocupaciones con alguien fuera de la familia. Lleve a su adolescente a que acuda con un instructor en diabetes u otro profesional de la salud antes de las fiestas. Ellos pueden discutir los siguientes asuntos y más:     
  • Planeación de comidas
  • Cómo usar insulina para controlar el azúcar sanguínea durante las fiestas
  • Conteo de carbohidratos
  • Mantener horas constantes para las comidas
  • Engaño y negación
  • Controlar niveles no deseados de azúcar sanguínea
  • Consumo de alcohol
  • Preocupaciones sobre el peso
  • Esté consciente de la etapa en el desarrollo cognitivo de su adolescente. Usted no puede hablar con su hijo de 12 años de edad de la misma forma en la que hablaría con uno de 18 años.
  • Entienda que los adolescentes prefieren actividades espontáneas en lugar de las planeadas. Transmita a su adolescente que controlar la diabetes es la única manera en la que puede permanecer lo suficientemente sano para disfrutar las actividades y experiencias de las fiestas que podrían surgir.
  • Su adolescente está esforzándose por tener independencia. Explique que usted concederá mayor libertad a medida que su adolescente le compruebe que él puede manejar la situación. Recuerde a su adolescente que llegar a controlar la diabetes es un paso importante para controlar otros aspectos de la vida, y que las habilidades que él ha aprendido son especialmente importantes durante la temporada de fiestas. Trate de no sacar este tema más de una vez, deje que su adolescente lo vea como un asunto de control en lugar de cuidado.
  • Aunque usted quiera dar a su adolescente la libertad que él se gane mediante una conducta responsable, podría haber momentos en los que usted deba intervenir, como cuando el niño esté actuando de manera auto-destructiva. Sin embargo, antes de intervenir, valore qué tan auto-destructiva es la conducta del niño y responda adecuadamente. Por ejemplo, si usted descubriera que su hijo ha estado bebiendo compulsivamente en una fiesta de Navidad, podría requerirse una intervención más intensa que si el niño simplemente hubiera comido algunos alimentos extra.
  • ¿Qué Más Puede Hacer?

    Hasta el grado en el que usted tenga el control sobre lo que su hijo come y cuándo lo hace, éstos son algunos consejos adicionales para las fiestas:

        
  • Hable con un instructor sobre diabetes acerca de la planeación de alimentos y el ajuste de insulina. Trate de programar una cita justo antes de las fiestas, y si su hijo tiene la edad suficiente para entender, llévelo con usted. Haga de éste un día especial y divertido.
  • Ayude a su hijo a mantener horarios constantes para comer.
  • Incremente el monitoreo de la glucosa.
  • Use menos azúcar o use sustitutos de azúcar cuando prepare pasteles, galletas, y panes de frutas.
  • Si usted va a recibir a familiares y amigos, ofrezca una amplia variedad de opciones de alimentos, incluyendo muchos que su hijo pueda comer para que él no se sienta tan limitado.
  • Asegúrese que las fiestas involucren muchas actividades divertidas que no giren en torno a los alimentos.
  • Las fiestas pueden ser un momento desafiante para los niños con diabetes. Pero con un poco de planeación y creatividad, ¡ellos tendrán visiones de dulces sin azúcar dando vueltas en su cabeza!