Los ejercicios de Kegel son ejercicios que fortalecen los músculos del piso pélvico (los músculos que sostienen la uretra, la vejiga, el útero y el recto). También se los denomina ejercicios para el piso pélvico.

Los ejercicios de Kegel suelen recomendarse a mujeres con incontinencia urinaria. La incontinencia urinaria de esfuerzo es la más común. A menudo, se origina por el debilitamiento de los músculos que sostienen la vejiga y el esfínter que controla el flujo de orina. Esto puede ocurrir después del parto o debido al envejecimiento.

Realizar los ejercicios de Kegel con regularidad puede brindarle estos beneficios:

    
  • Músculos pélvicos más fuertes
  • Menos incontinencia urinaria y pérdidas de orina
  • Mayor placer durante la actividad sexual
  • Es posible que sienta los resultados de tres a seis semanas más tarde, así que tenga paciencia.

    Ejercicios de Kegel: simples, sin riesgos e indoloros

    Los ejercicios de Kegel son muy simples, no tienen riesgos y son indoloros. Se debe contraer los músculos del piso pélvico. Se pueden hacer en cualquier momento y lugar.

    Cómo realizar el ejercicio de Kegel

    1. Acuéstese en el piso. Elija un lugar cómodo, como su dormitorio.
    2. Busque los músculos del piso pélvico. Nuevamente, para hacerlo, imagine que está intentando retener la orina o los gases.
    3. Contraiga los músculos del piso pélvico, mantenga y cuente hasta tres.
    4. Relájese y cuente hasta tres.
    5. Contraiga una vez más y cuente hasta tres. Luego, relaje y cuente hasta tres. Repita esto de 10 a 15 veces.

    Cuando se sienta cómoda con el ejercicio, practíquelo durante cinco minutos, tres veces por día. Puede realizarlo acostada, sentada o parada.

    Convertir los ejercicios de Kegel en un hábito

    Las siguientes sugerencias pueden servir como ayuda para recordar realizar los ejercicios de Kegel:

        
  • Trate de programar los ejercicios de Kegel a la misma hora todos los días; por ejemplo, durante un programa de TV habitual, mientras lava los platos o antes de acostarse.
  • Busque una forma de recordar que debe realizar los ejercicios de Kegel. Por ejemplo, puede colocar una nota o cartel en el espejo o en el refrigerador.
  • Recompénsese por cada día que practica los ejercicios de Kegel. Por ejemplo, puede colocar una estrella dorada en su calendario.
  • Quizás olvide realizar sus ejercicios durante unos días. Es común olvidarse cuando está intentando hacer algún cambio nuevo. No se desanime. Simplemente vuelva al programa de ejercicios.
  • Siga su progreso en forma diaria o semanal. Con el tiempo, deberá comenzar a observar que las "pérdidas" de orina son menos frecuentes o en menores cantidades que antes.
  • Solo se beneficiará con estos ejercicios si continúa practicándolos.