Karen Smyers ganó el primer triatlón al que entró en 1984 y se quedo enganchada desde entonces. En aquellos días, ella estaba trabajando tiempo completo, entrenaba durante el almuerzo, y a menudo era superada en la parte de la bicicleta de la carrera. Unos cuantos años después, fue patrocinada por Trek y Nike y estaba aplastando a sus competidores. En 1995 ganó el Ironman de Hawai y siguió con un tercer sitio en la final de 1996. Entonces en 1997, empezó su gran reto.

Después de una serie de accidentes dolorosos que pusieron en riesgo su vida y un ataque de cáncer de tiroides, la triatleta Karen Smyers está de regreso y piensa en su siguiente Ironman. Pero la carrera viene en segundo lugar en relación a lo más importante en su vida: Su familia.

Díganos sobre algunos de los obstáculos que ha tenido que enfrentar en años recientes.

Se me diagnosticó cáncer de tiroides en el otoño de 1999. Pero había tenido una serie de contratiempos antes de esto.

¿Qué más pasó?

En junio de 1997, el día anterior al que se supone iba a volar para competir en unas carreras en Monte Carlos y Alemania, desmonté una ventana para tormenta y se destrozó. Una gran pieza de vidrio se incrustó en mi tendón. Fui a la sala de emergencia y me repararon el tendón, y me desperté con una gran yeso puesto.

¿Así que no hubo carreras por un rato?

Necesitaba de cuatro a seis meses para rehabilitarme. Pero había un escudo plateado - [mi esposo] Michael y yo queríamos empezar una familia y esto parecía una buena oportunidad. Pasamos enseguida al plan B, ¡a pesar del yeso¡

¿Funcionó el plan B?

Jenna nació en mayo de 1998. Mientras estuve embarazada fui capaz de rehabilitar mi pierna por completo. Regresé a entrenar durante el embarazo, y nadé hasta el día en que ella nació. La labor de parto duró 48 horas y terminó con una cesárea - otra cirugía. Pero el umbral de mi dolor subió después de ese parto.

¿Regresó de nuevo a entrenar seriamente?

Corrí algunas carreras ese verano. Pero en agosto, estaba fuera entrenando en una vuelta (con bicicleta) y fui golpeada por atrás por un vehículo de 18 ruedas. Me rompí seis costillas, me separé el hombro, tuve contusiones en los pulmones y muchos rasguños de la carretera. Esto fue de miedo - se me ocurrió lo cerca que llegamos a estar de no tener una mamá para Jenna. Ella solo tenía tres meses de edad, y yo todavía la estaba amamantando.

La recuperación física del accidente debe haber sido díficil.

Las costillas y el hombro separado se curaron eventualmente, pero fue muy doloroso durante unas cuantas semanas. El pobre de Michael se tuvo que hacer cargo tanto de Jenna como de mí. Realmente tuve un buen terapeuta físico y empezamos a trabajar con el hombro inmediatamente. Quería estar de regreso tan pronto como pudiera.

¿Qué la mantenía motivada?

Nuestro deporte entró a los Juegos Olímpicos por primera vez en el año 2000, y yo quería una oportunidad ser parte del equipo. Había tenido una magnifica temporada. Pero en septiembre, casi un mes antes del Ironman, me enfermé de bronquitis y tenía algunas glándulas inflamadas alrededor de la garganta - así que me practiqué un ultrasonido. Encontraron una gran cantidad de nódulos y pensaron que podría ser cáncer.

¿Tuvo que omitir el Ironman?

Necesitaba hacerme una biopsia antes de que pudiéramos estar seguros de que era cáncer. El cáncer de tiroides es de crecimiento muy lento y bastante tratable, así que mi doctor me dijo que estaba bien dejar la biopsia para después del Ironman.

Así que corrió la carrera. ¿Cómo le fue?

Finalicé en segundo lugar. Iba de líder hasta las ocho millas de la carrera. Pero era la primera vez que lo hacía después de dos cirugías y el accidente del camión, y estaba muy contenta. Después de la carrera, supe que tenía que enfrentarme a la biopsia, Fue programada tres semanas después del Ironman.

¿Cómo pasó las semanas antes de esto?

Decidí correr una carrera más, en México. La carrera fue de reclutamiento-legal, lo que significa que corres en pelotón. Una chica se accidentó justo en frente de mi y me fui de cabeza y me rompí la clavícula

Y entonces tenía que hacerse la biopsia.

Regresé, y tuve que hacerme la biopsia al día siguiente y el resultado resultó ser cáncer de tiroides. Y las pruebas olímpicas se iban a realizar dentro de cuatro meses y yo tenía una clavícula rota.

¿Cuál fue el tratamiento para el cáncer?

Me sometí a cirugía para extirparme la tiroides de inmediato. Había cáncer en seis nódulos linfáticos, y ellos los extirparon también. Luego me recomendaron un tratamiento de yodo radioactivo. Pero dado que el tratamiento de yodo realmente destruye tu fuerza, decidí esperar y hacerme el tratamiento después de las pruebas olímpicas.

¿Tuvo tiempo para ponerse en forma?

Me rehabilité de la clavícula y regresé a entrenar. Era muy bueno tener un objetivo inminente. No tenía tiempo para sentarme y estar deprimida. Me puse en muy buena forma para las pruebas olímpicas - pero no lo suficiente. Mi nado me retenía. Pero aún así valía la pena el viaje - y fue magnífico ser parte de nuestras primeras pruebas olímpicas.

¿Se sometió al tratamiento radiactivo después de esto?

Me sometí en junio, tuve una absorción muy alta de yodo radioactivo preliminar, y vieron que tenía varios nódulos linfáticos más que necesitaban ser extirpados. Competí todo el verano entre tratamientos, pero me fue muy díficil entrenarme, y no lo hice muy bien.

¿Cómo afectó el tratamiento a su cuerpo?

Tenía la energía muy baja, me sentía muy floja y con algo de sueño. Mi salvador, absolutamente, fue el ejercicio. Me mantuve saliendo y nadando o corriendo y si lo seguía haciendo, después de diez o quince minutos me despertaba. Mi metabolismo se sacudía y me sentía bien durante el resto del día. Pero en general, no me sentía bien por mucho tiempo.

Desde entonces, ¿ha regresado a entrenar y a correr?

Regresé en el 2001. Tuve un año muy bueno. Gané nuestros campeonatos nacionales, justo un par de semanas antes de mi cumpleaños número 40. Luego regresé al Ironman el año pasado y terminé en quinto lugar, lo que no fue nada malo, considerando todo el asunto.

¿Está entrenando para el Ironman del 2002?

Estoy entrenando y corriendo pero mi objetivo primordial es tratar de tener otro hijo. Creo que los años de crianza de mi hija se irán antes de que lo hagan mis años de competencias. Solo lo tomo mes por mes.

¿Está pensando en la Olimpiadas del 2004?

Le mentiría si le dijera que no me ha venido a la mente de vez en cuando. La forma en la que estoy nadando, simplemente no es una opción. Pero eventualmente podría regresar. Ya está mucho mejor de lo que estaba el año pasado.

¿Cuáles son sus otros objetivos ahora?

Quiero ver cuánto puedo aguantar. Soy mucho más cuidadosa y conservadora, pero creo que todavía puedo obtener mucho de mi atléticamente y mantener mi vida equilibrada. Y algún día me gustaría romper el record del grupo de 80-84 años en el Ironman.

Las entrevistas fueron realizadas en el pasado y pudieran no reflejar estándares y prácticas actuales en la medicina. Hable con su médico para conocer mayores detalles sobre cómo esta condición es manejada y diagnosticada en el presente, así como para conocer que tratamientos son los adecuados para usted.