El tipo de investigación mejor y más confiable es el estudio doble ciego controlado con placebo . El propósito de este tipo de estudio es eliminar el poder de la sugestión. Es cierto, aunque difícil de creer, que los tratamientos de placebo (falsos) pueden producir resultados drásticos y duraderos en la mayoría de las personas en las que son suministrados. El estudio doble ciego controlado mantiene tanto a los médicos como a los participantes sin saber quién está recibiendo qué tratamiento. Esta última parte es importante debido a que previene a los investigadores de avisar sin querer a los participantes o predisponer inconscientemente la evaluación de los resultados.

Un estudio doble ciego eficiente debería incluir al menos 100 personas, de preferencia hasta 300. Los tratamientos drásticamente efectivos de alguna manera se pueden probar en estudios un tanto de menor tamaño; sin embargo, las investigaciones que incluyen a 30 personas o menos por lo general no prueban nada en lo absoluto.

Un estudio doble ciegocomparativo es similar a un estudio doble ciego controlado por placebo , excepto que en lugar de placebo, un grupo recibe un medicamento convencional. Por lo tanto, dichos estudios comparan un nuevo medicamento con otro que ya se sabe que funciona.

Dichos estudios son especialmente útiles para determinar si algún tratamiento nuevo ofrece alguna ventaja en comparación con uno antiguo. Por razones estadísticas, estos no son tan buenos en demostrar si un tratamiento es efectivo.