Las arterias que suministran sangre a las piernas podrían bloquearse gravemente en las etapas avanzadas de la aterosclerosis (comúnmente conocida como endurecimiento de las arterias). Esto puede llevar a un severo dolor con calambres cuando camina más allá de una corta distancia, debido a que los músculos están necesitados de oxígeno, una enfermedad llamada claudicación intermitente. La intensidad de la claudicación intermitente con frecuencia es medida por la distancia que la persona puede caminar sin dolor.

El tratamiento convencional para la claudicación intermitente consiste en medidas para combatir la aterosclerosis , el medicamento Trental (pentoxifilina) y otros medicamentos. En casos avanzados, podría ser necesaria cirugía para mejorar el flujo sanguíneo.

Principales Tratamientos Naturales Propuestos

Numerosos tratamientos naturales podrían ser útiles, pero no está claro si es seguro combinarlos con los medicamentos que podrían ser prescritos al mismo tiempo. Definitivamente se necesita supervisión médica para esta grave enfermedad.

Ginkgo

Según ocho estudios doble ciego controlados por placebo , el ginkgo puede incrementar significativamente la distancia de caminatas sin dolor, 1 supuestamente al incrementar la circulación.

Un estudio incluyó a 111 pacientes y les dio seguimiento durante 24 semanas. 2 Se midió la cantidad que los participantes podían caminar sin dolor al medir la resistencia en una caminadora con una pendiente del 12% a una velocidad de 2 millas por hora. Al comienzo del tratamiento, tanto los grupos con placebo y con ginkgo (120 mg) pudieron caminar aproximadamente 350 pies sin dolor.

Al final de la prueba, aunque ambos grupos tuvieron mejorías (¡el poder del placebo es increíble!), el grupo con ginkgo mejoró significativamente más, mostrando aproximadamente un aumento del 40% al caminar distancias sin dolor en comparación con sólo el 20% en el grupo con placebo.

También fueron apreciadas mejorías similares en un estudio doble ciego controlado con placebo en 60 personas que habían alcanzado los máximos beneficios de la terapia física. 3

Tomar una alta dosis de ginkgo podría proporcionar aumento en los beneficios con la claudicación intermitente. Un estudio doble ciego controlado con placebo de 24 semanas de duración en 74 personas, descubrió que el ginkgo en una dosis de 240 mg al día era más efectiva que 120 mg al día. 4

Para más información, incluyendo dosis y temas de seguridad, vea el artículo de ginkgo en su totalidad.

L-Carnitina

La sustancia L-carnitina que es similar a una vitamina también parece ser algo benéfica para la claudicación intermitente. Aunque ésta no incrementa el flujo sanguíneo, la carnitina parece incrementar la distancia en las caminatas al mejorar la utilización de la energía por los músculos. 5

Un estudio doble ciego controlado con placebo de 12 meses de duración en 485 personas con claudicación intermitente evaluó los posibles beneficios de un tipo especial de carnitina llamada propionil-L-carnitina. 6 Los participantes con enfermedad relativamente grave mostraron una mejoría del 44% en la distancia caminada en comparación con el grupo de placebo. Sin embargo, no se apreció mejoría en aquellos con enfermedad ligera. Los beneficios fueron apreciados en la mayoría, pero no todos, los demás estudios que utilizaron L-carnitina o propionil-L-carnitina. 7 - 16

Para más información, incluyendo dosis y temas de seguridad, vea el artículo de carnitina en su totalidad.

Hexaniacinato de Inositol

El complemento de hexaniacinato de inositol, un tipo especial de vitamina B 3 , parece ser útil para la claudicación intermitente. Estudios doble ciego que involucraron a un total de aproximadamente 400 personas han descubierto que éste puede mejorar la distancia en las caminatas para las personas con claudicación intermitente. 17 - 20 Por ejemplo, en un estudio, se les suministró a 100 personas ya sea placebo o 4 g de hexaniacinato de inositol al día. 21 Durante un periodo de 3 meses, los participantes mejoraron significativamente en el número de pasos que podían dar en un dispositivo especial antes de experimentar dolor excesivo.

Para más información, incluyendo dosis y temas de seguridad, vea el artículo de la vitamina B 3 en su totalidad.

Policosanol

Una sustancia cerosa extraída de la caña de azúcar, el policosanol es mejor conocido como un tratamiento para el colesterol elevado. Sin embargo, también parece ser útil para la claudicación intermitente, según varios estudios realizados por sólo un grupo de investigación cubano.

Un estudio doble ciego controlado por placebo, de 2 años de duración y con 56 personas, descubrió que un tratamiento con policosanol (10 mg dos veces al día) mejoró la distancia en las caminatas en más de un 50% en 6 meses y los beneficios mejoraron durante el estudio. 22

Resultados similares fueron apreciados en un estudio doble ciego controlado con placebo de 6 meses de duración en 62 personas. 23

Además, un pequeño estudio doble ciego descubrió que el policosanol es más efectivo que el medicamento lovastatina para el tratamiento de la claudicación intermitente. 31

Los beneficios del policosanol para esta enfermedad se supone que son debidos a los efectos que tiene sobre la agregación plaquetaria. 24 Parece prevenir la agregación plaquetaria en casi la misma proporción que lo hace la aspirina a 100 mg al día. 25

Algunos productos de policosanol que se comercializan utilizan cera de abeja como la fuente en lugar de caña de azúcar. Sin embargo, existe alguna controversia en la posibilidad de que estos productos en realidad sean efectivos. Para mayor información, incluyendo dosis y temas de seguridad, vea el artículo de policosanol en su totalidad.

Mesoglicano

El mesoglicano es una sustancia encontrada en muchos tejidos del cuerpo, incluyendo las articulaciones, los intestinos y el revestimiento de los vasos sanguíneos. Un estudio doble ciego controlado con placebo de 20 semanas de duración incluyó a 242 personas para evaluar los efectos del mesoglicano en la claudicación intermitente. 28 Significativamente más participantes en el grupo con mesoglicano respondieron al tratamiento (definido como mayor a un 50% de mejoría en la distancia caminada) en comparación con el grupo con placebo. Para mayor información, incluyendo dosis y temas de seguridad, vea el artículo de mesoglicano en su totalidad.

Arginina

El complemento de arginina podría ser capaz de incrementar las distancias caminadas en las personas con claudicación intermitente. En un estudio doble ciego con 41 personas, un tratamiento de 2 semanas con una dosis de arginina mejoró la distancia caminada en un 66%; no se apreciaron beneficios en el grupo con placebo ni en el grupo con baja dosis de arginina. 29

También fueron apreciados buenos resultados en otro estudio, aunque su complicado diseño hace la interpretación de los resultados de cierta manera algo difícil. 30

Para mayor información, incluyendo dosis y temas de seguridad, vea el artículo de arginina en su totalidad.

Antioxidantes

Un estudio doble ciego controlado con placebo en 1,484 personas con claudicación intermitente no descubrió beneficios con la vitamina E (50 mg al día), betacaroteno (20 mg al día) o una combinación de ambos. 27

Hierbas y Complementos para Usar Sólo con Precaución

Varias hierbas y complementos podrían interactuar de forma adversa con los medicamentos utilizados para tratar la claudicación intermitente. Para mayor información sobre los posibles riesgos, vea el artículo individual del medicamento en la sección Interacciones con Medicamentos de esta base de datos.