La cimicifuga es una hierba alta perenne originalmente encontrada en el noroeste de los Estados Unidos. Los nativos americanos la usaban principalmente para los problemas de salud de las mujeres, pero también como un tratamiento para la artritis, fatiga y mordedura de serpiente. Los colonos europeos rápidamente adoptaron la hierba para usos similares y a fines del siglo XIX, la cimicifuga fue el principal ingrediente en el ampliamente popular Lydia E. Pinkham's Vegetable Compound para calambres menstruales. Emigrando a través del Atlántico, la cimicifuga llegó a ser un tratamiento europeo popular para los problemas de mujeres, artritis y presión arterial alta.

¿Cuál es la Evidencia Científica para la Cimicifuga?

Síntomas de la Menopausia y la Osteoporosis

El estrógeno es útil tanto para los síntomas de la menopausia y sus consecuencias a largo plazo, como para la osteoporosis . Sin embargo, ésta eleva el riesgo de cáncer de seno y, si no es combinada con medicamentos parecidos a la progesterona, también de cáncer uterino. La evidencia preliminar sugiere que la cimicifuga puede tener los mismos beneficios del estrógeno, sin los riesgos. Sin embargo, la evidencia que sustenta estos usos potenciales todavía es débil.

En un estudio doble ciego controlado por placebo , 62 mujeres con menopausia recibieron cimicifuga, estrógeno o placebo por 3 meses. 25 Los resultados mostraron que la hierba redujo los síntomas generales de la menopausia (tales como bochornos) en la misma extensión que el medicamento. El análisis microscópico de las células mostró que a diferencia del estrógeno, la cimicifuga no afecta las células en el útero. Este es un resultado positivo, debido a que los efectos del estrógeno en el útero son potencialmente dañinos. Sin embargo, la cimicifuga tuvo un efecto parecido al estrógeno en las células de vagina. Esto también es positivo, debido a que esto significa que la cimicifuga reduce el adelgazamiento vaginal. Finalmente, el estudio encontró indicios de que la cimicifuga puede ayudar a proteger los huesos.

Un estudio previo también encontró beneficios con la cimicifuga, pero es difícil confiar en los resultados. Este ensayo dio seguimiento a 80 mujeres por 12 semanas y comparó los efectos de la cimicifuga, el estrógeno y el placebo. 1 Otra vez, la cimicifuga mejoró los síntomas de la menopausia y la salud de la células vaginales. Sin embargo, en este estudio el estrógeno comprobó ser menos efectivo que el placebo. Este resultado es tan difícil de creer que arroja serias dudas sobre el sentido de los resultados.

Para hacer las cosas más complicadas, otro estudio encontró que la cimicifuga no afectó la salud de las células vaginales. 2

Varios estudios diferentes son citados con frecuencia como evidencia de que la cimicifuga es útil para la menopausia, pero realmente ellas no han probado absolutamente nada. 5–9 En estos estudios, todos los participantes recibieron cimicifuga: No hubieron grupos de placebo. Aunque las mujeres reportaron mejorías en los síntomas, no hay manera de saber si la cimicifuga fue la responsable. Las mujeres a quienes se les dió el placebo reportaron mejoraís de manera confiable en los síntomas de la menopausia; una reducción del 50% en los síntomas de los bochornos es bastante típica. 10 Hasta ahora, es posible que los beneficios vistos en estos estudios no controlados no tuvieran nada que ver con la cimicifuga.

Al poner toda esta información junta, es justo decir que la cimicifuga ha mostrado alguna promesa para los síntomas de la menopausia, pero se necesita más evidencia; incluso la evidencia más débil sugiere que la cimicifuga puede ser útil para prevenir la osteoporosis.

Alguna información interesante se ha desarrollado en relación a cómo funciona la cimicifuga. En el pasado, la hierba fue descrita como un fitoestrógeno, un químico basado en una planta con efectos parecidos al estrógeno. Sin embargo, la evidencia posterior indica que la cimicifuga no es un fitoestrógeno general, pero puede actuar como un estrógeno en sólo pocas partes del cuerpo: El cerebro (reduciendo los bochornos) y los huesos (potencialmente ayuda a prevenir o tratar la osteoporosis) y posiblemente, la vagina. 2,3,11-13,16,18, 21-25 Éste no parece actuar como el estrógeno en el seno o el útero.

Si esta teoría es cierta, la cimicifuga es un modulador selectivo de los receptores de estrógeno (SERM por sus siglas en inglés) un tanto como el medicamento raloxifen (Evista). Sin embargo, se necesita más evidencia para establecer los hechos de la materia.

Sobrevivientes del Cáncer de Seno

Las mujeres con cáncer de seno frecuentemente experimentan molestos bochornos, por razones que no están claras por completo. El tratamiento con estrógeno no es una opción, debido a que éste puede incrementar el riesgo de recurrencia del cáncer. Sin embargo, debido a que la cimicifuga no parece tener acciones parecidas al estrógeno en el seno, los investigadores lo examinaron para ver si éste podría reducir los bochornos en 85 mujeres quienes habían pasado por un tratamiento para cáncer de seno . Los resultados no fueron alentadores: En este ensayo de 2 meses doble ciego, controlado con placebo, la cimicifuga no redujo los síntomas generales de los bochornos. 4

Dosis

La dosis estándar de la cimicifuga es de 1 a 2 tabletas dos veces al día de un extracto estandarizado fabricado que contiene 1 mg de 27-deoxiacteína por tableta.

Asegúrese de no confundir la cimicifuga con el caulófilo(Caulophyllum thalictroides). El caulófilo es potencialmente más peligroso debido a que éste contiene químicos que son tóxicos para el corazón; un caso publicado documentó insuficiencia cardíaca profunda en el niño nacido de una madre que usó el caulófilo para inducir la labor. 14

Cuestiones de Seguridad

La cimicifuga sola, rara vez produce cualquier efecto secundario distinto a un leve dolor gastrointestinal. Los estudios en ratas no han encontrado toxicidad significativa cuando la cimicifuga fue suministrada en 90 veces la dosis terapéutica por un periodo de 6 meses. 15 Debido a que 6 meses en las ratas corresponden a décadas en un ser humano, este estudio parece hacer más fuerte la declaración acerca de la seguridad a largo plazo de la cimicifuga.

A diferencia del estrógeno, la cimicifuga no estimula el crecimiento de las células del cáncer de seno en un tubo de ensayo. 16–18 Sin embargo, la cimicifuga todavía no ha estado sujeta a estudios de larga escala similares a aquellos conducidos para el estrógeno. Por esta razón, la seguridad para aquellas con un cáncer previo de seno no es conocida. También, debido a la actividad potencial hormonal, la cimicifuga no está recomendada para adolescentes o mujeres embarazadas o que estén amamantando.

Se ha descubierto que la cimicifuga disminuye ligeramente la presión arterial y el azúcar sanguíneo en ciertos animales. 19,20 Por esta razón, es posible que la hierba pueda interactuar con medicamentos para la presión arterial alta o la diabetes, pero no hay reportes de cualquiera de estos problemas.

Hay un reporte de que un producto de cimicifuga causó lesión severa del hígado. 26 Sin embargo, no está claro si la causa fue la cimicifuga sola o una combinación presente en el producto.

La seguridad en los niños pequeños y en aquellos con enfermedad severa del hígado no es conocida.