Nota: Hasta ahora, ninguno de estos tratamientos ha sido probado efectivamente para los usos citados arriba.

El VIH o virus de inmunodeficiencia humana es el virus responsable del SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). Identificado por primera vez en 1983, este virus destruye o daña de manera progresiva las células en el sistema inmunológico, haciéndose su anfitrión vulnerable a ciertos tipos de cáncer e infecciones. Las infecciones oportunistas - provocadas por microorganismos que normalmente no provocan enfermedades en personas saludables - pueden tener efectos serios o incluso mortales en personas con el VIH.

Después de un mes o dos de la exposición, el VIH puede provocar síntomas a corto plazo similares a los de la gripa, seguidos por período libre de síntomas que dura meses o años durante los cuales el virus sigue multiplicándose. Después de esta etapa, las personas con VIH pueden desarrollar nódulos linfáticos inflamados, llagas recurrentes de herpes, diarrea, pérdida de peso y/o infecciones crónicas por cándida (oral o vaginal) - un estado previamente llamado complejo relacionado con el SIDA o ARC, por sus siglas en inglés. Los niños podrían experimentar desarrollo retardado o fracasar al crecer. La infección es llamada SIDA cuando el número de células inmunes conocidas como CD4+ o células ayudantes tipo t cae por debajo de cierto nivel, o cuando las enfermedades oportunistas como el desarrollo de neumonía por Pneumocystis carinii . Hoy en día, tanto el ARC como el SIDA algunas veces son llamados de manera conjunta infección VIH sintomática.

El VIH se propaga más comúnmente a través de practicas sexuales inseguras o por el abuso de drogas intravenosas. Las madres pueden infectar a sus bebés antes o durante el nacimiento, o posteriormente a través del amamantamiento.

Una nueva esperanza de tratamiento para el VIH se presentó con el descubrimiento de dos grupos de medicamentos llamados inhibidores de la transcriptasa inversa e inhibidores de la proteasa . Ambos ayudan a evitar que el virus se multiplique, Tomados juntos, pueden ayudar a hacer más lenta la propagación del virus y retrasar el comienzo del SIDA. Sin embargo, no pueden prevenir a las personas de transmitir el virus a los demás. (Una excepción: Mujeres embarazadas que toman uno de estos medicamentos, llamados AZT, podrían tener una posibilidad mucho menor de pasar el virus a sus bebés aún no nacidos.) Aunque poderosos, estos tratamientos no erradican el virus y por lo tanto no son verdaderas curas para la enfermedad.

Las encuestas han mostrado que las personas con VIH a menudo toman remedios naturales además de sus múltiples medicamentos. SI usted tiene VIH, es particularmente importante hablar con su médico sobre cualquier sustancia natural que esté tomando y estar alerta de posibles reacciones. Lo más importante es que las personas con VIH no deben usar la hierba de San Juan o el ajo (vea más adelante Tratamientos Naturales que Evitar ).

Tratamientos Propuestos para el VIH

Entre los muchos tratamientos naturales propuestos para el VIH, ninguno tiene más que una evidencia preliminar.

Inhibiendo la Duplicación Viral

Actualmente, ningún remedio natural compite con la efectividad de los medicamentos antirretrovirales para inhibir la duplicación del VIH en el cuerpo. Sin embargo, la investigación preliminar sugiere que un extracto de las hojas y tallos del arbusto del Boj de hoja pequeña podría retrasar el progreso de la enfermedad del VIH. 1 Muchas otras hierbas y suplementos también han sido propuestos, pero hasta ahora hay poca evidencia de que funcionen.

Boj de hoja pequeña

En un estudio doble ciego controlado por placebo de 145 personas con VIH, investigadores franceses estudiaron los efectos de dos dosis de una preparación hecha de hojas perennes del Boj de hoja pequeña ( Buxus sempervirens ). 2 La preparación se dió en dosis de 990 miligramos (mg) y 1,980 mg al día por períodos que van desde 4 hasta 64 semanas.

Cuando los participantes empezaron el estudio, no tenían síntomas de VIH y nunca habían tomado medicamentos antirretrovirales. Durante el estudio se les mantuvo alejados de los medicamentos antiVIH (ésto fue antes de que el uso de los medicamentos antiVIH se generalizara). Al final, los investigadores encontraron que entre los que tomaron la dosis menor, menos personas desarrollaron SIDA, VIH sintomático o conteos de CD4+ por abajo de 200 comparados con quienes tomaron la dosis más alta o placebo. Además, hacia el final de su período de tratamiento, menos personas en el grupo de la dosis baja tuvo un gran incremento en la cantidad de virus de VIH que ellos portaban comparado con el de los otros dos grupos.

Los investigadores originalmente habían planeado que el estudio continuara durante 18 meses (78 semanas). Sin embargo, a medida que el estudio avanzaba, un comité de revisión decidió detener el estudio anticipadamente cuando el participante promedio había tomado boj de hoja pequeña o placebo durante 37 semanas. El comité de revisión sintió que no era ético continuar teniendo a algunas personas tomando placebo, dados los resultados positivos entre los que tomaban el extracto. No obstante, es necesaria mayor investigación para confirmar la efectividad del extracto de boj de hoja pequeña para el VIH, particularmente en combinación con los medicamentos virales antiVIH, que se han vuelto el estándar de cuidado para la infección por VIH.

En este estudio no se reportaron efectos secundarios severos y las personas que tomaron boj de hoja pequeña, en general tuvieron el mismo índice de efectos secundarios que el de quienes tomaron placebo. 3

Sin embargo, hay algunas cuestiones de seguridad con esta hierba. Una sustancia llamada cicloprotobuxina es considerada por ser uno de los ingredientes activos en el boj de hoja pequeña. 4 Dosis altas de esta sustancia pueden provocar vómito, diarrea, espasmos musculares y parálisis. Advertencia : Por esta razón,¡la ayuda debe tomarse sólo bajo supervisión médica! La seguridad en mujeres embarazadas o en etapa de lactancia, niños pequeños o personas con enfermedad hepática o renal no se ha establecido. Además, el tocar las hojas frescas del boj de hoja pequeña puede, de vez en cuando, provocar irritación cutánea. 5

Nota: Sólo un extracto especial de boj de hoja pequeña ha sido estudiado como un tratamiento para la infección por VIH. No trate de usar hoja seca de boj de hoja pequeña, podría no ser seguro.

Otros Tratamientos Naturales Propuestos

Uno de los componentes de la hierba aloe , acemannan, ha mostrado algunas promesas en estudios de probeta y en animales para estimular la inmunidad e inhibir el crecimiento de varios virus, incluyendo el VIH. 107 - 109 Estos hallazgos han conducido a ensayos del acemannan (o aloe entera) para el tratamiento de la infección por VIH. Sin embargo, un ensayo doble ciego controlado con placebo del acemannan falló en encontrar beneficio alguno para personas con infección severa por VIH. 111 (de manera interesante, hay algunas preguntas sobre si los efectos observados en estos estudios en realidad se debían al acemannan en si o a un contaminante llamado aloeride. 110 )

Otras sustancias que han sido investigadas para la posible supresión del VIH incluyen la bacaolina, curcumina , baya del saúco , magnolia china , espirulina , hongo reishi , propóleos y astrágalo . Sin embargo, como con el aloe, la evidencia de que funcionen está principalmente limitada a estudios de laboratorio y en animales; si estos resultados se traducen o no en el ambiente real entre personas con VIH, aún no ha sido determinado.

La Hierba de San Juan contiene una sustancia llamada hipericina que ha sido investigada por sus posibles efectos contra el VIH. Sin embargo, contrario a la creencia popular, ni la hipericina ni la hierba de San Juan son del todo útiles para tratar el VIH. 6 Además, la hierba de San Juan daña seriamente la actividad de los medicamentos estándares para el VIH y podría causar una falla en el tratamiento. (Vea Tratamientos Naturales que Evitar , más adelante.)

Elevando el Sistema Inmunológico

En los estudios de laboratorio, se ha encontrado que un número de sustancias mejoran las medidas de inmunidad en la infección por VIH, por ejemplo, al elevar los conteos de CD4+, cambiando la proporción entre las células CD4+ y otras células inmunes, incrementando las cantidades de otras sustancias químicas inmunes o aumentando la capacidad del cuerpo para atacar las sustancias invasoras. Sin embargo, hay relativamente poca información sobre si en realidad pueden ayudar a las personas con infección por VIH.

NAC

Una de las sustancias naturales más ampliamente usada por las personas con VIH con esperanzas de elevar la función de su sistema inmunológico es el antioxidante NAC (abreviación de N-acetilcisteína), pero la evidencia de que ayude es un tanto contradictoria.

La NAC es una forma especialmente modificada del aminoácido alimenticio cisteína. Los suplementos de NAC ayudan al cuerpo a producir la importante enzima antioxidante glutationa. Los primeros ensayos en humanos, incluyendo un estudio doble ciego de 45 personas, sugieren que la NAC podría incrementar los niveles de células CD4+ en personas saludables y la lenta disminución de células CD4+ en personas con VIH. 13, 14 Otro estudio de la NAC combinada con selenio tuvo resultados contradictorios, afectando los conteos de células t en algunas personas, pero no en las demás. 15 Sin embargo, los resultados preliminares de todavía otro estudio encontraron que la NAC no tuvo efecto sobre los conteos de CD4+ ni en la cantidad de virus VIH en la sangre. 16

Otros Tratamientos Naturales Propuestos

Otros tratamientos naturales propuestos que algunas veces son recomendados para aumentar la inmunidad en el VIH incluyen: andrographis , tricosantina (compuesto Q), ácido lipoico , coenzima Q 10 , hongo maitake , un componente de regaliz conocido como glicirrizina, la hierba Charantia de momordica (también llamada balsamina), equinácea , ginseng , ácidos grasos omega-6 , carnitina , DHEA y enzimas proteolíticas . Sin embargo, hasta ahora no hay evidencia real de que estos tratamientos funcionen en realidad. Ajo también es recomendado algunas veces; sin embargo, por razones de seguridad debe evitarse en la infección por VIH. (Ver Tratamientos Naturales para Evitar , más adelante.)

Aceite de pescado también es algunas veces recomendado para aumentar la inmunidad en la infección por VIH. Sin embargo, un estudio doble ciego de seis meses encontró que una combinación de ácidos grasos omega-3 en el aceite de pescado más el aminoácido arginina no era más efectiva que el placebo al mejorar la función inmunológica en personas con VIH. 17

Los resultados del estudio varían sobre si la terapia de masaje puede mejorar las medidas de la función inmunológica en personas con VIH 112 - 114

El soporte inmunológico para personas con VIH también se discutió en la base de datos de homeopatía , bajo el capítulo soporte VIH.

Tratando Otros Síntomas de VIH así como Infecciones Oportunistas

Además de los tratamientos mencionados anteriormente, un número de remedios naturales han sido propuestos para los síntomas del VIH o infecciones oportunistas comunes.

El calostro bovino ha sido sugerido como un tratamiento para la diarrea crónica que comúnmente se presenta en personas con VIH o SIDA, pero la evidencia de que funcione, en el mejor de los casos, es poco convincente. 18–20

Aceite de árbol del té y canela han sido sugeridos como tratamientos para el afta (infección oral por Cándida ). 21, 22

Dehidroepiandrosterona ( DHEA ) es una hormona que parece disminuir en personas con SIDA, posiblemente debido a la desnutrición 23 y/o el estrés. 24 Un pequeño estudio doble ciego sugiere que la DHEA (50 mg al día) podría mejorar los niveles de humor y fatiga en personas con VIH; 104 otro pequeño ensayo encontró resultados no concluyentes. 25

Combinaciones herbales chinas han sido investigadas para el tratamiento del VIH, pero los resultados no han sido promisorios. En un ensayo doble ciego de 12 semanas controlado con placebo, a 30 adultos infectados con VIH con conteos de CD4+ de 200 a 500 se les dió una fórmula herbal china que contenía 31 hierbas. 26 Los resultados insinúan que el uso de la combinación herbal podría haber mejorado varios síntomas en comparación con el placebo, pero ninguna de las diferencias fue estadísticamente significativa. De manera interesante, la personas que creyeron estar tomando el tratamiento real mostraron beneficios significativos sin importar si estaban en el grupo del placebo o en el grupo del tratamiento real.

En otro ensayo doble ciego controlado con placebo, a 68 adultos infectados con el VIH se les dio ya sea placebo o una preparación de 35 hierbas chinas por un período de 6 meses. 27 Los resultados indican que el uso de las hierbas chinas no mejoró los síntomas o mediciones objetivas de la severidad del VIH. De hecho, las personas que usaron las hierbas reportaron más problemas digestivos que aquellas a quienes se les dió placebo!

Combatiendo la Pérdida de Peso

La pérdida no deseada de peso es un síntoma frecuente de VIH y SIDA. Algunas veces la pérdida de peso es tan extrema que la persona parece "consumirse" - de ahí el nombre de "síndrome de desgaste, SIDA," que técnicamente está definido como la pérdida de más del 10% de peso corporal combinado ya sea con diarrea crónica o debilidad y fiebre. Muchos factores pueden contribuir a esta pérdida de peso, incluyendo la pérdida de apetito, náusea, la mala absorción de nutrientes y úlceras bucales.

MCT y glutamina suplementarios, al igual que al proteína del suero, podrían ser útiles para este síntoma, aunque hasta ahora no hay evidencia definitiva de que funcionen.

MCT

El no absorber la grasa es particularmente común en la infección por VIH y puede llevar tanto a diarrea como a pérdida de peso. Un tipo particular de grasa conocida como MCT (triglicéridos de cadena media) es más fácilmente absorbido que las grasas ordinarias (triglicéridos de cadena larga) y puede ayudar a disminuir la diarrea y el consumo. Dos pequeños estudio doble ciego han encontrado que los MCT son absorbidos con más facilidad que los triglicéridos de cadena larga en personas con VIH o SIDA. 7, 8 Sin embargo, hasta ahora no hay evidencia directa de que los MCT en realidad ayuden a las personas a ganar peso.

En ambos estudios descritos arriba, los participantes no consumieron nada más que una fórmula nutritiva especial que contenía MCT. El tomar MCT en esta forma requiere supervisión médica para determinar la dosis.

Las personas con VIH o diabetes no deben usar MCT (ni cualquier otro suplemento) sin la supervisión de un doctor. Para más información, incluyendo dosis y cuestiones de seguridad, vea todo el artículo MCT .

Glutamina

Otro tratamiento promisorio para desechar es el aminoácido glutamina , una sustancia que juega un papel al mantener la salud del sistema inmunológico, tracto digestivo y células musculares. Aunque la investigación aún es preliminar, un estudio doble ciego controlado con placebo encontró que una combinación de glutamina y antioxidantes (vitaminas C y E , betacaroteno , selenio y N-acetilcisteína ) llevaron a una ganancia significativa de peso en personas con VIH que habían perdido peso. 9

Otro pequeño ensayo doble ciego encontró que la combinación de tratamiento con glutamina, arginina y beta-hidroxi beta-metilbutirato (HMB) podrían incrementar la masa muscular y posiblemente mejorar el estado inmunológico. 10

Otros Tratamientos Naturales

La proteína del suero algunas veces es recomendada para ganar peso cuando se tiene VIH, pero la evidencia de que funcione es preliminar, en el mejor de los casos. 11 Un estudio encontró que mientras el ejercicio mejoró la ganancia de peso, la proteína del suero sola o combinada con ejercicio no ofreció beneficio. 105Aceite de pescado podría ser útil. 12

Tratando los Efectos Secundarios del Medicamento

Varios tratamientos naturales han sido propuestos para tratar los efectos secundarios de dos grupos de medicamentos usados en el VIH: AZT, un medicamento antirretroviral, y TMP-SMX, un antibiótico comúnmente recetado.

Zinc, Carnitina y Vitamina B 12 : Podrían Ser Útiles Con El AZT

Tomar AZT puede llevar a deficiencia de zinc , que podría interferir con la función inmunológica. 28 Un estudio parcialmente ciego encontró que los suplementos de zinc podrían beneficiar a las que toman AZT. 29 En el grupo tratado con zinc, el peso corporal incrementó o se estabilizó, se elevó el conteo de CD4+ y los paticipantes tuvieron significativamente menos infecciones oportunistas.

La carnitina también ha sido propuesta como un tratamiento para los efectos secundarios del AZT, basado en la muy temprana evidencia de que podría evitar que el AZT dañe las células musculares. 30, 31

Basado en la evidencia altamente preliminar, la vitamina B 12 ha sido sugerida como un preventivo para las anormalidades sanguíneas provocadas por el AZT. 32

NAC: Propuesta para los Efectos Secundarios del TMP-SMX

Ha sido sugerido que el suplemento NAC podría ayudar a prevenir los efectos secundarios del antibiótico TMP- SMX (trimetropin-sulfametoxasol). Sin embargo, dos estudios controlados encontraron que la NAC no disminuyó significativamente las reacciones adversas al TMP-SMX. 33, 34

Apoyo de Nutrición en General

Las personas infectadas con el VIH podrían ser particularmente vulnerables a la desnutrición debido al apetito disminuído, poca absorción o posiblemente incremento de requerimientos de nutrientes específicos. Los estudios han encontrado que la deficiencia de vitamina A , B 1 , B 6 , B 12 , E , betacaroteno, colina , folato , selenio y zinc son comunes entre las personas con infección por VIH. 35 - 49 Muchas deficiencias se vuelven más comunes conforme la enfermedad empeora. Esto sugiere, pero no prueba, que tomar suplementos de estos nutrientes podría ser útil.

Vitamina A/Betacaroteno

La vitamina A y el betacaroteno aquí son descritos juntos debido a que el cuerpo usa betacaroteno para producir vitamina A.

La deficiencia de vitamina A podría estar vinculada con más bajos conteos de CD4+ así como con más altos índices de muerte entre las personas infectadas con el VIH. 50 Unos cuantos estudios preliminares han brindado esperanzas de que los suplementos de betacaroteno podrían incrementar o conservar la función inmunológica o disminuir los síntomas entre las personas con VIH. 51 - 54 Un pequeño estudio doble ciego sugirió que tomar betacaroteno podría elevar el conteo de glóbulos blancos en personas con VIH. 55 Sin embargo, dos más grandes ensayos subsecuentes no encontraron diferencias significativas entre quienes tomaron betacaroteno o placebo en el conteo de glóbulos blancos, conteo de CD4+ u otras medidas de la función inmunológica. 56, 57

Dos estudios observacionales de 6 a 8 meses de duración sugieren que los consumos más altos de vitamina A o betacaroteno podrían ser útiles, pero también encontraron que la precaución está en consideración a la dosis. 58, 59 Este grupo de investigadores generalmente vinculó el consumo más alto de vitamina A o betacaroteno con un riesgo menor de SIDA y menores índices de muerte, con una excepción importante: Las personas con el consumo más alto de cualquier nutriente (más de 11,179 IU por día de betacaroteno; o más de 20,268 IU por día de vitamina A) empeoraron en comparación con aquellas que tomaron un poco menos.

Nota: Recuerde también que las dosis excesivas de vitamina A pueden ser tóxicas para el hígado. Consulte con su médico sobre la dosis correcta para usted. Para otras cuestiones de dosis y de seguridad, vea los artículos completos sobre betacaroteno y vitamina A .

A pesar de las esperanzas de que la vitamina A dada a mujeres embarazadas VIH positivas podría disminuir el índice de infección de sus bebés, dos estudios doble ciego no han encontrado diferencias significativas entre los bebés cuyas madres tomaron vitamina A y los bebés cuyas madres tomaron placebo. 60, 61 En cualquier caso, la vitamina A no está considerada como segura en el embarazo; se prefiere el betacaroteno.

Vitamina B

Un estudio observacional encontró que los hombres VIH positivos con los consumos más altos de vitamina B 1 , B 2 , B 6 y niacina tuvieron índices significativamente mayores de supervivencia, mientras que un estudio similar encontró que aquellos que tomaron principalmente vitamina B 1 o niacina tuvieron un índice significativamente menor de desarrollar SIDA. 62, 63

Vitamina B 12 de forma deficiente en personas infectadas con el VIH ha sido vinculada con síntomas neurológicos, incluyendo el procesamiento más lento de la información en estudios del funcionamiento cognoscitivo; la investigación temprana sugiere que el restablecer los niveles de vitamina B 12 a lo normal podría disminuir estos síntomas. 64, 65 La deficiencia de B 12 también ha sido vinculada a menores conteos de CD4+ y al desarrollo más rápido del SIDA. 66

La deficiencia de vitamina B 6 también ha sido relacionada con una función inmunológica dañada en un estudio de personas con infección por VIH. 67

Nota: El consumo excesivo de vitamina B 6 puede provocar problemas neurológicos. Consulte con su médico sobre la dosis correcta para usted. Para otras dosis y cuestiones de seguridad, vea el artículo completo sobre la vitamina B 6 .

Vitaminas C y E

Dosis masivas de vitamina C en ocasiones han sido populares entre personas con VIH, basadas en evidencia altamente preliminar. 68, 69 Un estudio observacional vinculó a las altas dosis de vitamina C con el avance más lento hacia el SIDA. 70 El consumo alto de vitamina E también se vinculó con la disminución del riesgo de evolución hacia el SIDA en un estudio observacional diferente. 71

Sin embargo, un estudio doble ciego de 49 personas con VIH que tomaron vitaminas C y E combinadas o placebo durante 3 meses no mostraron ningún efecto significativo sobre la cantidad de virus detectada o el número de infecciones oportunistas. 72 Se ha sugerido que la vitamina E podría aumentar los efectos antivirales del AZT, pero la evidencia para esto es mínima. 73

Colina

La sustancia colina ha sido agregada recientemente a la lista de nutrientes esenciales. La evidencia sugiere que las personas con VIH que tienen bajas en colina podrían experimentar un avance más rápido de la enfermedad. 74

Hierro

Un estudio de 71 niños VIH positivos notó un alto índice de deficiencia de hierro . 75 Un estudio observacional de 296 hombres con infección por VIH vinculó el consumo alto de hierro con un riesgo disminuído de SIDA 6 años después. 76

Nota: No tome suplementos de hierro a menos que sepa que tiene deficiencia de hierro.

Selenio

El selenio se requiere para un buen funcionamiento del sistema inmunológico. 77 Los estudios observacionales han vinculado los niveles más altos de selenio en la sangre con conteos más altos de CD4+ 78 y riesgo reducido de mortalidad a causa de la enfermedad VIH. 79, 80 La deficiencia de selenio también podría incrementar la tendencia a adquirir infecciones de mujeres con VIH. 81

Sin embargo, en un estudio controlado de 52 personas con VIH, el selenio no mejoró las enfermedades clínicas ni elevó los conteos CD4+ nada más que algún otro tratamiento. 83 Un estudio de selenio combinado con la NAC mezcló resultados, afectando conteos de células t en algunas personas pero no en otras. 84

El selenio también ha sido propuesto como un preventivo o tratamiento para la cardiomiopatía, un trastorno del músculo cardíaco que puede afectar a personas con SIDA, pero hasta ahora la evidencia es poco convincente. 85, 86

Zinc

Algunos, no todos, estudios han encontrado que las persona VIH positivas tienden estar deficientes en zinc , con niveles cayendo más en la enfermedad más severa. 87 - 92 ¿Pero esto significa que tomar zinc ayudará? La respuesta no es clara.

Los niveles altos de zinc han sido vinculados a una mejor función inmunológica y a más altos conteos de células CD4+, mientras que la deficiencia de zinc ha sido vinculada a un riesgo mayor de muerte a causa del VIH. 93 - 95 Un estudio preliminar entre personas tomando AZT encontró que 30 días de suplemento de zinc llevaron a disminuir los índices de infecciones oportunistas por los 2 años siguientes. 96

Sin embargo, otra investigación ha vinculado al consumo más alto de zinc con un más rápido desarrollo de SIDA. 97 En otro estudio de personas VIH positivas, aquellas con un consumo más alto de zinc o quienes tomaban suplementos de zinc en cualquier dosis tuvieron un mayor riesgo de muerte dentro de los siguientes 8 años. 98

Multivitamínicos

Debido a que demasiados nutrientes son afectados por la infección por el VIH y tratamientos, los suplementos multivitamínicos son una opción lógica.

Los investigadores entrevistaron a 296 hombres con VIH, pero no SIDA, con respecto a su dieta y uso de multivitamínicos, después siguieron su progreso durante 6 años. 99 Aquellos que tomaron multivitamínicos diariamente tuvieron un riesgo significativamente menor de desarrollar SIDA durante el estudio. En un estudio similar, los hombres VIH positivos que tomaron de manera temprana suplementos de vitamina B 1 , B 2 o B 6 a niveles más altos que los Recommended Dietary Allowance (RDA), temprano en el curso de su enfermedad tuvieron menores índices de muerte 8 años después. 100

Tratamientos Naturales que Evitar

La combinación de hierba de San Juan e inhibidores de la proteasa es altamente peligrosa y debe ser evitada. En un estudio de voluntarios saludables, se encontró que la hierba de San Juan disminuyó la concentración de indinavir en la sangre, uno de los inhibidores de la proteasa más usados, de un 49% a un 99%! 101 Esto podría llevar a una falla en el tratamiento así como a una aparición de variedades resistentes del VIH. Para empeorar todo esto, la hierba de San Juan también parece interactuar con otra categoría de medicamentos usados para el VIH, inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa inversa (NNRTI, por sus siglas sen inglés), como la nevirapina. 106

Ajo , también podría combinar mal con ciertos medicamentos para el VIH. Dos personas con VIH experimentaron toxicidad gastrointestinal severa del medicamento ritonavir para el VIH después de tomar suplementos de ajo, 102 y otro estudio encontró que el ajo podría interferir con la acción del medicamento saquinavir para el VIH reduciendo los niveles sanguíneos del medicamento. 103

Si usted tiene VIH, hable con su doctor antes de usar cualquier hierba o suplemento, sin importar que tan inofensivo parezca. Un número de hierbas comunes podrían provocar reacciones con los medicamentos. Debido al gran número de medicamentos, hierbas y suplementos tomados por muchas personas con VIH, la posibilidad de reacciones es alta.