La cirugía para apoplejía técnicamente se encuentra en la categoría de prevención, pero se cubre a continuación debido a que es de naturaleza quirúrgica.

Dos condiciones en las arterias que llevan al cerebro lo pueden predisponer a apoplejía. Ambas son el resultado de aterosclerosis (depósitos de grasa en las arterias), lo cual puede conllevar a:

    
  • Estrechamiento de una arteria que eventualmente interrumpirá el abastecimiento de sangre al cerebro en su totalidad
  • Ulceración de un depósito de grasa (placa) que lo hace propenso a desprenderse y posteriormente obstruir el flujo de la arteria
  • La cirugía intenta corregir cualquiera de los dos o ambos casos. Se requiere evaluación muy cuidadosa para determinar cuáles lesiones se verán beneficiadas por la cirugía.

    Bypass Arterial

    Se puede realizar un bypass en un área estrecha de su arteria, por lo general la arteria carótida al coser una sonda de reemplazo por encima y debajo de la obstrucción.

    Esta cirugía casi siempre se realiza en las arterias carótidas, las cuales se encuentran en cada lado de su tráquea. También se puede llevar a cabo en medio de una arteria del cuero cabelludo y una vena dentro de su cráneo.

    Después de sujetarlo a dispositivos de monitoreo en la sala de operaciones, usted estará bajo anestesia general. El cirujano cortará la piel sobre la arteria o arteria involucradas, retirará una pieza de su cráneo si es necesario, y coserá una pieza de sonda (Dacron o una vena que se haya tomado de su pierna) entre una arteria sana y la que está enferma. El bypass podría simplemente ir alrededor de un segmento estrecho de una arteria carótida, o podría conectar una arteria dentro del cráneo con una del exterior del cráneo.

    Endarterectomía

    El revestimiento interior de estas arterias se engruesa y se vuelve irregular y podría contener depósitos de calcio, pero las capas externas podrían estar saludables.

    Muy similar a un bypass arterial (y que requiere que se use un bypass temporalmente durante la cirugía), una endarterectomía simplemente moldea el revestimiento interior, dejando atrás las capas exteriores para transportar la sangre. Existen razones técnicas del porqué se prefiere un procedimiento por encima del otro en alguna persona determinada. Las endarterectomías se realizan mucho más comúnmente que los bypass arteriales para enfermedades ateroscleróticas de las arterias carótidas.

    Reparando un Aneurisma

    Los aneurismas son depósitos débiles que se inflan y pueden romperse, permitiendo que bombee sangre a alta presión dentro de tejidos cercanos. Algunas veces es posible reparar un aneurisma antes que cause apoplejía hemorrágica mayor. Un aneurisma en crecimiento puede producir presión en el cerebro antes que se rompa. O, podría filtrarse lo suficientemente lento para permitir detección y reparación antes que comience el sangrado mayor.

    Aneurismo Cerebral

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    La cirugía para aneurisma cerebral es cirugía del cerebro, con todo el cuidado meticuloso y tecnología dirigidos hacia resultados seguros y efectivos. El objetivo es retirar una pequeña porción débil sobre un vaso sanguíneo. Una vez que se visualiza, el procedimiento convencional es sujetar un clip metálico alrededor de la base del aneurisma.

    Existen alternativas de alta tecnología que se pueden lograr sin entrar quirúrgicamente al cráneo. Los aneurismas están conectados a la circulación y se pueden alcanzar mediante venas al sujetar largos catéteres delgados (diminutas sondas) dentro de ellos. Entonces podría ser posible bloquear al aneurisma desde adentro, tal vez al insertar rollos metálicos o al lanzarles a chorro llenos de diminutas gotas que causarán que se forme un coágulo y se cicatricen.

    Angioplastia

    Se sujeta un pequeño tubo flexible (catéter) a través de las venas y dentro de la arteria carótida o (menos comúnmente) otra arteria en el cerebro. Se introduce un globo a través del catéter y se infla dentro de la vena, en un esfuerzo por ampliar la vena y mejorar el flujo sanguíneo a través de ella. Con frecuencia, se deja un stent (un tubo de malla) dentro de la arteria para mantenerla lo más abierta posible. Se puede colocar una cubierta de malla dentro de la arteria para atrapar cualquier pequeña porción de placa o coágulos que de lo contrario podrían fluir hacia arriba dentro del cerebro.

    Recientemente, se realizó un estudio comparando la endarterectomía y la colocación de stent en 527 pacientes que recientemente habían sufrido una apoplejía menor o TIA y tuvieron estrechamiento severo de la arteria carótida (al menos el 60%). Aunque la endarterectomía es más invasiva (y peligrosa) que la colocación de stent, la endarterectomía conllevó a menos muertes y apoplejías repetidas que la colocación de stent dentro de los primeros seis meses. *

    Embolectomía de Catéter

    Se sujeta un pequeño tubo flexible (catéter) a través de las venas hasta que llegue al área en el cerebro donde se aloja el coágulo. Se hacen esfuerzos para retirar el coágulo a través del catéter, o se administran agentes destructores de coágulos a través del catéter hacia la ubicación del coágulo real.

    Craniectomía Descompresiva

    En ocasiones, una apoplejía grande puede conllevar a inflamación cerebral significativa. Cuando esto sucede y las medicinas no tienen éxito para aliviar la inflamación, se puede requerir una intervención quirúrgica para evitar que la acumulación de presión dentro del cráneo cause daño adicional al cerebro. En este procedimiento, el cirujano podría abrir temporalmente una solapa de hueso que recubre la inflamación para aliviar la presión. Si la apoplejía es de tipo hemorrágico (sangrado), también se podría retirar el coágulo sanguíneo para prevenir lesión cerebral adicional.