Debido a que los investigadores tienen un entendimiento tan limitado de la causa del mal de Parkinson, actualmente no hay maneras para reducir su riesgo de desarrollar esta condición.