La enfermedad de Lyme es una infección bacteriana que es provocada por la mordedura de una garrapata infectada. El tipo más común de garrapata que porta la bacteria es la diminuta garrapata del ciervo, o garrapata de patas negras, la cual mide aproximadamente el tamaño de una semilla de amapola. Otra garrapata que se cree que propaga la enfermedad es la garrapata estrella solitaria.

Una garrapata recoge la bacteria de enfermedad de Lyme, llamada Borrelia burgdorferi (B. burgdorferi) , cuando muerde a un animal que esté infectado con ella. Éstas bacterias se clasifican como espiroquetas debido a su forma en espiral.

Cuando una garrapata infectada se sujeta a usted y mantiene contacto con su sangre, las bacterias pueden viajar desde el intestino de la garrapata hasta el torrente sanguíneo de usted. Una vez que las bacterias entran al torrente sanguíneo, se pueden trasladar a diferentes partes del cuerpo. Lugares comunes de infección incluyen la piel, articulaciones, músculos, tejido nervioso, y sitios distantes de la piel. Las garrapatas son más propensas a transferirle la infección después de estar en contacto con su sangre durante dos o más días.

Se han reportado más de 177,000 casos de enfermedad de Lyme en los Estados Unidos desde 1980. La enfermedad se contrae en algunas partes del país donde son comunes tanto las garrapatas que portan la bacteria de Lyme, como los ratones, venados, y ardillas en las que viven las garrapatas. Aunque la enfermedad de Lyme se asocia con más frecuencia con el norte de los Estados Unidos, se ha reportado casi en todos los estados.