La recuperación de un trastorno alimenticio puede tardar desde varios meses hasta años. Algunos cambios en el estilo de vida le pueden ayudar durante y después de su recuperación.

Éstos pueden incluir los siguientes:

    
  • Mantener un peso e imagen corporal saludables.
  • Mantener un enfoque racional a la dieta, alimentos, y ejercicio.
  • Conocer los factores desencadenantes y evitarlos.
  • Recibir tratamiento, como sea necesario.
  • Trabajar para formar una vida significativa, plena, y satisfactoria.
  • Desarrollar habilidades efectivas para lidiar con problemas.
  • Tomar medicamentos como se los prescriban.
  • Mantener un Peso e Imagen Corporal Saludables

    Trabaje para desarrollar y mantener una imagen y peso corporal saludables y realistas. Durante los momentos en los que se sienta gordo, pregúntese si su vida realmente sería tan diferente si usted estuviera bajo de peso. ¿Automáticamente usted sería más exitoso, popular, y querido? Tome en cuenta que las cosas que quiere alcanzar en la vida tienen poco que ver con tener bajo peso y tienen más que ver con fijarse y alcanzar objetivos realistas. Recuerde que ser delgado no es igual a ser feliz.

    Mantener un Enfoque Racional a la Dieta, Alimentos, y Ejercicio

    No haga dieta, incluso si usted necesita perder peso. En lugar de eso, usted necesita un plan alimenticio que le proporcione una nutrición adecuada para su salud y crecimiento normal. Usted puede trabajar hacia un peso saludable al limitar su consumo de alimentos altos en grasa, y carbohidratos refinados, y comer granos enteros, frutas, verduras, y proteínas adecuadas. Si usted necesita ayuda para planear su dieta, la mejor fuente para recibir consejos es un dietista registrado o un nutriólogo.

    Además, asegúrese de hacer ejercicio regular, pero no excesivo. Esto le puede ayudar a mantener un peso saludable. De 30 a 60 minutos de ejercicio de 3 a 5 días a la semana son suficientes.

    Conocer los Factores Desencadenantes y Evitarlos

    Algunas situaciones pueden desencadenar el comportamiento alimenticio desordenado. No permita sentir demasiada hambre y no se prive de alimentos de buen sabor. Los sentimientos de privación pueden conllevar a antojos y atracones de comida. Si a usted se le antoja cierto alimento alto en grasa, alto en calorías, está bien comerlo ocasionalmente.

    Probablemente existan ciertos alimentos y situaciones que lo inciten a comer en exceso. Mantenga estos alimentos fuera de la casa y permanezca alejado de situaciones incitantes lo más posible. Por ejemplo, si usted tiende a comer en exceso en buffets, no asista a ellos.

    Emociones como el temor, ira, tristeza, e incluso la felicidad pueden ser poderosos desencadenantes de atracones de comida. Ponga atención en sus sentimientos y cómo puede dirigirse a los alimentos para lidiar con ellos. Encuentre maneras alternativas para lidiar con emociones fuertes, como hablar con un amigo o terapeuta o escribir en una revista.

    Recibir Tratamiento, Como Sea Necesario

    No se sienta derrotado si vuelve a caer en sus antiguos hábitos. Esto no significa que haya fracasado. Usted está aprendiendo a formar nuevos hábitos (algo que puede tardar algún tiempo). Si usted tiene una recaída, llame inmediatamente a su terapeuta y programe una cita. Él le puede ayudar a re-evaluar y ajustar su programa de recuperación.

    Trabajar para Formar una Vida Significativa, Plena, y Satisfactoria

    En lugar de enfocarse en los alimentos y el peso para tener satisfacción, invierta tiempo en formar una vida significativa y satisfactoria. Esto involucra desarrollar sentimientos de competencia y auto-estima al descubrir y utilizar sus talentos. Trabaje en apreciar y disfrutar sus capacidades sin tener que hacer todo perfectamente. Desarrolle algunos pasatiempos y haga cosas que sean divertidas y placenteras. Únase a algunos clubes y grupos con personas que compartan intereses en común y trabaje para desarrollar relaciones saludables.

    Desarrollar Habilidades Efectivas para Lidiar con Problemas

    Los eventos estresantes en la vida pueden desencadenar trastornos alimenticios en personas susceptibles o desencadenar una recaída en quienes se han recuperado. Usted puede controlar el estrés auto-inducido al desarrollar una imagen personal y expectativas más realistas. Esto se puede alcanzar mediante asesoría y al aprender a encargarse de las cosas que puede controlar, como su actitud y capacidad para tomar elecciones saludables.

    Varias técnicas de relajación, como la meditación, respiración profunda, relajación progresiva, yoga, y biorretroalimentación, también le pueden ayudar a lidiar con el estrés. Estas técnicas incrementan su conciencia de la tensión en su cuerpo y ayudan a liberarla mediante ejercicios que relajan su mente y relajan sus músculos. Las actividades placenteras regulares también le pueden ayudar a aliviar el estrés.

    Tomar Medicamentos Como Se los Prescriban

    A la mayoría de personas con trastornos alimenticios se les prescribirán medicamentos. Estos medicamentos no son una cura, pero pueden ser muy importantes para ayudarle a evitar comportamientos alimenticios desordenados. Muchas personas con trastornos alimenticios tienen problemas psiquiátricos asociados, incluyendo depresión , ansiedad , y dependencia de sustancias. Los medicamentos también podrían ayudar a reducir los síntomas de estos trastornos, y de esta manera, eliminar los factores desencadenantes que conllevan a comer de modo desordenado. Con frecuencia, el aprender a tomar medicamentos todos los días es un importante cambio en el estilo de vida por sí solo.