Si bien se han hecho muchos intentos para identificar el TDAH usando examinación psicológica estandarizada, no existe un examen estándar o un conjunto de exámenes para diagnosticar TDAH. El diagnóstico es una cuestión de gravedad y lo debe hacer un profesional en salud mental con experiencia en esta área que haya evaluado minuciosamente el comportamiento de su hijo en diferentes situaciones.

La familia y los maestros o empleadores (en el caso de adolescentes o adultos) deben participar en este proceso. Todos los elementos de la evaluación son cuestiones de opinión, expectativa y comparación. Además, todos los comportamientos asociados con el TDAH son normales, en algún grado, en todos los niños en ciertas etapas del desarrollo.

Es importante identificar otras posibles causas del comportamiento inapropiado. Afecciones físicas (p. ej., la epilepsia ), influencias del entorno (p. ej., discordia familiar) y diversos trastornos mentales relacionados o una discapacidad de aprendizaje pueden producir patrones de comportamiento similares a los de TDAH.

Los niños con TDAH suelen tener otros problemas, como los siguientes:

    
  • Ansiedad o depresión
  • Trastorno desafiante oposicional
  • Trastorno de la conducta
  • Trastornos de aprendizaje y lenguaje
  • Afecciones físicas (p. ej., apnea del sueño )
  • Es fundamental que se realice un examen y una evaluación exhaustivos a fin de evaluar al niño de manera correcta.

    Los criterios de diagnóstico más detallados pueden encontrarse en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales . Debido a que la mayoría de los casos de TDAH se diagnostican en la niñez, el criterio de diagnóstico está orientado hacia los niños.

    La American Academy of Pediatrics recomienda que se usen las siguientes indicaciones para el diagnóstico en niños de 4 a 18 años de edad:

    La evaluación debe iniciarse si un niño muestra signos de:

        
  • Falta de atención
  • Hiperactividad
  • Impulsividad
  • Desempeño insuficiente en la escuela
  • Problemas de comportamiento
  • Durante el diagnóstico, debe recopilarse la siguiente información directamente de padres, cuidadores, maestros u otros profesionales de la escuela:

        
  • Evaluación de los síntomas del TDAH en diferentes entornos (hogar y escuela)
  • Edad en la que comenzaron los síntomas
  • El grado en que el comportamiento afecta la capacidad funcional del niño
  • El profesional médico debe examinar al niño a fin de detectar si existen otras afecciones que podrían causar o agravar los síntomas, como:

        
  • Anemia , disfunción tiroidea, intoxicación por plomo u otras afecciones
  • Trastornos de aprendizaje o lenguaje
  • Agresión
  • Comportamiento negativo
  • Depresión o ansiedad
  • Síndrome de Tourette
  • Para realizar un diagnóstico del TDAH, los síntomas deben:

        
  • Estar presentes en dos o más entornos del niño (hogar, escuela, actividades)
  • Haber comenzado para el momento en el que el niño tenga siete años de edad
  • Dificultar el rendimiento en la escuela, en casa o en situaciones sociales
  • Dificultar la habilidad del niño para desempeñarse por lo menos durante seis meses
  • Con frecuencia, suele usarse la evaluación de rendimiento continua de Connors (RCC) para ayudar a confirmar el diagnóstico de TDAH. Entre los ejemplos de listas de control de comportamiento estandarizado que también ayudan a diagnosticar el TDAH se encuentran:

        
  • Lista de control de comportamiento de Achenbach
  • Escala de calificación ADD-II Comprehensive Teacher Rating Scale (ACTeRS)
  • Escala de calificación de comportamiento de niños
  • Lista de control de Copeland de síntomas del trastorno de déficit de atención
  • Escalas de calificación de Conners