El abuso de alcohol es una enfermedad caracterizada por un deseo de beber alcohol y de seguir bebiendo incluso cuando haya problemas laborales, legales, de salud, y familiares relacionados con el alcohol. El abuso de alcohol puede conllevar a alcoholismo. El alcoholismo es una condición en la cual una persona se vuelve físicamente dependiente de los efectos del alcohol y bebe para evitar los síntomas de abstinencia.

Varios factores contribuyen al abuso de alcohol y alcoholismo, incluyendo:

    
  • Genes
  • Químicos cerebrales que podrían ser diferentes que aquellos que se encuentran normalmente en el cerebro
  • Presión social
  • Estrés emocional
  • Dolor
  • Depresión y otros problemas de salud mental
  • Comportamientos problemáticos al beber aprendidos de familiares y amigos
  • Casi 14 millones de personas en los Estados Unidos abusan del alcohol o se consideran alcohólicos. Más hombres que mujeres dependen del alcohol o tienen problemas con el alcohol. Los problemas con el alcohol son más altos entre adultos jóvenes, de 18 a 29 años de edad, y más bajos entre adultos de 65 años de edad y mayores.

    Riesgos Asociados con el Alcoholismo

    Órganos Que Podrían Dañarse por el Alcoholismo

    si55551355.jpg

    Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

    El alcoholismo puede incrementar su riesgo de lo siguiente:

        
  • Accidentes y lesiones, incluyendo accidentes en vehículos motorizados y caídas
  • Violencia, asesinato, y suicidio
  • Violencia doméstica
  • Disfunción familiar
  • Fracaso en relaciones
  • Pérdida de trabajos
  • Problemas con la ley, incluyendo manejar en estado de ebriedad
  • Depresión
  • Interacciones con medicamentos
  • Algunos tipos de cáncer , especialmente cáncer del hígado, esófago, garganta, y laringe
  • Pancreatitis
  • Diabetes
  • Hepatitis
  • Problemas gastrointestinales (p.e., sangrado, diarrea , hemorroides , úlceras , e inflamación del esófago)
  • Daño nervioso
  • Trastornos sexuales, incluyendo impotencia
  • Problemas reproductivos
  • Complicaciones postoperatorias (p.e., infecciones, sangrados, y curación retrasada)
  • Otras adicciones
  • Problemas neurológicos y daño cerebral (en el consumo a largo plazo)
  • Daño hepático, incluyendo cirrosis
  • Problemas cardiacos y circulatorios
  • Presión arterial elevada
  • Neumonía y síndrome de dificultad respiratoria aguda
  • Osteoporosis
  • Neuropatía periférica
  • Problemas hormonales en ambos sexos
  • Síndrome de alcoholismo fetal (en los bebés de mujeres que bebieron durante su embarazo)
  • Desnutrición
  • Trastornos del sistema inmune y riesgo incrementado de infección