No existen tratamientos para curar la enfermedad drepanocítica. En vez de ello, el tratamiento pretende controlar los varios síntomas en un esfuerzo por minimizar las complicaciones. Los objetivos del tratamiento incluyen:

    
  • Controlar los episodios de crisis aguda
  • Controlar el dolor crónico
  • Controlar la anemia
  • Prevenir y tratar las infecciones
  • Controlar las complicaciones y el daño a los órganos
  • El tratamiento involucra lo siguiente: