Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de adquirir una enfermedad o condición.

Es posible desarrollar el mal de Parkinson con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, entre más factores de riesgo tenga, mayor es su tendencia a desarrollar el mal de Parkinson. Si usted tiene una determinada cantidad de factores de riesgo, pregúntele a su médico qué puede hacer para reducir su riesgo.

Los factores de riesgo incluyen:

Edad

La mayoría de las personas que desarrollan el mal de Parkinson lo hacen después de los 60 (la edad del inicio va desde 35-85 años). Es relativamente inusual desarrollar el mal de Parkinson antes de los 40 años de edad, aunque en efecto es posible.

Género

Los hombres son 1.5 veces más propensos que las mujeres a desarrollar el mal de Parkinson.

Factores Genéticos

Más de la mitad de una docena de genes han sido asociados con el mal de Parkinson. Las personas con estos genes anormales tienden a desarrollar el mal de Parkinson a una edad temprana, típicamente antes de los 50 años. Este tipo de mal de Parkinson tiene a correr en las familias. Sin embargo, una vasta mayoría del mal de Parkinson ocurre en individuos mayores (mayores a los 60 años) y el rol de la genética en estos individuos está menos clara.

Herencia Étnica

La investigación sugiere que los afroamericanos y los asiáticos tienen un índice ligeramente menor para el mal de Parkinson que los blancos.

Factores Ambientales

Se cree que la exposición a químicos, como los herbicidas y pesticidas, incrementa su riesgo de desarrollar el mal de Parkinson. Usted también puede tener un mayor riesgo para el mal de Parkinson si vive en un área rural, bebe agua de pozo, o si vive en una granja (quizás debido a una exposición incrementada a los herbicidas y pesticidas).