Un factor de riesgo es aquello que incrementa su probabilidad de contraer una enfermedad o condición.

Es posible desarrollar trastorno obsesivo-compulsivo (OCD) con o sin los factores de riesgo listados a continuación. Sin embargo, mientras más factores de riesgo tenga, será mayor su probabilidad de desarrollar OCD. Si usted tiene numerosos factores de riesgo, pregunte a su médico lo que puede hacer para reducir su riesgo.

Factores de riesgo podrían incluir:

Edad

El OCD tiende a desarrollarse en los últimos años de la adolescencia o adultez temprana. Sin embargo, éste puede comenzar tan temprano como en edad preescolar y tan tarde como a los 40 años de edad.

Factores Genéticos

Investigación sugiere que los genes podrían desempeñar una función en el desarrollo de OCD en algunos casos. El OCD tiende a encontrarse en familias. Una persona que tiene OCD tiene una probabilidad del 25% de tener un pariente consanguíneo que lo tenga.

Presencia de Otras Condiciones Mentales o Neurológicas

El OCD con frecuencia ocurre en personas que tienen otros trastornos de ansiedad , depresión , síndrome de Tourette , trastorno por déficit de atención e hiperactividad (ADHD) , abuso de sustancias, trastornos alimenticios, y algunos trastornos de la personalidad.

Estrés

Los síntomas de OCD con frecuencia ocurren durante el estrés por cambios importantes en la vida, como la pérdida de un ser amado, divorcio, dificultades en relaciones, problemas en la escuela, o abuso.

Embarazo y Postparto

Los síntomas de OCD podrían empeorar durante e inmediatamente después del embarazo. En este caso, las hormonas variantes pueden desencadenar síntomas. El OCD postparto se caracteriza por pensamientos inquietantes y compulsiones con respecto al bienestar del bebé.