No hay tratamientos específicos para la hepatitis A. Los objetivos del tratamiento para hepatitis A son:

    
  • Mantenerlo lo más cómodo posible
  • Evitar que la infección sea transmitida a otras personas
  • Prevenir mayor daño hepático al ayudarle a evitar sustancias que pudieran alterar a su hígado (p.e., medicamentos, alcohol) mientras esté sanando.
  • El tratamiento para otros tipos de hepatitis involucra lo siguiente:

    Actualmente no hay procedimientos quirúrgicos para tratar la hepatitis viral.