El trastorno de ansiedad generalizada puede afectar tanto a adultos como a niños. Los individuos con trastorno de ansiedad generalizada con frecuencia tienen síntomas psicológicos y físicos. Ellos podrían visitar al médico muchas veces antes de ser diagnosticados. Con frecuencia, ellos le piden al médico que les ayude con las quejas relacionadas con el trastorno de ansiedad generalizada, como dolores de cabeza o dificultad para quedarse dormidos. La reticencia a discutir problemas emocionales y preocupaciones podría conllevar a un retraso en el diagnóstico.

Síntomas psicológicos del trastorno de ansiedad generalizada incluyen:

    
  • Preocupación presente excesiva, aunque no hayan señales de problemas
  • Incapacidad de relajarse
  • Dificultad para concentrarse, no acordarse de nada
  • Sentirse tenso, nervioso, o inquieto
  • Irritabilidad o agitación
  • Dificultad para dormir
  • Síntomas físicos del trastorno de ansiedad generalizada incluyen:

        
  • Dolores de cabeza
  • Fatiga
  • Temblores
  • Tensión muscular
  • Sudoración
  • Aturdimiento
  • Falta de aliento
  • Náusea
  • Micción frecuente en adultos y enuresis en niños
  • Dolores y malestares
  • Malestar gastrointestinal, incluyendo diarrea, acidez estomacal, y flatulencias
  • Boca seca
  • Manos frías y húmedas
  • Dificultad para deglutir
  • Latidos cardiacos rápidos