Asesoría

Los siguientes tipos de asesoría con frecuencia son efectivos para el trastorno de ansiedad generalizada, así como otros trastornos de ansiedad. Durante la asesoría con un profesional en salud mental, usted puede aprender maneras para reducir la ansiedad y el estrés psicológico en su vida diaria.

Terapia Conductual

La terapia conductual le puede ayudar a modificar y ganar control sobre su comportamiento. Ésta le ayuda a aprender a lidiar con situaciones que provoquen ansiedad mediante la exposición controlada a ellas. Ejemplos incluyen control de estrés (técnicas para enfrentar problemas), ejercicios de relajación, capacitación de asertividad, y desensibilización (exposición gradual a una situación estresante). Este tipo de terapia puede ayudarle a ganar un mejor sentido de control sobre su vida.

Terapia Cognitiva

La terapia cognitiva le ayuda a cambiar patrones de pensamiento que sean improductivos y dañinos. Este tipo de terapia le ayuda a examinar sus sentimientos y a separar pensamientos realistas de los no realistas y pensamientos sanos de los no sanos. Al cambiar la manera en la que usted responde le ayuda a controlar la ansiedad que podría sentir. Como con la terapia conductual, ésta le ayuda a ganar un mejor sentido de control sobre su vida.

Terapia Cognitiva-Conductual

La terapia cognitiva-conductual es una combinación de terapias cognitiva y conductual de la siguiente manera:

    
  • Reestructuración cognitiva - cambia falsos auto-conceptos como baja autoestima
  • Monitoreo de ansiedad - registra pensamientos y sensaciones cada día
  • Educación - identifica la base de sus síntomas seguido por un plan educativo específico para lidiar con ellos de manera efectiva
  • Con este tipo de terapia, usted examina sus patrones de sentimientos y pensamiento, aprende a interpretarlos en una manera más realista, y aplica técnicas para enfrentar varias situaciones. Estas habilidades serán útiles de por vida.

    Técnicas de Relajación

    Una variedad de técnicas de relajación pueden ayudarle a lidiar de manera más efectiva con factores estresantes que contribuyen al trastorno de ansiedad generalizada. Ejemplos incluyen meditación, respiración profunda, relajación progresiva, yoga, y bio-retroalimentación. Estas técnicas le ayudan a reconocer la tensión en su cuerpo y la liberan con ejercicios que ayudan a calmar su mente y relajar sus músculos.