La depresión puede ser devastadora para las relaciones familiares, amistades, y la capacidad de trabajar o ir a la escuela. Los síntomas de depresión varían mucho de una persona a otra. Algunas personas sólo tienen unos cuantos síntomas, mientras que otras tienen muchos.

Los síntomas pueden cambiar con el paso del tiempo y podrían incluir:

    
  • Sentimientos persistentes de tristeza, vacío, o desesperanza
  • Sentirse culpable, sin valor, o desesperado
  • Perder el interés en pasatiempos y actividades
  • Perder el interés en el sexo
  • Sentirse cansado
  • Tener dificultad para concentrarse, recordar las cosas, o tomar decisiones
  • Tener dificultad para dormir, despertar demasiado temprano, o dormir demasiado
  • Comer más o menos de lo habitual
  • Aumentar o perder peso
  • Pensamientos de muerte o suicidio (con o sin intentos suicidas)
  • Inquietud, irritabilidad, o ansiedad
  • Síntomas físicos que desafían el diagnóstico convencional y no responden bien a tratamientos médicos
  • Condiciones Asociadas

    La depresión con frecuencia coexiste con otras condiciones médicas. El estrés de lidiar con la enfermedad podría causar depresión. O bien, la depresión podría ser causada por la enfermedad en sí misma o por los medicamentos usados para tratar la enfermedad. Trastornos comúnmente asociados con la depresión incluyen:

        
  • Enfermedades cardiacas
  • Trastornos neurológicos, incluyendo:     
  • Apoplejía
  • Mal de Parkinson
  • Esclerosis múltiple
  • Lesión en la cabeza
  • Demencia
  • Obesidad
  • Crónico insomnio
  • Algunas formas de cáncer, incluyendo cáncer de seno
  • VIH/SIDA
  • Diabetes
  • Trastornos tiroidales ( hipotiroidismo e hipertiroidismo )
  • Disminución de función mental (en los ancianos)
  • Dolor crónico
  • Trastornos mentales como:     
  • Trastornos de ansiedad
  • Adicciones ( alcoholismo , fumar, abuso de drogas)
  • Algunos trastornos de personalidad (trastornos de personalidad limítrofe y evitante)